Diario y Radio U Chile

Escritorio

En su mensaje Urbi et Orbi, el Papa Francisco pide paz en el mundo

El papa pidió el fin del "exterminio" en Siria y "reconciliación" en Tierra Santa en su tradicional mensaje Urbi et Orbi al final de la misa de domingo de resurrección, en el Vaticano. Francisco también se refirió a Venezuela, para quien deseó una salida “justa, pacífica y humana”.

RFI

  Domingo 1 de abril 2018 11:22 hrs. 
2018-04-01t102758z_223082354_rc175c20e400_rtrmadp_3_religion-easter-pope_0

El Papa Francisco pidió el domingo, al término de la celebración de la Pascua católica, el fin del “exterminio” en Siria y abogó por la reconciliación en “Tierra Santa”, refiriéndose a los mortíferos choques del viernes en la frontera entre Israel y Gaza.

En su tradicional mensaje Urbi et Orbi (A la ciudad y al mundo) desde el balcón de la Basílica de San Padro, Francisco también se refirió a Venezuela, para quien deseó una salida “justa, pacífica y humana” a la crisis política y humanitaria.

“Suplicamos frutos de consolación para el pueblo venezolano, el cual -como han escrito sus Pastores- vive en una especie de ‘tierra extranjera’ en su propio país”, afirmó el pontífice argentino.

Y deseó que “por la fuerza de la resurrección del Señor Jesús, encuentre la vía justa, pacífica y humana para salir cuanto antes de la crisis política y humanitaria que lo oprime, y no falten la acogida y asistencia a cuantos entre sus hijos están obligados a abandonar su patria”.

Francisco pidió asimismo que se ponga fin “inmediatamente al exterminio” en Siria y “se respete el derecho humanitario” para permitir el acceso a la ayuda.

“Invocamos frutos de reconciliación para Tierra Santa, que en estos días también está siendo golpeada por conflictos abiertos que no respetan a los indefensos”, agregó.

El mensaje también incluyó una referencia a la península de Corea, que vive un proceso de distensión tras dos años de escalada a raíz de los ensayos nucleares y balísticos realizados por Corea del Norte.

“Que los que tienen responsabilidades directas actúen con sabiduría y discernimiento para promover el bien del pueblo coreano y para generar confianza en la comunidad internacional”, llamó el Papa.

En cuanto a Yemen, un país devastado por tres años de guerra, también pidió “diálogo y respeto mutuo”.

El Papa Francisco pidió el domingo, al término de la celebración de la Pascua católica, el fin del “exterminio” en Siria y abogó por la reconciliación en “Tierra Santa”, refiriéndose a los mortíferos choques del viernes en la frontera entre Israel y Gaza.

En su tradicional mensaje Urbi et Orbi (A la ciudad y al mundo) desde el balcón de la Basílica de San Padro, Francisco también se refirió a Venezuela, para quien deseó una salida “justa, pacífica y humana” a la crisis política y humanitaria.

“Suplicamos frutos de consolación para el pueblo venezolano, el cual -como han escrito sus Pastores- vive en una especie de ‘tierra extranjera’ en su propio país”, afirmó el pontífice argentino.

Y deseó que “por la fuerza de la resurrección del Señor Jesús, encuentre la vía justa, pacífica y humana para salir cuanto antes de la crisis política y humanitaria que lo oprime, y no falten la acogida y asistencia a cuantos entre sus hijos están obligados a abandonar su patria”.

Francisco pidió asimismo que se ponga fin “inmediatamente al exterminio” en Siria y “se respete el derecho humanitario” para permitir el acceso a la ayuda.

“Invocamos frutos de reconciliación para Tierra Santa, que en estos días también está siendo golpeada por conflictos abiertos que no respetan a los indefensos”, agregó.

El mensaje también incluyó una referencia a la península de Corea, que vive un proceso de distensión tras dos años de escalada a raíz de los ensayos nucleares y balísticos realizados por Corea del Norte.

“Que los que tienen responsabilidades directas actúen con sabiduría y discernimiento para promover el bien del pueblo coreano y para generar confianza en la comunidad internacional”, llamó el Papa.

En cuanto a Yemen, un país devastado por tres años de guerra, también pidió “diálogo y respeto mutuo”.