Diario y Radio U Chile

Escritorio

Perú, el país golpeado por la corrupción que cuestiona a Venezuela

La autoridad incaica retiró la invitación al presidente venezolano Nicolás Maduro por tener a su país “sumergido en una crisis”. Sin embargo en la nación vecina no se queda atrás: sus últimos cuatro presidentes, incluido el actual, se han visto involucrados en casos de corrupción. El actual mandatario peruano deberá enfrentar un posible segundo proceso de destitución.

Camilo Villa J.

  Lunes 5 de marzo 2018 16:57 hrs. 
foto peru

Poco más de un mes resta para que se desarrolle la VIII Cumbre de las Américas, único encuentro regional donde se encuentran todos los países del continente. Claro, al menos en teoría, pues la primera participación de Cuba solo se concretó en 2015, y al parecer, la presencia de Venezuela está en riesgo para la venidera reunión porque se acusa a su presidente constitucional, Nicolás Maduro, de romper el “orden democrático”.

Bajo este pretexto es que el Gobierno de Perú, anfitrión de la siguiente cumbre, retiró la invitación al mandatario bolivariano. La decisión no es de extrañar si se toma en cuenta que el ejecutivo incaico forma parte del Grupo de Lima, una instancia multilateral que “busca dar una salida” a la crisis política en Venezuela.

Sin embargo, si de crisis se trata, Perú no está ajeno a esta. Es más, la nación vecina atraviesa una de las más grandes crisis políticas del último tiempo, y es que el escándalo de corrupción de la empresa brasileña Odebrecht ha salpicado incluso a los ex presidentes Alejandro Toledo, Alan García, y Ollanta Humala, sin dejar de lado al actual mandatario, Pedro Pablo Kuczynski, quien logró salvarse de su destitución en diciembre pasado gracias a parlamentarios fujimoristas. Curiosamente, el ex dictador de origen japonés, Alberto Fujimori, fue indultado por Kuczynski dos días después de que este fuera “salvado”.

Todo se destapó en diciembre del 2016, cuando el Departamento de Justicia de Estados Unidos reveló que desde el año 2005 la empresa brasileña Odebrecht pagó sobornos a altos funcionarios del gobierno peruano, que ascenderían a 29 millones de dólares. Esto a cambio de distintas licitaciones en favor de la compañía.

Por esta situación es que Ollanta Humala cumple prisión preventiva. Alejandro Toledo debiese estar en igual situación, sin embargo se encuentra prófugo en Estados Unidos, ante lo cual la Corte Suprema resolverá su extradición el 13 de marzo. Por su parte, cada día se intensifica más la demanda para que Alan García sea condenado a penas de cárcel.

Pedro Pablo Kuczynski, por su parte, fue primer ministro en el gobierno de Toledo, cuando Odebrecht se adjudicó la carretera interoceánica. Para su mala fortuna, la semana pasada el ex director de la empresa en Perú, Jorge Barata, reconoció ante los fiscales que la entidad financió con 300 mil dólares la campaña del actual presidente peruano en 2011.

Ante esto, se impulsa nuevamente una medida de vacancia para remover a Kuczynski de su cargo, y que según los medios peruanos con el apoyo de la mayoría de las bancadas parlamentarias.

La amenaza es real, y Kuczynski está preocupado. “No hay ninguna causal para la vacancia, un nuevo pedido generaría un tremendo desorden en el país. Es necesario trabajar juntos, el Ejecutivo y el Congreso, tendamos puentes por el Perú y, sobre todo, por quienes más lo necesitan”, escribió este lunes en su cuenta de twitter.

Todos en Perú reconocen una de las mayores crisis políticas del país. No hay día en que los medios no hablen sobre el asunto, y es tema de conversación obligado para la población.

Para el exprocurador de Perú, Antonio Maldonado, y según lo que dijo a www.rpp.pe, esta crisis es una oportunidad para el país, tomando en cuenta que siempre ha habido una gran corrupción en él. Por lo mismo, es ahora el momento en que se construya una institucionalidad que permita prevenir, investigar y sancionar todo acto de corrupción. Aseguró que de ser así, Perú estaría a la par de los Estados modernos.

Hay otros en el país vecino que culpan de la corrupción al sistema electoral, pues Francisco Tudela, ex canciller y vicepresidente ha dicho que el problema central recae en el sistema electoral porque es muy caro. Por tanto las donaciones se hacen necesarias, y es aquí cuando el candidato obtiene una deuda moral con quien lo financió.

Hoy el debate en Perú es cómo prevenir las coimas y el fraude en las elecciones, que es donde el candidato contrae el compromiso con el financista. Para Antero Flores Aráoz, ex ministro de Defensa y ex presidente del Congreso el foco debe ser la prevención, lo que se puede hacer desde la Contraloría. “Lamentablemente, el Congreso no lo ha entendido hasta ahora”, dijo a RPP.

El Perú que acogerá la Cumbre de las Américas es un Perú revuelto, sus antiguas y actuales autoridades han generado una crisis política que sin embargo no les impide exigir a otra nación del continente que resuelva la suya.

Sobre la permanente intromisión de Perú ante los asuntos internos de Venezuela, el presidente Nicolás Maduro declaró este viernes:

“¿Quién decide quién es el presidente de Venezuela, Pedro Pablo Kuczynski del Perú? O sea que los venezolanos tenemos que irle a preguntar a él cuándo debemos hacer elecciones, quién debe ser el presidente. No, jamás. En Venezuela quien decide quién es el presidente de la República es el noble, amado y soberano pueblo de la República Bolivariana de Venezuela. Es el único que decide aquí”.

El mandatario venezolano aseguró además que le da asco la forma de actuar de su homólogo peruano.

Homólogo que quizás no le quede mucho tiempo en el cargo, en caso de concretarse la iniciativa del Frente Amplio y Movimiento Nuevo Perú de declararlo incapacitado moralmente. Se debe contar con 87 votos para tal, votos que según analistas son perfectamente posibles.