Diario y Radio U Chile

Año X, 16 de agosto de 2018

Escritorio

Fundación Sol: “El subempleo es un problema grave”

Alexander Páez, economista de la Fundación Sol, indicó que “esta cifra llega a 713 mil personas. Si uno la compara con las menos de 600 mil personas desocupadas, nos damos cuenta que es un problema relevante”.

Diario Uchile

  Jueves 1 de febrero 2018 9:07 hrs. 
desempleo-chile

La tasa de desempleo en el cuarto trimestre de 2017 marcó un 6,4 por ciento, teniendo una leve reducción respecto del trimestre anterior pero un aumento de 0,3 puntos porcentuales entre octubre y diciembre de 2016.

Entre los detalles que arrojó el indicador, dado a conocer por el Instituto Nacional de Estadísticas, está la tasa de desempleo femenino, que se situó en un 6,8 por ciento, mientras que este mismo índice referente al género masculino alcanzó un 6 por ciento, ambos con aumentos decimales.

A su vez, la tasa de desocupación más alta se registró en el tramo etario entre 15 y 24 años, reportando un 16,9 por ciento.

Alexander Páez, economista de la Fundación Sol, declaró que la variación de este índice es “estable”, pero hay que observar otros indicadores complementarios, como la población subempleada que trabaja menos horas que la jornada completa, una cifra relevante para observar la calidad de inserción laboral.

“Esta cifra llega a 713 mil personas. Si uno la compara con las menos de 600 mil personas desocupadas, nos damos cuenta que es un problema relevante. Si uno da cuenta de cuáles son los salarios de quienes tienen esta condición, y toma cifras del INE, la mitad de los trabajadores subempleados tiene un ingreso inferior 120 mil pesos líquidos”, dijo.

Este método de subempleo, acorde al experto, es una suerte de desocupación, porque no se pueden trabajar más horas. A esta situación se suman las personas asalariadas pero que no cuentan con un contrato laboral, que son más de un millón de trabajadores. Esto tiene una lectura a nivel macro y también en el detalle, como lo especificó Alexander Páez.

“Desde el punto de vista micro, de las condiciones sociales y de la calidad de vida de quienes trabajan bajo esta condición, es una señal fuerte, de precariedad, dado que más horas de trabajo están relacionadas con mayor ingreso. Es una situación bastante límite”, agregó.

El economista terminó por enfatizar que no solo es importante observar la cifra desocupación, ya que con las otras cifras se lee otro panorama a nivel económico.