Diario y Radio U Chile

Año X, 23 de julio de 2018

Escritorio

CIDH declara situación de “gravedad y urgencia” en Cread de Playa Ancha

Luego de visitas de la ONU y denuncias de distintos actores sobre la situación en Valparaíso, desde el organismo de la OEA exigieron al Gobierno medidas cautelares en un plazo de 20 días. Por su parte, quienes lideraron la petición insisten en intervenir los centros dependiente del Sename.

Sofía Navarro

  Miércoles 21 de marzo 2018 18:42 hrs. 
Valparaiso, 07 agosto 2017.
Visita al Centro de Reparacion Especializada de Administraci—n Directa (CREAD) del SENAME.
**No se permite la reproduccion de los rostros de los fotografiados.
Sebastian Cisternas/ Aton Chile

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA calificó como grave la realidad de los menores del Cread de Playa Ancha en Valparaíso, organismo que funciona como hogar para los niños del Sename.

El escrito presentado por la entidad internacional respondió a la solicitud interpuesta en octubre por un grupo de legisladores y autoridades que pidieron intervenir ante las transgresiones de las que han sido víctimas menores en situación de vulnerabilidad. En ese sentido, dentro de la resolución, la CIDH fijó que en un plazo de 20 días a partir del 15 de marzo el Estado chileno deberá comunicar las medidas cautelares requeridas y actualizar dicha información en forma periódica.

En esta línea, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos concluyó que “los niños, niñas y adolescentes del CREAD de Playa Ancha en Valparaíso se encuentran en una situación de gravedad y urgencia, toda vez que sus derechos a la vida e integridad personal enfrentan un riesgo de daño irreparable”.

El senador de la V región costa, Francisco Chahuán, fue uno de los que solicitó la intervención del organismo internacional, exigiendo al Presidente Sebastián Piñera dar prioridad a la realidad del Sename y que este trabajo sea abarcado “no solamente a través de un acuerdo nacional, que pude tardar, sino con medidas concretas y de corto aliento, como por ejemplo que se resuelvan los sumarios en trámite y a la vista de la nueva seremi de Justicia; que el fiscal regional proceda a la formalización de los imputados y que la Contraloría determine las responsabilidades administrativas correspondientes”.

Respecto de estas acciones de corto plazo, el representante de Renovación Nacional mencionó el traslado de una unidad psiquiátrica del Minsal al recinto, terminar con aplicación de los llamados S.O.S., que vulneran los derechos de los menores y la fijación de nuevos estándares para los hogares.

Por su parte, el ex director regional del Sename, Estaban Elórtegui, enfatizó en que el llamado de la CIDH “apunta al fondo del problema, que va más allá de cerrar un Cread”. “Pide generar un nuevo modelo residencial, con estándares internacionales, que el Estado tenga centros donde los niños sean protegidos y  se les restituyan sus derechos, con una capacidad máxima de 10 ó 12 menores y que estén a cargo de profesionales capacitados”, dijo.

Asimismo, afirmó que “es hora de actuar y que la administración nueva debe tomarlo como un tema prioritario para que los niños dejen de estar en riego”.

Durante el último tiempo el Cread Playa Ancha ha estado marcado por un futuro incierto. En febrero se declaró el cierre de este recinto con la orden de reubicar a los menores, lo que se habría dado luego de una visita de la ONU que tuvo por objetivo reconocer, en terreno, las deficiencias existentes en los recintos dependientes del Servicio Nacional de Menores.

Respecto de temas relacionados y que abrieron el debate sobre el estado de los hogares, el Consejo de Defensa del Estado presentó al 7° Juzgado de Garantía de Santiago, la ampliación de la querella criminal en contra de los funcionarios del Servicio Nacional de Menores que resulten responsables por el delito de apremios ilegítimos en contra de Lissette Villa.

En el documento presentado por la abogada del CDE se expresa la aplicación de tratos crueles, inhumanos y degradantes de diversa entidad e intensidad a distintos niños y niñas del Centro, transformándose dichos comportamientos en prácticas abusivas y reiteradas.