Diario y Radio U Chile

Año X, 26 de septiembre de 2018

Escritorio
Omar Villanueva

El fin de la tasa de política monetaria

Omar Villanueva | Lunes 26 de febrero 2018 9:35 hrs.

Desde hace décadas que revisamos periódicamente la relación de tres variables importantes: la Tasa de Política Monetaria TPM, la inflación y el crecimiento económico (PIB) como un aporte a las empresas, y toda la comunidad llegando a diferentes conclusiones que han sido acogidas con sutiles temores y comentarios  que apreciamos.

Queremos que Chile llegue a ser un país desarrollado, donde haya más competencia y más oportunidades para todas las personas y las empresas, una mayor productividad y eficiencia en los diferentes sectores económicos y, por eso, recurrimos a muy diferentes sistemas de soporte y de IA que permiten formular escenarios y estrategias, así como evaluar, simular, anticipar y controlar variables internas y de mercado y  llegar a conclusiones más precisas y en menor tiempo que empleando otros medios y tecnologías tradicionales.

Veamos algunas decisiones que se toman en el Banco Central y que le permite hacer anticipaciones del futuro de la economía. Son destacables las siguiente en las que (1)  las  cifras que entrega sobre eventos futuros son simplemente posibilidades, con una desconocida probabilidad de ocurrencia y diversos relativismos, y en que debiera enfatizar las advertencias del caso para los decisores que las utilicen, (2) las cifras van más allá de la economía y por lo tanto se debiera innovar incorporando consejeros y visiones de otras profesiones (3) la TPM es sólo una tasa de interés, que se podría perfectamente dejar a las fuerzas del mercado, ya que en este país hay muchas otras tasas de interés que si operan, aparte de las muchas tasas de interés del exterior a las que se tiene acceso (también en el pasado se creía que el precio del dólar y otros debía ser fijado por “la Autoridad” y hoy día a casi nadie se le ocurriría pedir que se volviera atrás) y (4) eliminar la fijación de una  TPM tan arbitraria y el dejarla libre sería una acción que daría beneficios similares para las partes que tienen recurso financieros disponibles y para las partes que requieren de esos recursos financieros según: sus potenciales y sus deseos y riesgo,  haciendo el más competitivo el mercado nacional.  Warning: ubermonetaria y criptoeconomías.

¿Entonces la fijación de una tasa básica de interés baja -y muchas veces negativa-  no ha producido situaciones y conmociones como las que vive el mundo y que hoy se trata de restituir, posiblemente en forma muy tardía con:  tasas positivas y más competitivas de interés?

Frases revisables de anticipación económica

Por otra parte, hay frases que llaman la atención por lo contundente de su demostración.

Por ejemplo: “una inflación baja y estable promueve un mejor funcionamiento de la economía y un mayor crecimiento económico, al tiempo que evita la erosión de los ingresos de las personas”.  Entendemos que se trata de que hay determinado conjunto de decisiones que, indirectamente, afecta la ocurrencia de un “fenómeno económico complejo”  y que tiene por propósito entregar resultados que son bienvenidos por todo el mundo y no sólo para sectores protegidos.

Entonces veamos algunos resultados de  los últimos cuatro años: 2014 a 2017

(1)  la TPM fue a la baja desde un 4,5 por ciento a un 2,5 por ciento,  lo cual extrañamente llevó a que  el IPC fuera a la baja desde un 4,6 por ciento a un 2,1 por ciento a fines de cada año

(2) y aún más extrañamente el PIB no creció sino que fue inferior al 2 por ciento (1,825 por ciento) anual promedio (y que venía de un cuatrienio en que creció en promedio un 5,35 por ciento).

La minuta de la Reunión de Política Monetaria RPM sugiere: “seguir observando con especial atención posibles desviaciones a la baja de la inflación que pusiera en peligro la convergencia a la meta en el horizonte de la política”. O sea,  estudiar el presente de un indefinido futuro para cuando ocurra la posible desviación decidir.

¿Acaso una TPM a la baja no debió haber producido un crecimiento de la economía en un semestre o es que sus efectos se verán después de cuatro años?

¿Acaso no se debió bajar la TPM en menor tiempo?

¿Acaso frases deterministas como la señalada explican adecuadamente una práctica  económica que muestra tantos puntos débiles, especialmente en materia de anticipación de crisis?

Mercados más competitivos

Abogamos por vivir en un país de progresos múltiples. Nos permitimos proponer que otros consultores y organizaciones hagan sus sugerencias sobre las actuaciones de diferentes autoridades y propuestas que conduzcan al desarrollo económico de verdadero, no preferentemente a la expropiación de los recursos del Estado, sino que a partir de inversión de recursos y riqueza que crean los privados e innovando para beneficio de las personas y de las empresas. Asimismo,  que no se use la TPM para que algunas instituciones financieras paguen magros intereses a los ahorrantes o incluso negativos. Lo anterior, probablemente no ocurriría en un mercado del dinero si fuese realmente competitivo. Se favorece así un mayor ahorro para financiar la inversión y que se tengan recursos para financiar los emprendimientos de innovadores de gran magnitud acordes a la competencia global y revolución tecnológica en marcha.

Urge crear condiciones 3W Win-Win-Win, en que ganen sustancialmente más: las empresas, todas las personas y el estado con su modernización. Llegar a ser un país desarrollado de verdad en forma integral…  tiene como requisito crecer a tasas de + 5 por ciento, eso demanda un mercado financiero innovador, más competitivo y accesible para todos los incumbentes.