Diario y Radio U Chile

Escritorio

Entre el progresismo y el giro neoliberal: las cruciales elecciones en América Latina en 2018

Hoy se celebran las elecciones en Costa Rica; en abril el turno es de Paraguay, Cuba y Venezuela; Colombia lo hará en mayo; México en julio; y Brasil elegirá a su próximo ejecutivo en octubre. ¿Cuál es el destino político de América Latina? Expertos analizan el panorama del continente.

Camilo Villa J.

  Domingo 4 de febrero 2018 8:09 hrs. 
imagen elecciones

Por más que ciertas corrientes teóricas se empeñen en señalar el fin de las coordenadas de izquierda y derecha, en Latinoamérica estos sectores siguen posicionados y, como tal, se disputan el destino del continente. Especialmente en 2018, donde se realizarán siete confrontaciones presidenciales.

Hoy se celebraran elecciones en Costa Rica; en abril el turno es de Paraguay, Cuba y Venezuela; Colombia lo hará en mayo; México en julio; y Brasil elegirá a su próximo ejecutivo en octubre.

Todas estas elecciones son claves para la configuración del mapa geopolítico de América Latina, sobre todo tomando en cuenta la fuerte disputa ideológica que tiene lugar en el continente después de la elección de Hugo Chávez como presidente de Venezuela en 1999. La aparición del llamado “Socialismo del siglo XXI” barrió con la llamada década neoliberal de los años noventa.

candidatos costa rica

De ahí en más la pugna entre el llamado polo progresista y el conservador se ha salido incluso del margen constitucional de cada país. Cabe recordar el golpe de estado en Honduras el 2008, cuando fue derrocado el presidente constitucional Manuel Zelaya, cercano a Hugo Chávez. También se pueden mencionar los llamados golpes parlamentarios contra Fernando Lugo en Paraguay el 2012, y el de Brasil contra Dilma Rousseff el 2016.

La polarización ideológica en la región hace que las elecciones venideras sean claves para el desenvolvimiento geopolítico de América Latina.

Sin embargo, si bien todos los balotajes son relevantes, para la académica del Instituto de Asuntos Públicos de la Universidad de Chile, Lorena Oyarzún, hay dos comicios que son especialmente influyentes en la zona: el de México y Brasil.

“Estos países marcarán la pauta porque son las naciones más grandes, con un poder económico mayor y cuentan con un porcentaje importante de población. Por por lo mismo son los que lideran los procesos respecto a cómo se ordena la región”.

Hoy el presidente mexicano es Enrique Peña Nieto, del centroderechista Partido Revolucionario Institucional, sin embargo su mandato está en recta final, pues su sucesor se elegirá el primero de julio. Cabe recordar que en la misma fecha también se votarán 128 senadores y 500 diputados.

Para Oyarzún los comicios venideros son especialmente delicados tomando en cuenta la situación en que el país se encuentra.

“México está en un escenario bastante adverso por la administración de Donald Trump en Estados Unidos, además ahora se están renegociando las condiciones del Tratado de Libre Comercio de América del norte, que para México es clave”.

Inserto en este contexto, el país daría un giro en su política eligiendo al candidato izquierdista Andrés Manuel López Obrador. La última encuesta lo sitúa con un 23,6 por ciento de las preferencias. Su más cercano contendor sería Ricardo Anaya, quien logra recabar el 20,4 por ciento.

Elecciones_presidenciales_2018_Alcaldes_de_Mexico_Abril_2017

La otra potencia latinoamericana, Brasil, pasa días convulsos. Desde el proceso de impeachment contra Dilma Rousseff, en 2016, las cosas no logran retomar el ritmo normal.

Su sucesor, el actual presidente Michel Temer, ha sido involucrado en casos de corrupción y sus políticas sociales han dejado un velo de descontento entre la población.

Situación que bien supo aprovechar el ex mandatario Luiz Inácio Lula da Silva, del izquierdista Partido de los Trabajadores (PT), pues todas las encuestas lo sitúan con grandes chances para quedarse por tercera vez con la presidencia del gigante sudamericano ¡Pero alto! Algo pasó en el camino.

A raíz del bullado caso Lava Jato, en el que muchos políticos locales fueron acusados y condenados por corrupción, el llamado primer presidente obrero de Brasil fue condenado a 12 años de prisión.

Para muchos, lo anterior fue una jugada maestra de la derecha brasileña, pues la casi segura elección de Lula queda al borde del abismo y la nación queda en un estado de confusión al que ya parece acostumbrarse.

“El escenario de hoy en Brasil se ve muy difícil, ya que esta sentencia impide que haya una respostulación, pero no sabemos lo que pasará, si habrá o no una apelación al tribunal supremo. Entonces genera incertidumbre porque no hay en el país un candidato que realmente le haga el peso a Lula en términos de preferencias electorales”, comenta Oyarzún.

El efecto inmediato de lo anterior es obviamente el reposicionamiento de la derecha en la región. Sin embargo, para el sociólogo argentino, Atilio Borón, esto no significa una victoria sólida, pues los gobiernos de corte neoliberal no han sido los mejores.

