Diario y Radio U Chile

Año X, 18 de noviembre de 2018

Escritorio

Analistas proyectas primeros desafíos de Piñera

Los expertos coincidieron en que los proyectos de “última hora” de Michelle Bachelet obedecen a dejar un “legado”. La proyección internacional que tendrá la ex mandataria fue objeto de debate en cuanto si lo hará desde la izquierda política. Para el mandato de Sebastián Piñera advirtieron que estará determinado por la coyuntura social.

F. Pozo y C. Villa

  Domingo 11 de marzo 2018 15:21 hrs. 
SPMB

Los cuatro años de gobierno de Michelle Bachelet han llegado a su fin. La primera mujer presidenta de Chile deja La Moneda para traspasarle el mando a Sebastián Piñera, como un dibujo calcado de lo sucedido el 2010.

La Mandataria se va dejando un cúmulo de medidas y proyectos de ley que en las últimas dos semanas parecieron acelerarse, situación que no ha dejado indiferente ni a su oposición ni a su coalición.

Entre las iniciativas enviadas durante sus últimos días de gobierno se encuentran el proyecto de ley que reemplaza el Crédito con Aval del Estado, y el proyecto que reemplaza la actual Constitución del país, redactada en plena dictadura cívico militar.

Para analizar estas medidas y sus últimos días de gobierno, el Magíster en Ciencia Política vinculado a Renovación Nacional, Tomás Duval, y el ex presidente de la Fech y vocero nacional de Izquierda Autónoma, Andrés Fielbaum, conversaron con el periodista Felipe Pozo, en nuestro programa Política en vivo.

Con respecto a las últimas y numerosas iniciativas de Bachelet, Tomás Duval expresó que algunas de ellas se justifican, sin embargo otras no, como el “desconcertante” proyecto para cambiar la Constitución una semana antes de terminar el gobierno. En ese sentido el Cientista político cree que estas medidas tienen como objetivo la proyección política de Bachelet en el continente.

“Yo entiendo que las últimas acciones de Bachelet son porque ella es la única figura de la izquierda sudamericana que va a terminar bien su gobierno. Y ahí hay un liderazgo al que ella apunta, dejando algunos testimonios importantes para ese sector político. Ha hecho algunas reformas y termina con gestos políticos importantes, entonces entiendo que por ahí va el sentido de estas cosas, quizás no pensando en el país, sino pensando en un futuro liderazgo sobre la izquierda en Latinoamérica. Yo creo que ahí está apuntando”, dijo.

Esta idea se refuerza tomando en cuenta la situación en que se encuentran otros líderes y ex presidentes progresistas de la región: Dilma Rousseff destituida, Lula y Cristina Fernández con serias amenazas de cárcel.

Por su parte, Andrés Fielbaum cree que fue evidente la existencia de una operación por intentar acelerar la tramitación de proyectos, que en todo caso, según él, no llegarán a buen puerto. Al igual que Duval, cree que efectivamente este “paquete” de medidas tiene que ver con el cómo se constituye Bachelet ante el mundo, sin embargo discrepa en cuanto a su figura dentro de la izquierda.

“Creo que es difícil identificar solo una izquierda latinoamericana, hay demasiadas diferencias entre un país y otro. También creo difícil identificar a Michelle Bachelet como una figura de la izquierda. No es coincidencia que bajo el gobierno de ella emerge el Frente Amplio. Uno supondría que si la izquierda está gobernando es difícil que surja una coalición más a la izquierda y con la potencia que emergimos como Frente Amplio, yo creo que eso remarca dónde se ubica políticamente Michelle Bachelet”.

Más allá de dónde se ubique políticamente, para el ex dirigente estudiantil hay un esfuerzo evidente de la Propia Michelle Bachelet y su círculo cercano por ir constituyendo el bacheletismo como una fuerza capaz de moverse durante los próximos años e ir referenciándose como como conductor de la oposición, sobre todo porque la herencia concertacionista queda prácticamente sin figuras.

En cuanto al gobierno de Sebastián Piñera, Fielbaum llamó a no predecir lo que eventualmente podría hacer y ser, tomando en cuenta sobre todo la influencia que tienen las movilizaciones sociales sobre el rumbo del Ejecutivo.

“Creo que hay que evitar todo intento de futurología. Es cierto que Piñera ya definió sus temas principales (infancia, combate a la delincuencia, modernización del Estado y desarrollo económico) pero los últimos gobiernos han demostrado que la coyuntura y especialmente la capacidad que tienen las movilizaciones de cambiar las agendas de los gobiernos ha sido brutal. A Piñera le pasó con la educación, a Bachelet con las AFP, y yo creo que perfectamente puede volver a ocurrir en este gobierno”.

En este punto coincidió con Tomás Duval, quien cree que la presión sobre Piñera aumenta tomando en cuenta el alto nivel de apoyo que tiene.

“El desafío del gobierno es que tiene un alto apoyo ciudadano y una alta expectativa, y creo que eso es muy complejo de manejar sobre todo porque los tiempos hoy en político son muchos más cortos. Y hay problemas que surgen que no están en ninguna preparación, pero resaltan en algún minuto”, expresó.