Diario y Radio Uchile

Año X, 25 de febrero de 2018

Escritorio

Abogados critican al TC: “Hoy puede hacer lo que quiera”

Este martes de desarrolló en la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile un seminario en el que se abordaron los últimos fallos del Tribunal Constitucional como los relativos a la Dirección General de Aguas y el Servicio Nacional del Consumidor, en los que se les negaron sus atribuciones sancionadoras. La ocasión sirvió para criticar y cuestionar el desempeño del órgano jurisdiccional del Estado.

Camilo Villa J.

  Martes 23 de enero 2018 17:34 hrs. 
tc integracion

“El Tribunal Constitucional (TC) hoy puede hacer exactamente lo que quiera, y sus últimas decisiones, desde la ley de aborto hasta esta del Sernac, muestran que está dispuesto a hacerlo. (…) La situación es de extrema gravedad”.

Con estas palabras, el profesor de derecho de la Universidad de Chile, Fernando Atria, se refirió al papel que ha desempeñado el órgano jurisdiccional del Estado bajo la presidencia del ministro Iván Aróstica.

Para justificar su afirmación, el abogado aclaró que el Tribunal Constitucional es un legislador negativo, esto quiere decir que no puede decidir qué normas entran al sistema jurídico, sino solo las que no entran. Partiendo de este principio, el organismo ha burlado su propia función.

El también militante socialista lo expone con un ejemplo: en el caso de la Ley de Aborto en tres causales el TC se encontró con una disposición que decía “la objeción de conciencia es personal y no podrá ser  invocada por una institución”. En este caso, lo que hizo el organismo fue borrarle la palabra “no”, por tanto la objeción de conciencia si puede ser invocada por una institución, o sea, ingresó una norma al sistema jurídico, lo que no se encuentra entre sus facultades.

Casos como el expuesto hacen afirmar a Atria que este órgano está desatado y que la única manera de cambiar la situación es a través de una nueva Constitución, sin embargo no mantiene esperanzas en que así sea, al menos, prontamente.

“No, yo creo que no. Porque el gobierno que viene ahora es un gobierno que representa los intereses de los que ganaron en el TC. Hoy este organismo está alineado con el poder económico, al igual que el ejecutivo entrante”, expresó.

Por su parte, el profesor de Derecho Privado de la Universidad de Chile, Mauricio Tapia, también considera que el TC se ha extralimitado de sus facultades y lo ejemplifica con el polémico fallo de la institución que redujo las atribuciones del Sernac.

“Desde la perspectiva jurídica me parece que este es un fallo infundado. No se sustenta ni en la doctrina, ni en la jurisprudencia, ni en la constitución ni en la ley en la materia. Tradicionalmente en Chile han existido facultades sancionatorias para distintos órganos públicos, por lo que no se entiende por qué ahora al Sernac, y solo al Sernac, se declaren tales facultades como inconstitucionales. Esto es, simplemente, infundado.” Dijo.

En la ocasión también se hizo presente Ernesto Muñoz, director del Sernac, quien manifestó su preocupación por el fallo del tribunal, pues el también abogado indicó que con esto los consumidores quedaban desprotegidos.

Aún con este retroceso, aseguró que el Sernac seguirá procurando desempeñar correctamente sus facultades. “Vamos a ejercer intensamente las facultades fiscalizadoras, la facultad que se nos está dejando para llevar a cabo procedimientos voluntarios colectivos, vamos a tratar de buscar multas ejemplificadoras en los juzgados de policía local o en los tribunales de justicia”.

Además confirmó que, junto con el ejecutivo, presentarán un proyecto de ley corta con el objetivo de restablecer sus atribuciones.

“Estamos explorando junto con el gobierno la presentación de algún tipo de normativa corta que apunte a solucionar un tema que es básico, que es que no se rebaje el nivel de protección actualmente existente”.