“Si hay algo que demuestran los países gobernados por la derecha es que se encuentran en medio de procesos turbulentos de final incierto, con crisis económicas muy profundas y con una ilegitimidad política fenomenal”, declaró.

elecciones-casillas3

Siguiendo esta línea, el también doctorado en Ciencia Política de la Universidad de Harvard augura un renacimiento del progresismo si logra ganar en los países claves.

“Si en Brasil llegara a ganar Lula –que fue ratificado por el PT como candidato-, si en México llegara a ganar Andrés Manuel López Obrador, y si en Colombia lo hace Gustavo Petro, lo que habría sería una recuperación del rumbo de la izquierda”.

“Ahora, si estos candidatos llegaran a ser derrotados, ahí si se podría hablar de que ha comenzado un nuevo ciclo pero sobre la base de gigantescas operaciones fraudulentas, ya sea por la vía judicial o por la vía electoral”, aseguró.

En este sentido, Borón cree que este año será muy denso y significativo, porque las elecciones en Paraguay, Costa Rica, y las legislativas en El Salvador, también marcaran el rumbo de la región.

Igual opinión tiene la cubana Ana Teresa Badía, doctora en Ciencias de la Comunicación, quien califica el año en curso como decisivo desde el punto de vista de la configuración geopolítica de América Latina.

Para Badía, especializada en política latinoamericana, los procesos eleccionarios venideros estarán marcados –al igual que los recientes- por el uso de instituciones como asambleas nacionales o los juzgados, y por el abuso de los medios de comunicación para apagar los procesos progresistas.

Siguiendo esta línea, para la también docente de la Universidad de La Habana “hay que tener en cuenta que estamos viviendo una arremetida del imperialismo manifestado en el auge de las fuerzas de derecha.

“Creo que para hacer este análisis no se puede descontextualizar nada, y es la explicación por la cual en Europa hay ultranacionalistas en el parlamento, y es la misma explicación por la cual un ultra como Donald Trump llegó a la presidencia de Estados Unidos. América Latina no puede verse divorciada de todo ese proceso que es una reconfiguración de la derecha a nivel internacional” explicó.

En ese sentido, la salida de Raúl Castro del poder en Cuba, programado para abril próximo es un mensaje potente para la izquierda regional.

Al respecto, Badía piensa que “lo que pasará en Cuba es un proceso de continuidad. Se estaría jugando mucho la Revolución Cubana si apostara por una ruptura sobre la base social que existe”.

Adicionalmente, Colombia se juega su proceso de paz, y Venezuela buscará consolidarse como líder de la izquierda regional.

Paraguay y Costa Rica también podrían cambiar el rumbo derechista que hasta ahora promueven.

Así, las sucesivas elecciones de este año tendrán un fuerte componente ideológico y consecuencias que irán mucho más allá del devenir de cada uno de los países en contienda.

Por más que ciertas corrientes teóricas se empeñen en señalar el fin de las coordenadas de izquierda y derecha, en Latinoamérica estos sectores siguen posicionados y, como tal, se disputan el destino del continente. Especialmente en 2018, donde se realizarán siete confrontaciones presidenciales.

Hoy se celebraran elecciones en Costa Rica; en abril el turno es de Paraguay, Cuba y Venezuela; Colombia lo hará en mayo; México en julio; y Brasil elegirá a su próximo ejecutivo en octubre.

Todas estas elecciones son claves para la configuración del mapa geopolítico de América Latina, sobre todo tomando en cuenta la fuerte disputa ideológica que tiene lugar en el continente después de la elección de Hugo Chávez como presidente de Venezuela en 1999. La aparición del llamado “Socialismo del siglo XXI” barrió con la llamada década neoliberal de los años noventa.

candidatos costa rica

De ahí en más la pugna entre el llamado polo progresista y el conservador se ha salido incluso del margen constitucional de cada país. Cabe recordar el golpe de estado en Honduras el 2008, cuando fue derrocado el presidente constitucional Manuel Zelaya, cercano a Hugo Chávez. También se pueden mencionar los llamados golpes parlamentarios contra Fernando Lugo en Paraguay el 2012, y el de Brasil contra Dilma Rousseff el 2016.

La polarización ideológica en la región hace que las elecciones venideras sean claves para el desenvolvimiento geopolítico de América Latina.

Sin embargo, si bien todos los balotajes son relevantes, para la académica del Instituto de Asuntos Públicos de la Universidad de Chile, Lorena Oyarzún, hay dos comicios que son especialmente influyentes en la zona: el de México y Brasil.

“Estos países marcarán la pauta porque son las naciones más grandes, con un poder económico mayor y cuentan con un porcentaje importante de población. Por por lo mismo son los que lideran los procesos respecto a cómo se ordena la región”.

Hoy el presidente mexicano es Enrique Peña Nieto, del centroderechista Partido Revolucionario Institucional, sin embargo su mandato está en recta final, pues su sucesor se elegirá el primero de julio. Cabe recordar que en la misma fecha también se votarán 128 senadores y 500 diputados.

Para Oyarzún los comicios venideros son especialmente delicados tomando en cuenta la situación en que el país se encuentra.

