Diario y Radio U Chile

Año X, 21 de junio de 2018

Escritorio

Machi Celestino Córdova inicia huelga de hambre y envía recado al Papa Francisco

La autoridad espiritual solicita permiso para salir durante 48 a renovar su rewe, entre otras peticiones. En su mensaje señaló que espera que la autoridad católica que visitará nuestro país se refiera a la situación del pueblo mapuche.

Maximiliano Alarcón

  Sábado 13 de enero 2018 19:16 hrs. 
ceslestinocordova

Durante la tarde de este sábado y a través de un comunicado público, el machi Celestino Córdova, el único mapuche condenado por la justicia en el caso Luchsinger-Mackay, anunció el inicio de una huelga de hambre líquida de carácter indefinido, con el objetivo de  que una serie de peticiones sean acogidas de parte de las autoridades carcelarias, judiciales y políticas.

En primer lugar, Córdova solicita 48 horas de salida urgente para renovar su rewe, esto amparado en el “respeto y derechos para toda autoridad espiritual mapuche”. Luego, en la misma línea, pide que exista libertad de ejercer la creencia espiritual y ceremonial mapuche al interior y al exterior de las cárceles del país.

En tercer lugar el machi expresó la necesidad de contar con módulos exclusivos para miembros de pueblos indígenas en las cárceles del país, acorde con sus vidas y costumbres.

Siguiendo la lucha histórica, Córdova finalmente exige la aplicación del Convenio 169 de la OIT sobre Pueblos Indígenas, además de la restitución de tierras, indemnización por daños históricos y actos de lesa humanidad cometidos contra mapuches por parte del Estado chileno, además de la absolución de todos los mapuches actualmente perseguidos judicialmente en casos de connotación política.

En el comunicado, el machi además entregó un mensaje a propósito de la visita de la autoridad espiritual católica, Papa Francisco, a Temuco: “Esperamos que mencione algo sobre la verdad histórica que dice relación con el genocidio ejercido con el Estado Chileno a nuestro pueblo nación mapuche”.

Con esto son dos mapuches actualmente en huelga de hambre. El otro es Ariel Trangol, perseguido en el Caso Iglesias, quien solicita que se cambié su medida cautelar de prisión preventiva a arresto domiciliario.