El actual Tribunal Constitucional fue creado en 1980 y entre sus funciones está la de ejercer el control de constitucionalidad de las leyes interpretativas y la de resolver cuestiones sobre la constitucionalidad que se susciten durante la tramitación de los proyectos de ley, o de reforma constitucional y de los tratados sometidos a la aprobación del Congreso a requerimiento del Presidente de la República, entre otras.

 

“El Tribunal Constitucional (TC) hoy puede hacer exactamente lo que quiera, y sus últimas decisiones, desde la ley de aborto hasta esta del Sernac, muestran que está dispuesto a hacerlo. (…) La situación es de extrema gravedad”.

Con estas palabras, el profesor de derecho de la Universidad de Chile, Fernando Atria, se refirió al papel que ha desempeñado el órgano jurisdiccional del Estado bajo la presidencia del ministro Iván Aróstica.

Para justificar su afirmación, el abogado aclaró que el Tribunal Constitucional es un legislador negativo, esto quiere decir que no puede decidir qué normas entran al sistema jurídico, sino solo las que no entran. Partiendo de este principio, el organismo ha burlado su propia función.

El también militante socialista lo expone con un ejemplo: en el caso de la Ley de Aborto en tres causales el TC se encontró con una disposición que decía “la objeción de conciencia es personal y no podrá ser  invocada por una institución”. En este caso, lo que hizo el organismo fue borrarle la palabra “no”, por tanto la objeción de conciencia si puede ser invocada por una institución, o sea, ingresó una norma al sistema jurídico, lo que no se encuentra entre sus facultades.

Casos como el expuesto hacen afirmar a Atria que este órgano está desatado y que la única manera de cambiar la situación es a través de una nueva Constitución, sin embargo no mantiene esperanzas en que así sea, al menos, prontamente.

“No, yo creo que no. Porque el gobierno que viene ahora es un gobierno que representa los intereses de los que ganaron en el TC. Hoy este organismo está alineado con el poder económico, al igual que el ejecutivo entrante”, expresó.

Por su parte, el profesor de Derecho Privado de la Universidad de Chile, Mauricio Tapia, también considera que el TC se ha extralimitado de sus facultades y lo ejemplifica con el polémico fallo de la institución que redujo las atribuciones del Sernac.

“Desde la perspectiva jurídica me parece que este es un fallo infundado. No se sustenta ni en la doctrina, ni en la jurisprudencia, ni en la constitución ni en la ley en la materia. Tradicionalmente en Chile han existido facultades sancionatorias para distintos órganos públicos, por lo que no se entiende por qué ahora al Sernac, y solo al Sernac, se declaren tales facultades como inconstitucionales. Esto es, simplemente, infundado.” Dijo.

En la ocasión también se hizo presente Ernesto Muñoz, director del Sernac, quien manifestó su preocupación por el fallo del tribunal, pues el también abogado indicó que con esto los consumidores quedaban desprotegidos.

Aún con este retroceso, aseguró que el Sernac seguirá procurando desempeñar correctamente sus facultades. “Vamos a ejercer intensamente las facultades fiscalizadoras, la facultad que se nos está dejando para llevar a cabo procedimientos voluntarios colectivos, vamos a tratar de buscar multas ejemplificadoras en los juzgados de policía local o en los tribunales de justicia”.

Además confirmó que, junto con el ejecutivo, presentarán un proyecto de ley corta con el objetivo de restablecer sus atribuciones.

“Estamos explorando junto con el gobierno la presentación de algún tipo de normativa corta que apunte a solucionar un tema que es básico, que es que no se rebaje el nivel de protección actualmente existente”.

El actual Tribunal Constitucional fue creado en 1980 y entre sus funciones está la de ejercer el control de constitucionalidad de las leyes interpretativas y la de resolver cuestiones sobre la constitucionalidad que se susciten durante la tramitación de los proyectos de ley, o de reforma constitucional y de los tratados sometidos a la aprobación del Congreso a requerimiento del Presidente de la República, entre otras.