“México está en un escenario bastante adverso por la administración de Donald Trump en Estados Unidos, además ahora se están renegociando las condiciones del Tratado de Libre Comercio de América del norte, que para México es clave”.

Inserto en este contexto, el país daría un giro en su política eligiendo al candidato izquierdista Andrés Manuel López Obrador. La última encuesta lo sitúa con un 23,6 por ciento de las preferencias. Su más cercano contendor sería Ricardo Anaya, quien logra recabar el 20,4 por ciento.

Elecciones_presidenciales_2018_Alcaldes_de_Mexico_Abril_2017

La otra potencia latinoamericana, Brasil, pasa días convulsos. Desde el proceso de impeachment contra Dilma Rousseff, en 2016, las cosas no logran retomar el ritmo normal.

Su sucesor, el actual presidente Michel Temer, ha sido involucrado en casos de corrupción y sus políticas sociales han dejado un velo de descontento entre la población.

Situación que bien supo aprovechar el ex mandatario Luiz Inácio Lula da Silva, del izquierdista Partido de los Trabajadores (PT), pues todas las encuestas lo sitúan con grandes chances para quedarse por tercera vez con la presidencia del gigante sudamericano ¡Pero alto! Algo pasó en el camino.

A raíz del bullado caso Lava Jato, en el que muchos políticos locales fueron acusados y condenados por corrupción, el llamado primer presidente obrero de Brasil fue condenado a 12 años de prisión.

Para muchos, lo anterior fue una jugada maestra de la derecha brasileña, pues la casi segura elección de Lula queda al borde del abismo y la nación queda en un estado de confusión al que ya parece acostumbrarse.

“El escenario de hoy en Brasil se ve muy difícil, ya que esta sentencia impide que haya una respostulación, pero no sabemos lo que pasará, si habrá o no una apelación al tribunal supremo. Entonces genera incertidumbre porque no hay en el país un candidato que realmente le haga el peso a Lula en términos de preferencias electorales”, comenta Oyarzún.

El efecto inmediato de lo anterior es obviamente el reposicionamiento de la derecha en la región. Sin embargo, para el sociólogo argentino, Atilio Borón, esto no significa una victoria sólida, pues los gobiernos de corte neoliberal no han sido los mejores.

“Si hay algo que demuestran los países gobernados por la derecha es que se encuentran en medio de procesos turbulentos de final incierto, con crisis económicas muy profundas y con una ilegitimidad política fenomenal”, declaró.

elecciones-casillas3

Siguiendo esta línea, el también doctorado en Ciencia Política de la Universidad de Harvard augura un renacimiento del progresismo si logra ganar en los países claves.

“Si en Brasil llegara a ganar Lula –que fue ratificado por el PT como candidato-, si en México llegara a ganar Andrés Manuel López Obrador, y si en Colombia lo hace Gustavo Petro, lo que habría sería una recuperación del rumbo de la izquierda”.

“Ahora, si estos candidatos llegaran a ser derrotados, ahí si se podría hablar de que ha comenzado un nuevo ciclo pero sobre la base de gigantescas operaciones fraudulentas, ya sea por la vía judicial o por la vía electoral”, aseguró.

En este sentido, Borón cree que este año será muy denso y significativo, porque las elecciones en Paraguay, Costa Rica, y las legislativas en El Salvador, también marcaran el rumbo de la región.

Igual opinión tiene la cubana Ana Teresa Badía, doctora en Ciencias de la Comunicación, quien califica el año en curso como decisivo desde el punto de vista de la configuración geopolítica de América Latina.

Para Badía, especializada en política latinoamericana, los procesos eleccionarios venideros estarán marcados –al igual que los recientes- por el uso de instituciones como asambleas nacionales o los juzgados, y por el abuso de los medios de comunicación para apagar los procesos progresistas.

Siguiendo esta línea, para la también docente de la Universidad de La Habana “hay que tener en cuenta que estamos viviendo una arremetida del imperialismo manifestado en el auge de las fuerzas de derecha.

“Creo que para hacer este análisis no se puede descontextualizar nada, y es la explicación por la cual en Europa hay ultranacionalistas en el parlamento, y es la misma explicación por la cual un ultra como Donald Trump llegó a la presidencia de Estados Unidos. América Latina no puede verse divorciada de todo ese proceso que es una reconfiguración de la derecha a nivel internacional” explicó.

En ese sentido, la salida de Raúl Castro del poder en Cuba, programado para abril próximo es un mensaje potente para la izquierda regional.

Al respecto, Badía piensa que “lo que pasará en Cuba es un proceso de continuidad. Se estaría jugando mucho la Revolución Cubana si apostara por una ruptura sobre la base social que existe”.

Adicionalmente, Colombia se juega su proceso de paz, y Venezuela buscará consolidarse como líder de la izquierda regional.

Paraguay y Costa Rica también podrían cambiar el rumbo derechista que hasta ahora promueven.

Así, las sucesivas elecciones de este año tendrán un fuerte componente ideológico y consecuencias que irán mucho más allá del devenir de cada uno de los países en contienda.