Diario y Radio Uchile

Año X, 22 de febrero de 2018

Escritorio

Comunidad de Antofagasta se niega a dejar su campamento de residencia

Se trata del macrocampamento Balmaceda, que ya comenzó su traslado hacia La Chimba por estar asentado en un lugar de riesgo. José Aguilar, uno de sus voceros, acusó que no están las condiciones prometidas por el gobierno regional para moverse.

Nicolas Massai

  Miércoles 31 de enero 2018 15:47 hrs. 
macrocampamento_balmaceda

Este miércoles 31 de enero se cumplió el plazo límite que entregó el gobierno regional de Antofagasta a las casi 90 familias de diferentes comités del macrocampamento Balmaceda, para que hagan abandono de las casas y sean trasladados a un barrio transitorio dispuesto en el sector de La Chimba. El foco de este movimiento, contaron los pobladores, son aquellos grupos de personas que se encuentran cercanos a las torres de alta tensión.

José Aguilar, uno de los voceros del macrocampamento, transmitió a Radio y Diario Universidad de Chile cuál es la sensación que existe en estos momentos en la zona.

“La gente está asustada, con miedo, esperando a lo que pueda suceder. Ya está dada la orden alojo, a pesar de que tenemos presentado un recurso de protección que está admitido, pero que también el gobierno regional siempre se mantiene con la hipótesis de que ellos van a ganar”, dijo.

Esta acción legal fue presentada en la Corte de Apelaciones de Antofagasta, y solicitó que “no se vulneren los derechos o al menos se escuche nuestro parecer”. Los vecinos acusaron que no han participado de las decisiones sobre las alternativas paralelas para trasladarse de sitio. Además, criticaron el hecho de que en La Chimba no haya espacio para la totalidad de las personas que viven en campamentos, y que tampoco haya disponibilidad de todos los servicios básicos tales como agua.

“No se cumple la promesa del gobierno de que ese lugar iba a cumplir con todos los servicios básicos. Hasta ahora se sabe que está con instalación de luz, pero no hay acceso a agua potable y alcantarillado”, agregó.

Desde la organización en el macrocampamento condenaron también el hecho de que La Chimba esté planeada como un barrio transitorio de viviendas sociales, lo que expone a la población ante un eventual cambio de gobierno.

Este miércoles 31 de enero se cumplió el plazo límite que entregó el gobierno regional de Antofagasta a las casi 90 familias de diferentes comités del macrocampamento Balmaceda, para que hagan abandono de las casas y sean trasladados a un barrio transitorio dispuesto en el sector de La Chimba. El foco de este movimiento, contaron los pobladores, son aquellos grupos de personas que se encuentran cercanos a las torres de alta tensión.

José Aguilar, uno de los voceros del macrocampamento, transmitió a Radio y Diario Universidad de Chile cuál es la sensación que existe en estos momentos en la zona.

“La gente está asustada, con miedo, esperando a lo que pueda suceder. Ya está dada la orden alojo, a pesar de que tenemos presentado un recurso de protección que está admitido, pero que también el gobierno regional siempre se mantiene con la hipótesis de que ellos van a ganar”, dijo.

Esta acción legal fue presentada en la Corte de Apelaciones de Antofagasta, y solicitó que “no se vulneren los derechos o al menos se escuche nuestro parecer”. Los vecinos acusaron que no han participado de las decisiones sobre las alternativas paralelas para trasladarse de sitio. Además, criticaron el hecho de que en La Chimba no haya espacio para la totalidad de las personas que viven en campamentos, y que tampoco haya disponibilidad de todos los servicios básicos tales como agua.

“No se cumple la promesa del gobierno de que ese lugar iba a cumplir con todos los servicios básicos. Hasta ahora se sabe que está con instalación de luz, pero no hay acceso a agua potable y alcantarillado”, agregó.

Desde la organización en el macrocampamento condenaron también el hecho de que La Chimba esté planeada como un barrio transitorio de viviendas sociales, lo que expone a la población ante un eventual cambio de gobierno.