Diario y Radio Uchile

Escritorio

Estados Unidos: legisladores llegan a un acuerdo presupuestario

El Senado y el Congreso de Estados Unidos aprobaron un acuerdo de presupuesto, después de que un retraso de varias horas llevase al Congreso a superar el plazo límite de medianoche y obligase a un nuevo cierre temporal del gobierno.

RFI

  Viernes 9 de febrero 2018 9:14 hrs. 
EEUU

La Cámara de Representantes votó 240 contra 186 en apoyo de un texto bipartidista que extiende hasta el 23 de marzo el financiamiento del gobierno federal, luego de que el Senado hiciera lo mismo (por 71 votos a favor y 28 en contra) la noche del jueves al viernes tras una agitada jornada en el Congreso.

El cierre de gobierno más absurdo y breve de la historia -sólo ha durado unas cinco horas- se ha resuelto ante el bochorno al que se sometían los legisladores al forzar un cesse de actividades entre el funcionariado por motivos espurios.

Fueron motivos como el de el senador Rand Paul que demoró la aprobación del presupuesto en el Senado, denunciando el astronómico aumento del déficit nacional que comporta, para acabar echándose atrás en sólo dos horas.

Del lado demócrata

Otro motivo era el de la líder de la minoría demócrata en la Cámara de representantes, Nancy Pelosi, que contribuyó a redactar el proyecto presupuestario, para acto seguido alentar a sus correligionarios a denunciarlo.

Su argumento era que olvidaba a los “dreamers”, los inmigrantes en situación irregular al haber llegado a Estados Unidos ilegalmente a una edad muy jóven, y amenazados de deportación.

Superados estos obstáculos el legislativo ha aprobado un presupuesto federal de 400 mil millones de dólares, vinculado a un aumento del techo de gasto durante seis semanas.

Cuando ni un acuerdo previo entre los dos grandes partidos evita un cierre del gobierno, se ilustra el penoso estado del “establishment” político en Washington, que ha tenido en vilo toda la noche a centenares de miles de funcionarios, que no sabían si debían amanecer o no para acudir a sus puestos de trabajo.

La Cámara de Representantes votó 240 contra 186 en apoyo de un texto bipartidista que extiende hasta el 23 de marzo el financiamiento del gobierno federal, luego de que el Senado hiciera lo mismo (por 71 votos a favor y 28 en contra) la noche del jueves al viernes tras una agitada jornada en el Congreso.

El cierre de gobierno más absurdo y breve de la historia -sólo ha durado unas cinco horas- se ha resuelto ante el bochorno al que se sometían los legisladores al forzar un cesse de actividades entre el funcionariado por motivos espurios.

Fueron motivos como el de el senador Rand Paul que demoró la aprobación del presupuesto en el Senado, denunciando el astronómico aumento del déficit nacional que comporta, para acabar echándose atrás en sólo dos horas.

Del lado demócrata

Otro motivo era el de la líder de la minoría demócrata en la Cámara de representantes, Nancy Pelosi, que contribuyó a redactar el proyecto presupuestario, para acto seguido alentar a sus correligionarios a denunciarlo.

Su argumento era que olvidaba a los “dreamers”, los inmigrantes en situación irregular al haber llegado a Estados Unidos ilegalmente a una edad muy jóven, y amenazados de deportación.

Superados estos obstáculos el legislativo ha aprobado un presupuesto federal de 400 mil millones de dólares, vinculado a un aumento del techo de gasto durante seis semanas.

Cuando ni un acuerdo previo entre los dos grandes partidos evita un cierre del gobierno, se ilustra el penoso estado del “establishment” político en Washington, que ha tenido en vilo toda la noche a centenares de miles de funcionarios, que no sabían si debían amanecer o no para acudir a sus puestos de trabajo.