Diario y Radio U Chile

Año X, 23 de julio de 2018

Escritorio

Ley de Identidad de Género genera tensión en el oficialismo

La senadora y presidenta de la comisión, Adriana Muñoz, dialogó con nuestro medio acerca de su postura respecto al tema y de las perspectivas que debiese tener. Por su parte, el dirigente del Movilh, Rolando Jiménez aseguró que la postura del gobierno es un retroceso.

Camilo Villa J.

  Lunes 9 de abril 2018 19:24 hrs. 
portada--1024x512

Este lunes la Comisión Mixta dio inicio a la discusión del proyecto de Ley de Identidad de Género, luego de que la semana pasada tuviera su primera sesión, en la que se eligió a la senadora PPD, Adriana Muñoz, como su presidenta.

Justamente ella fue quien conversó con Radio y Diario Universidad de Chile acerca de esta iniciativa, que hoy tiene carácter de urgencia después de estar casi cinco años en el Congreso.

El pasado viernes, el Presidente Sebastián Piñera anunció que dentro del proyecto se incluirá el cambio registral de sexo a los adolescentes de entre 14 y 18 años, previa evidencia científica y autorización de los padres.

La parlamentaria por la región de Coquimbo explicó que la propuesta del gobierno es, en cierta medida, un término medio tomando en cuenta que el Senado había aprobado el cambio registral de sexo solo para mayores de edad, y la Cámara de Diputados lo había aprobado para todos, sin límite de edad.

En cuanto a la propia convicción personal de Muñoz, expresó que “es la de la Cámara de Diputados. He dado todos los estudios científicos que existen en el país y en el mundo, y además la realidad de que existen muchos casos de niñas y niños que a edad temprana establecen una identidad distinta, por eso estoy de acuerdo con la propuesta de la Cámara de Diputados”.

La senadora señaló que el debate en torno a la edad en que se pudiera cambiar el registro de sexo tiene características muchas más profundas que, por ejemplo, el de la edad de manejar un vehículo o el de la edad que ya se pudiera votar, para ella, “esto está enraizado en la naturaleza y la esencia misma de la identidad de las personas”.

“Lo que se está tratando hoy tiene que ver con la esencia de la naturaleza misma, el cómo yo me identifico como ser humano, y eso es vital. Esto no se puede forzar con un tirón de pelo, obligando a nuestros hijos que, si nació Carlos, tendrá que ser Carlos. Esta es una situación profunda y hay que tratarla como tal”.

Respecto a algunos argumentos que han planteado quienes se oponen al proyecto, la legisladora respondió indicando que este no es un problema patológico, un problema de inmadurez, o “que se puede pasar”, y que, por el contrario, este tipo de afirmaciones no hacen más que dañar el debate y arrastran a los niños que nacen con esta condición a un sometimiento muy grande.

Al ser consultada sobre la situación actual de Chile respecto al tema de identidad de género, Adriana Muñoz dijo que nuestra nación se encuentra muy atrasada.

“Muchos países tienen Ley de Identidad de Género y muchas de ellas incluyen a las niñas y niños. En ese sentido debemos dejar este aislamiento y esta reacción tan prejuiciosa como la que escuchamos de la derecha”, afirmó.

Durante la jornada, el Ministro de Justicia y Derechos Humanos, Hernán Larraín, debió defender la postura del gobierno ante la comisión formada por senadores y diputados. Además, en esta sesión participaron seis organizaciones de la sociedad civil: Organizando Trans Diversidades (OTD), la Fundación Renaciendo, la Fundación Jaime Guzmán, Fundación Iguales, la Corporación Opción, y el Movilh.

El vocero de esta última organización, Rolando Jiménez, tuvo palabras de disgusto por la propuesta ejecutiva, la que él encuentra un retroceso.

“Nosotros rechazamos tajántemente el retroceso que implica la postura del gobierno en torno a la Ley de Identidad de Género. Hoy los niños menores de 14 años pueden hacer un cambio de nombre y sexo registral a través de un procedimiento judicial que está establecido en la ley de cambio de nombre, que es general. Por eso en ese sentido no se entiende la poca empatía y la voluntad del gobierno respecto de dejar fuera de la ley y censurar un derecho que los menores de 14 años ya tienen”.

El proyecto ha causado tensión en la coalisión oficialista, de hecho, la senadora y presidenta de la UDI,  Jacqueline Van Rysselberghe, ha sido especialmente dura en rechazarlo. Si bien desde el gremialismo dejaron en libertad de acción a sus parlamentarios, La ex alcaldesa de Concepción se mostró confiada en que la mayoría votará en contra.

Desde Renovación Nacional también dieron libertad de acción a sus legisladores. Desde ya, un grupo de parlamentarios del partido ha anunciado su rechazo al proyecto.