Diario y Radio U Chile

Año X, 19 de agosto de 2018

Escritorio

Chile Sustentable pide más prisa al Gobierno en cierre de centrales termoeléctricas

Luego de descartar su venta y en el marco de incentivar las energías renovables, la empresa francesa anunció el cierre de tres de sus plantas a carbón, situación que dejó muy contentas a diferentes organizaciones ciudadanas, pues es un primer paso para comenzar a disminuir esta actividad en el país.

Andrea Bustos

  Lunes 2 de abril 2018 19:06 hrs. 
1494278235-auno500804

Celebración en diferentes organizaciones ciudadanas causó la noticia del cierre de tres centrales de la empresa francesa ENGIE. Así lo hizo notar Sara Larraín, directora de la ONG Chile Sustentable, quien, en entrevista con Diario y Radio Universidad de Chile, se manifestó muy conforme con la decisión de terminar con las termoeléctricas a carbón Tocopilla, Hornitos y Andina.

Sin embargo, para Larraín aún falta mucho por avanzar en esta materia, pues manifestó que “hay que concentrarse en cerrar estas plantas” por el bien de la salud de las personas, y en pro del cumplimiento de los compromisos adquiridos por Chile en el Acuerdo de París.

La noticia del cierre fue anunciada a través de un artículo publicado en el servicio de información financiera Bloomberg, donde Philip De Cnudde, el representante de Engie para América Latina, indicó que la decisión se debe a que el gobierno chileno ha comenzado a presionar a las eléctricas para eliminar las centrales de carbón, pues busca frenar los efectos de contaminación en el país.

La actividad de estas generadoras tiene como zonas de sacrifico a las comunas de Tocopilla, Mejillones, Huasco, Puchuncaví y Coronel, lo que significa que son espacios expuestos a altos grados de contaminación y degradación de la calidad de elementos imprescindibles para sus habitantes, como lo son el aire o el agua.

Ante esta situación, Sara Larraín afirmó que en las zonas afectadas la salud de los habitantes se está viendo seriamente perjudicada desde la gestación, pues existe un aumento de partos prematuros en las comunas más contaminadas. Además, la ecologista destacó que han notado que los niños y adultos mayores suelen sufrir de asma y problemas respiratorios agudos a raíz de la contaminación del aire.

Respecto de las enfermedades sufridas por los adultos, según un estudio realizado por médicos de la Universidad de Chile, en zonas cercanas a termoeléctricas el riesgo de mortandad por cáncer de pulmón aumenta en un 90 por ciento, por otro tipo de cáncer sube un 70 por ciento, y por problemas cardiovasculares o respiratorios un 30 por ciento.

Para Larraín en esta situación el estado tiene un rol clave pues “existe un convenido de Naciones Unidas sobre derechos humanos que implica que el estado tiene que defender la vida y la salud de la población”, por lo que cuando no se llevan a cabo planes de descontaminación en las zonas saturadas se está violando el derecho a la vida de las personas.

En relación al Acuerdo de París y el posible cierre de más termoeléctricas de carbón, la ecologista indicó que esto podría ser fundamental para que Chile pueda cumplir con sus compromisos, ya que nuestro país acordó tener 30 por ciento menos de emisiones contaminantes para el año 2030. Para esto el cierre de las plantas a carbón sería la forma más rápida y fácil de cumplir con la meta.

Finalmente, la directora de Chile Sustentable hizo un llamado al presidente Piñera para que retome el acuerdo firmado por el gobierno de Michelle Bachelet con las empresas termoeléctricas a carbón para diseñar un cronograma de cierre de las carboneras.