Diario y Radio U Chile

Año X, 19 de octubre de 2018

Escritorio

Puntaje nacional

Carlos Poblete Ávila Cartas al Director |

  Lunes 2 de abril 2018 11:12 hrs. 

Señor Director:

El recién pasado año un joven, José Tomás Mijac Pasini, de la ciudad de Punta Arenas, fue uno de los 151 estudiantes que obtuvo puntaje nacional en la Prueba de Selección Universitaria. Por ese logro académico fue objeto de mención pública en algunos medios de prensa, y a la vez también por ciertas interesantes declaraciones que él mismo formuló.

El citado estudiante hizo muy justas observaciones críticas al instrumento aplicado. Señaló y preguntó, entre otros aspectos ¿ De qué me sirve ser Puntaje Nacional ?… En materia de Lenguaje hizo otra válida observación, apuntó al manejo del instrumento fundamental de comunicación social, el idioma. Calificó de ‘ muy extraña ‘ la PSU, y que pretende medir más conocimientos que  habilidades. Observó que su puntaje no le asegura buen futuro en sus estudios de arquitectura.
Hasta los años finales de la década de 1960 … en Chile se aplicó el Bachillerato, como requisito para ingresar a los estudios superiores. Posteriormente se creó la Prueba de Aptitud Académica ( PAA ) y, hoy, lo que existe.
Es evidente que ha habido un constante proceso de exploración, de cambios, de mutación, también mucho de copiar experiencias ajenas, en verdad verdaderos trasplantes.
En un sistema de enseñanza como el chileno, a saber, desmembrado, desarticulado, anárquico, obsoleto, desigual, segregador, privatizado … ¿ Qué se debe hacer ? La respuesta más radical, de fondo es :  trasformarlo desde su propia realidad, obviamente siempre estará desafiada – no solo en materia de enseñanza – la creatividad nacional.
Hay varias preguntas que formular, una de esas interrogantes es :  ¿ Qué sistema de enseñanza requiere Chile ? Se postula ya como una consigna que se debe tener un sistema escolar de ‘ calidad ‘. Eso dice casi nada.  Nunca se dice que en verdad el sistema nacional de enseñanza debiera ser de ‘ Excelencia ‘ ( ¿  Costará mucho alcanzar esta categoría ? ).
La transformación exige un replanteo. Hay que ir a los conceptos fundamentales. Todo tiene muy directa relación con el tipo de sociedad que se requiere. En el plano de las profesiones hay mucho también que preguntar : ¿ Qué profesiones y qué perfil de los profesionales ? Lo mismo en el proceso de formación docente. Lo referido atraviesa hace ya tiempo un estado crítico no resuelto. En educación los paliativos hacen más daño que beneficio. La educación no es solo un tema o problema de finanzas, de PIB… ( igual situación sucede con la investigación científica que hace o debe hacer el país ).
Hacen falta orientaciones matrices, estratégicas. En todo hay que dejar de ser colonia. Debemos dejar de copiar – y de consumir – cualquier cosa. El insigne pensador peruano José Carlos Mariátegui hace algunas décadas postuló aquella necesidad que tenemos de inventar desde aquí, él ya lo advirtió y propuso con su elocuente frase ” Creación heroica “.