Diario y Radio U Chile

Año X, 21 de junio de 2018

Escritorio

Lorena Pizarro: “Sin hacer justicia, corremos el riesgo de una nueva dictadura”

La presidenta de la Agrupación de Detenidos Desaparecidos conversó con nuestro noticiero sobre las especulaciones de cierre del penal Punta Peuco y calificó la situación actual como un "docu reality" en el no se considera el problema de fondo: la impunidad de los crímenes de lesa humanidad.

P. López y M. Espinoza

  Jueves 8 de marzo 2018 12:19 hrs. 
Lorena-Pizarro 2

Esta mañana, Lorena Pizarro expresó sus consideraciones respecto de la posibilidad que la presidenta Bachelet, en las últimas horas de su gobierno, decida cerrar definitivamente la cárcel en la que están recluidos los militares condenados por crímenes contra los derechos humanos.

¿Cómo pondera la incertidumbre respecto de Punta Peuco?

Es innecesario el comportamiento de los poderes del Estado respecto a lo que es la impunidad en contra de los crímenes de lesa humanidad. Se sigue manteniendo esta sensación de docu reality de qué va a pasar con Punta Peuco cuando es un tema mucho más profundo y grave y que tiene que ver con cómo avanzamos como país para afianzar una construcción democrática que tenga en el centro el respeto por los derechos de las personas.

Hay que mirarlo también de una perspectiva más general. Este tipo de cosas tiene  que ver con algo más importante, ¿qué es eso que trasciende al tema más específico de Punta Peuco?

Lo que nosotros tenemos que ver es de qué manera el Estado de Chile y sus autoridades construyen un país que se haga cargo de lo sucedido y que dé cumplimiento a los tratados internacionales que convocan y obligan a los Estados  a la no repetición de la historia vivida bajo terrorismo de Estado. Eso no ha existido desde el año 90 en ninguno de los poderes. Desde la democratización de la doctrina de las Fuerzas Armadas y de Orden y la degradación los violadores de derechos humanos.

Yo creo que tiene que ver con el lugar que se le da a la historia recién ocurrida para trazar un camino de construcción que sea solido en el respeto de los derechos  de las personas. nuestra demanda tiene que ver mucho con qué tipo de país construimos. Hoy se firma el TPP. Un tratado económico que beneficia  a un puñado de empresarios que cada día se enriquecen más, y si uno compara el compromiso con ese tipo de tratados versus dar cumplimiento a tratados internacionales de derechos humanos y su contenido, a mí me parece que es un reflejo claro de qué tipo de democracia es la que estamos construyendo. El tema de Punta Peuco es una de las tantas hebras de la tarea pendiente del Estado para avanzar hacia el “Nunca más”. Los estados no pueden volverse en contra de la población por intereses mezquinos de grupos que tienen el poder económico. En Chile hubo gente que fue quemada viva, hubo personas violadas por animales adiestrados para eso. Hay 10 mujeres embarazadas detenidas desaparecidas. En este Chile en el que vivimos tenemos que asegurar que eso no ocurra y tenemos Fuerzas Armadas y de Orden que siguen siendo formadas bajo esa misma doctrina que permitió el terrorismo de Estado y esas aberraciones.

Tenemos un Poder Judicial que relativiza a tal punto el genocidio que hoy, ya que Gendarmería no daba libertad a los violadores de derechos humanos, le han estado entregando libertades tratándolo como delito común y no como el genocidio que vivimos. Tenemos una Presidenta y gobiernos que han tomado el tema en la medida de lo posible. Un Poder Legislativo que, salvo excepciones, siente que este es un tema que no le preocupa. Es tan vital hacer verdad y justicia, es tan vital reparar  y no solo en lo económico, sino que reparar la construcción de memoria. ¿Queremos construir un Chile que criminaliza la migración? ¿Al pueblo mapuche? ¿A la manifestación social? Si no hacemos verdad y justicia corremos el riesgo de vivir una nueva dictadura. Esa es nuestra indignación. Este no es un show mediático. Hablar del cierre de Punta Peuco no era todo lo que tenía que hacer. Si la Presidenta lo hace mañana o pasado, no es que cumplió con la tarea. Imagínate cómo tiene en ascuas a quienes hemos hecho de esta demanda algo importante. Nos parece una falta de respeto lo que está pasando. ¿Va a dejar firmado un decreto para que Piñera lo resuelva? Quedan tres días y hoy asume Ubilla

Se trata de un gobierno encabezado por una víctima de la dictadura, con una coalición conformada por los partidos políticos de las víctimas de la dictadura y que además contemplaba en su programa una serie de medidas de reparación a las víctimas. Entonces no es cualquier gobierno. ¿Qué interpretación le da a eso?

Yo creo que esto hay que manejarlo de forma políticamente clara. No me atrevería  a cuestionar la condición de víctima de Michelle Bachelet. Esto tiene que ver con las obligaciones del Estado. Hace muchos años la UDI juntó a un grupo de familiares de Pisagua que dijeron “estamos por el perdón y que nos entreguen indemnizaciones millonarias”. Eso significa que el tema se reduce a la persona. Y estamos hablando de obligaciones internacionales que el Estado debe cumplir. Es algo que siempre hemos señalado como organización que en Chile no se cumplen las obligaciones del Esatdo, más allá de que sea Michelle Bachelet la presidenta. Respecto de los partidos políticos, la Nueva Mayoría contiene un abanico tan grande, que va desde la Democracia Cristiana al Partido Comunista. Nosotros no podemos ser injustas con algunos parlamentarios cercanos al tema, porque acá lo que sí se debió entender y que debemos acentuarlo es el incumplimiento de las obligaciones, y en eso cada uno tendrá que asumir su cuota de responsabilidad. Como coalición, sin duda que tienen una responsabilidad respecto al nulo avance respecto a la demanda de verdad, justicia, reparación y construcción de memoria. Tendrán que responder ante la historia.