Diario y Radio U Chile

Año X, 26 de septiembre de 2018

Escritorio

Un desconocido y otro renombrado: Los principales cargos de Medioambiente

Este martes la ministra Cubillos designó como director del SEA a Hernán Brücher, que ha estado marcado por una silenciosa labor en el área. En la vereda del frente, asume en la superintendencia Cristián Franz, criticado desde que asumió en 2014 el cargo por sus compromisos con mineras.

Sofia Navarro

  Martes 13 de marzo 2018 19:55 hrs. 
puchuncavi-IMg-el-Mostrador-955x600

A 24 horas del comienzo de la conciliación del proyecto Dominga, la ministra del Medio Ambiente, Marcela Cubillos, anunció quién asumirá como director del Servicio de Evaluación Ambiental. Se trata de Hernán Brücher Valenzuela.

En el currículo de Brücher figura haber asumido como Seremi de Medio Ambiente en la región de Valparaíso entre los años 2010 y 2013. Dentro de otras tareas, trabajó como miembro consultivo y abogado regional en la Conama, además de haber sido jefe del equipo de evaluadores para apoyo regional en SEA en la División de Evaluación Ambiental.

Pese a su paso por instituciones se trataría de una carrera silenciosa. Desde organizaciones como Chile Sustentable y Terram manifestaron no conocer al nuevo director e incluso, catalogaron de apresurada la decisión por darse a un día de los avances del proyecto minero Dominga.

Mientras que, por medio de un comunicado de prensa la ministra Cubillos expresó que para Sebastián Piñera “es fundamental fortalecer la gestión del SEA, por ello ha designado a un titular altamente calificado”, a lo que luego agregó que el cese de labores de Juan Cristóbal Moscoso se da por su calidad de subrogante desde hace 11 meses, tiempo en que no hubo designación de director titular.

Sobre las tareas más próximas de Brücher, la directora ejecutiva de fundación Terram, Flavia Liberona, en conversación con Radio y Diario Universidad de Chile explicó que según lo que ocurra este miércoles se podrán percibir las directrices del nuevo gobierno, por ello expuso que “el proyecto Dominga fue rechazado por la comisión de Evaluación Ambiental por el Comité de Ministros y la empresa recurrió a tribunales ambientales. Desde el punto de vista legal, no procede la conciliación, porque no está contemplada en la ley de tribunales ambientales y por otras razones jurídicas, no debería haber conciliación ahora si el nuevo director del SEA consigue la conciliación marca un precedente, es un punto suspensivo”.

Respecto a la designación del director del Servicio de Evaluación Ambiental, la directora de Chile Sustentable,  Sara Larraín hizo hincapié en que “la derecha tiene pocos cuadros técnicos profesionales dedicados al  medio ambiente, no es un tema que tradicionalmente manejen. En este contexto no son mucho los conocidos, entonces estaban entre los que estuvieron en el Gobierno pasado -que muchos de ellos se están repitiendo- o gente muy nueva”.

Respecto a otros anuncios, la propia ministra Cubillos confirmó como Superintendente del Medio Ambiente a Cristián Franz, quien continúa en su cargo asumido en 2014.

“Así (se da) una fuerte señal de que la protección del medio ambiente será un eje de su gestión” aclaró la secretaria de Estado. Y cuestionó  la postura de la administración anterior justificando el cese de labores de Juan Cristóbal Moscoso.  “Es difícil de entender que durante todo un año no se designó al Director titular”, concluyó Marcela Cubillos.

Moscoso asumió en abril del año pasado luego de la renuncia del ingeniero Jorge Troncoso. Precisamente su salida se concretó después del rechazo del Consejo de Ministros al proyecto minero portuario Dominga, que se instalaría en la Región de Coquimbo, donde quedó en duda la posición del SEA que había recomendado su aprobación.

En paralelo, la actual  ministra confirmó como Superintendente del Medio Ambiente a Cristián Franz, quien continúa en su cargo asumido en 2014.

 A diferencia de Brücher se trata de un nombre bastante conocido para organizaciones medioambientales por sus vínculos por asesorías a grandes mineras y proyectos energéticos, además de figurar como socio y dueño del 40% de grupo Alianza, lo que motivó distintas protestas que pidieron su salida desde que asumió en el Gobierno de Bachelet.

En dicha gestión, además grupos ecologistas como No Alto Maipo, el Observatorio Latinoamericano de Conflictos Ambientales y la ONG Ecosistemas acusaron a la SMA, liderada por Franz, de no cumplir con su misión de proteger el medio ambiente y la salud de las personas.