Diario y Radio U Chile

Año X, 25 de septiembre de 2018

Escritorio

Pilowsky: Crisis de Carabineros revela falta de control de la institución

El diputado DC es de la idea de que las instituciones armadas del país gozan de demasiada autonomía. A su juicio se deben establecer mecanismos estrictos de control sobre sus acciones y se debe potenciar el liderazgo del poder civil por sobre el militar. Pilowsky cree que las vacaciones del general Bruno Villalobos son evidencia de un descriterio que debió haber sido la guinda de la torta para su destitución.

Patricio López

  Viernes 2 de marzo 2018 15:09 hrs. 
3234323_n_vir3

El parlamentario, involucrado en las investigaciones que se han desarrollado en torno a los escándalos que han protagonizado tanto el Ejército como Carabineros, tiene palabras críticas para el actuar del gobierno en la materia. Para este jueves estaba agendada una ceremonia de reconocimiento por parte de la institución liderada por Bruno Villalobos para la Presidenta Michelle Bachelet, pero el evento alcanzó a ser suspendido “por problemas de agenda”. Según Pilowsky, no es tiempo de homenajes.

Alcanzó a suspenderse el homenaje que Carabineros haría a la Presidenta Bachelet. Políticamente, ¿cuál es su impresión de lo que sucedió en términos de la señal en circunstancias como esta?

Carabineros está sufriendo una crisis bastante compleja en diferentes materias. Tenemos esta acusación gravísima de alteración de las pruebas en el marco de la Operación Huracán. Tenemos un fraude de más  de $26.500 millones. Tenemos a un ex director de Carabineros, el general Gordon, formalizado por malversación de caudales públicos y con orden de arraigo y hay un sinnúmero de otros casos que podría señalar. En este contexto no correspondía ese acto. Más que problemas de agenda es una posición política de decir: “frente a esta situación, estar haciendo actos a la Presidenta de la República no resulta conveniente ni para la Presidencia, ni para la institución”.

¿Hubo algo de imprudencia o falta de sentido político del gobierno en dejar que el acto se mantuviera firma hasta apenas un par de horas antes de su hora programada?

Yo he sido bastante crítico del actuar del gobierno porque creo que ha faltado liderazgo, convicción y rigurosidad. Este es un caso menor, pero hace pocas semanas vimos que en este contexto de crisis de Carabineros, en donde recién estaban apareciendo datos sobre la posible alteración de pruebas  por parte de funcionarios de Carabineros, el general Villalobos parte irresponsablemente de vacaciones y el gobierno con poco criterio, le autoriza las vacaciones. Ahí también hay un manejo de esta situación que yo creo que se produce generalmente por falta de pericia. Tanto el caso de las vacaciones del general Villalobos como este caso muestran que no hay criterios rigurosos para tomar decisiones en estas materias.

O no hay una comprensión de la gravedad del problema…

Claro. Si el general director de Carabineros sostiene que él puede irse de vacaciones a Miami durante un periodo determinado en esta crisis, con una acusación del ministerio público de alteración de pruebas es como si el director de la Conaf el año pasado, en medio  de los incendios, se haya tomado vacaciones. La verdad es que es un descriterio y una irresponsabilidad. El gobierno ahí peca de no darle la relevancia a esta profunda crisis que está viviendo Carabineros. Cuando no se le da la relevancia se toman estas decisiones inadecuadas.

El subsecretario Aleuy le mandó una carta al fiscal nacional pidiéndole que tomara medidas por el actuar de los fiscales. ¿Va en esa dirección lo que, en su consideración, habría que hacer?

Yo creo que aquí ha habido una clara falta de coordinación en el trabajo que se ha realizado en la Operación Huracán. Yo creo que en esta materia se ha intentado  ir diluyendo la responsabilidad en los distintos actores, lo que finalmente repercute en que la persecución de este tipo de delitos sea aún más compleja. Uno lee un periódico matutino y aparecen tres páginas completas de situaciones en Carabineros. Aparace Huracán, el general Gordon -un ex director formalizado-, y aparece una nueva noticia: Contraloría cuestiona la compra venta de muebles en Carabineros por parte de la Dirección de Bienestar. Entonces uno suma y suma. Aquí hay un problema de estructura de Carabineros, de un cierto grado de autonomía improcedente de la institución y de falta de liderazgo político no de este gobierno, sino de todos los gobiernos en materia de seguridad. Estos son los resultados. Hay que tener mayor control del poder civil respecto de una institución tan importante como es Carabineros.

Debió haber sido destituido el general Villalobos entonces.

Sí, por supuesto. No solo se da este caso del fraude de Carabineros. Esto revela una falta de control absoluto de la institución. No solo el monto es relevante, sino que se produjo por más de once años. Con una gran cantidad de funcionarios que se maquinan, que forman una verdadera mafia para defraudar a la institución y nadie de su alto mando, sabe de esta situación. En la comisión investigadora invitamos a todos los ex generales directores y todos decían que nunca se les habría ocurrido esta situación. En este marco, y con todos estos antecedentes que hemos conocido, el general Villalobos tiene que dar un paso al costado. El solo hecho de las vacaciones revela una falta de criterio para dirigir la institución porque nadie en una situación así, de grave crisis, se va de vacaciones. Acá en Chile no existe cultura de la responsabilidad. Pasan hechos y nadie se hace responsable de ellos, solo declaraciones. Lo más probable es que el gobierno siguiente sea el que tome acciones en la materia.

Muchas veces para saciar la expectativa de justicia, la inercia del funcionamiento de la opinión pública se resuelve con la destitución de personas. Pero a veces esas faltas de las personas son síntomas de problemas mayores. ¿Es solo un problema de negligencia y de conducción del general Villalobos o es un problema más grave que tiene que ver con los mecanismos de control del poder civil por sobre las instituciones armadas?

Hay una combinación de ambos, pero el problema de fondo, como dije, es una excesiva autonomía de las instituciones armadas. Me tocó analizar el caso del fraude en el Ejército. Revela también que el poder civil se retrae y no realiza un control adecuado respecto de instituciones que dependen de este poder civil. En el caso del fraude en el Ejército me llama la atención que, teniendo obligación legal el subsecretario de las Fuerzas Armadas para revisar y fiscalizar las facturas que llegan del Ejército, ocurre que entre 2011 y 2015 más de US$1.000 millones no fueron auditados ni revisados en la subsecretaría. Uno de los subsecretarios es el señor (Alfonso) Vargas, que ahora va a ser subsecretario de Agricultura. Yo le pido que ahora sea más responsable en el cumplimiento de la normativa vigente. Aquí el poder civil en general, no solo en el caso de Carabineros ha tomado palco en estas materias y no ha establecido sistemas de control. Yo creo que hay que hacer un cambio de procesos, hay que pensar que el control es un tema relevante y en ambas instituciones esos sistemas eran precarios, por no decir inexistentes. Hay una falta de cultura de la sanción también y generalmente termina cuestionado el que denuncia la corrupción y no el que ha sido denunciado. Es parte de la cultura que debemos cambiar.