Diario y Radio U Chile

Escritorio

Via Crucis de Roma: Francisco habla de “vergüenza” en varios sentidos

Durante las celebraciones de Semana Santa, más de 20 mil personas siguieron en silencio el tradicional Vía Crucis nocturno frente al coliseo de Roma. Al final de la ceremonia, el Papa Francisco expresó “vergüenza” por dejar a las jóvenes generaciones “un mundo fracturado por las divisiones y las guerras”.

RFI

  Sábado 31 de marzo 2018 7:49 hrs. 
2018-03-30t202601z_1407253736_rc18c5b41b00_rtrmadp_3_religion-easter-pope-goodfriday

“Nuestras generaciones están dejando a los jóvenes un mundo fracturado por las divisiones y las guerras, un mundo devorado por el egoísmo en el que los jóvenes, los niños, los enfermos, los ancianos son marginados”, lamentó el Sumo Pontífice.

Reagrupados alrededor del inmenso anfiteatro, luego de pasar estrictos controles de seguridad, unas 20.000 personas, muchos con velas en las manos, siguieron en silencio la ceremonia nocturna del Vía Crucis, que revive las diferentes etapas del calvario de Jesús desde su condena a muerte hasta su crucifixión y sepultura.

Durante las 14 estaciones que tiene un Vía Crucis, varias personas llevaron la tradicional cruz, entre ellos varios jóvenes, una niña con discapacidad, pero también una familia siria y dos religiosas dominicanas de Irak.

Las meditaciones a cargo de 15 jóvenes

Los textos que acompañan las estaciones fueron escritos este año por quince jóvenes, de entre 16 y 27 años, que no dudaron en hablar de la mirada cruel de sus pares fijada en las redes sociales: “Miro a mi alrededor y veo ojos fijos sobre las pantallas del teléfono, ocupados en las redes sociales para condenar cada error de los demás sin posibilidad de perdón, hombres que, dominados por la ira, se gritan con odio por los motivos más insignificantes”, decía una de las reflexiones.

Es la segunda vez que el papa Francisco elige a los jóvenes para que escriban las meditaciones del Vía Crucis en el Coliseo después de que en 2013 el pontífice encargara la redacción a un grupo de jóvenes del Líbano.

“La vergüenza de haber perdido la vergüenza”

Como lo hizo el año pasado, Francisco enumeró en su oración final los múltiples motivos de “vergüenza”, como las personas engañadas “por la ambición y una vana gloria”.

También fustigó “la lepre del odio, del egoísmo, de la arrogancia”, estimando que “sólo el perdón puede vencer el rencor y la venganza, sólo el abrazo fraternal puede disipar la hostilidad y el miedo del otro”.

El Vía Crucis en el Coliseo el viernes por la noche estuvo bajo una vigilancia particular, así como la misa de Pascua el domingo en la plaza San Pedro, dos eventos en que se prevé el despliegue de pórticos de seguridad.

Cabe recalcar que las autoridades italianas desplegaron más de 10.000 efectivos en un dispositivo de seguridad especial después de que en los últimos días fueran detenidas varias personas en Italia presuntamente relacionadas con el Estado Islámico que, según denunció el ministro del interior, tendría en el punto de mira a la capital italiana.