Diario y Radio U Chile

Año X, 26 de abril de 2018

Escritorio

Eutanasia: otro tema “valórico” que se instala en la política

A comienzos de año el diputado Vlado Mirosevic indicó que durante este periodo legislativo abogaría por una ley para despenalizar esta opción en la salud. Precisamente este lunes desde el Frente Amplio se comunicó que trabajarán para que se concrete esta política pública, mientras que desde el oficialismo la idea se rechazó.

Nicolás Massai D.

  Lunes 16 de abril 2018 18:08 hrs. 
eutanasia

El Frente Amplio comunicó este lunes que reimpulsarán el proyecto de ley que pretenderá despenalizar la eutanasia. El texto lo ingresó el diputado Vlado Mirosevic en octubre de 2014 y actualmente permanece en la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados, que cuenta con la presencia de los congresistas Miguel Crispi (RD) y Claudia Mix (Poder) que integran las filas del frenteamplismo.

La diputada de Poder comentó con Radio y Diario Universidad de Chile que la iniciativa será impulsada de manera transversal por la bancada de este tercer bloque. “Ya hay un acuerdo en ello. Nos parece que hay que ponerlo en la agenda y vamos a estar con toda la fuerza en las comisiones de Salud, Constitución y Derechos Humanos”, indicó Claudia Mix.

Además, la congresista  agregó que el acuerdo es abogar por esta medida para las personas que estén afectadas con enfermedades  terminales, cuyo destino único es el fallecimiento.

“Nosotros lo que hacemos es apuntar a tener una muerte digna. Hay enfermedades que son terminales, que lo que causan es demasiado dolor no solo el paciente sino que para la familia con endeudamiento. Uno entiende que el enfermo o la familia pueda tomar decisiones. Lo vemos como un derecho, como la salud tiene que ser digna, también creemos que la muerte sea digna”, dijo.

El único país latinoamericano donde las personas pueden acceder a la eutanasia es Colombia, donde está permitida en el caso de enfermedades terminales y, al mismo tiempo, se cierra la puerta a hombres y mujeres por razones psiquiátricas, caso distinto a lo que ocurre en Bélgica, donde por medio de la opinión de varios profesionales se ha terminado por entregar el acceso, tal como lo han informado artículos de medios internacionales.

En el caso chileno, el proyecto presentado por Vlado Mirosevic establece que la eutanasia será disponible para la persona mayor de 18 años que se encuentre en un “estado de sufrimiento físico o mental constante e insoportable”, que no puedan ser “apaciguados” por la ciencia médica y “que resulta de una lesión o condición patológica incurable”. En ese sentido, la diputada Mix aclaró que hasta el momento han pensado nada más que en “enfermedades terminales”, y que de todas formas se abrirá el debate hacia ese y otros temas.

Jaime Bellolio, diputado de la UDI y miembro de la Comisión de Salud, indicó a partir de este hecho que “no hay temas que no se puedan debatir”. A renglón seguido, expresó que “hay algunos que pretenden decir que esta es una discusión valórica para dividir a Chile Vamos y a la Nueva Mayoría”; y de paso mostró su postura en contra.

“Se puede discutir sobre el buen morir. Creo que la ley de derechos y deberes de los pacientes lo trata; la práctica médica hoy día es adecuada al respecto y tenemos que despejar una cuestión semántica. El buen morir no puede ser que alguien le inyecte una sustancia activa para matar a otra persona. Cosa muy distinta es que una persona no se haga un tratamiento que pueda alargar de manera artificial su vida y que esto le produzca sufrimiento, ya que hay otros medicamentos y fórmulas médicas para paliar esos dolores que nadie tiene que tener”, señaló.

Por su parte, Armando Ortiz, neurocirujano del departamento de bioética de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, explicó que a nivel mundial este tipo de política se aplica para situaciones “de enfermedad irreversible, progresiva, fatal, y en un contexto de sufrimiento extremo que no ha podido ser aliviado”.

Asimismo, indicó que la eutanasia siempre debe ser “activa, voluntaria y capaz”. Y, respecto al debate, dijo que es sano que se de en el “ámbito cívico”, aunque precisó las precauciones que se deben tener en esta discusión.

“Si de verdad nuestra preocupación es la calidad de vida y de muerte y cómo los ciudadanos fallecen hoy en día, un debate de esta naturaleza podría ayudar a aclararnos algunas cosas. Pero si se va a iniciar un debate con oportunismo político, por querer ganar un poco de prensa o por querer surgir como un innovador en políticas sociales, a mí me parece que es una frivolidad”, manifestó.

Desde el gobierno descartaron “patrocinar” el proyecto de ley en el Parlamento. “Somos defensores de la vida del que está por nacer y de la persona hasta el último día de su vida”, declaró la vocera Cecilia Pérez.

El Frente Amplio comunicó este lunes que reimpulsarán el proyecto de ley que pretenderá despenalizar la eutanasia. El texto lo ingresó el diputado Vlado Mirosevic en octubre de 2014 y actualmente permanece en la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados, que cuenta con la presencia de los congresistas Miguel Crispi (RD) y Claudia Mix (Poder) que integran las filas del frenteamplismo.

La diputada de Poder comentó con Radio y Diario Universidad de Chile que la iniciativa será impulsada de manera transversal por la bancada de este tercer bloque. “Ya hay un acuerdo en ello. Nos parece que hay que ponerlo en la agenda y vamos a estar con toda la fuerza en las comisiones de Salud, Constitución y Derechos Humanos”, indicó Claudia Mix.

Además, la congresista  agregó que el acuerdo es abogar por esta medida para las personas que estén afectadas con enfermedades  terminales, cuyo destino único es el fallecimiento.

“Nosotros lo que hacemos es apuntar a tener una muerte digna. Hay enfermedades que son terminales, que lo que causan es demasiado dolor no solo el paciente sino que para la familia con endeudamiento. Uno entiende que el enfermo o la familia pueda tomar decisiones. Lo vemos como un derecho, como la salud tiene que ser digna, también creemos que la muerte sea digna”, dijo.

El único país latinoamericano donde las personas pueden acceder a la eutanasia es Colombia, donde está permitida en el caso de enfermedades terminales y, al mismo tiempo, se cierra la puerta a hombres y mujeres por razones psiquiátricas, caso distinto a lo que ocurre en Bélgica, donde por medio de la opinión de varios profesionales se ha terminado por entregar el acceso, tal como lo han informado artículos de medios internacionales.

En el caso chileno, el proyecto presentado por Vlado Mirosevic establece que la eutanasia será disponible para la persona mayor de 18 años que se encuentre en un “estado de sufrimiento físico o mental constante e insoportable”, que no puedan ser “apaciguados” por la ciencia médica y “que resulta de una lesión o condición patológica incurable”. En ese sentido, la diputada Mix aclaró que hasta el momento han pensado nada más que en “enfermedades terminales”, y que de todas formas se abrirá el debate hacia ese y otros temas.

Jaime Bellolio, diputado de la UDI y miembro de la Comisión de Salud, indicó a partir de este hecho que “no hay temas que no se puedan debatir”. A renglón seguido, expresó que “hay algunos que pretenden decir que esta es una discusión valórica para dividir a Chile Vamos y a la Nueva Mayoría”; y de paso mostró su postura en contra.

“Se puede discutir sobre el buen morir. Creo que la ley de derechos y deberes de los pacientes lo trata; la práctica médica hoy día es adecuada al respecto y tenemos que despejar una cuestión semántica. El buen morir no puede ser que alguien le inyecte una sustancia activa para matar a otra persona. Cosa muy distinta es que una persona no se haga un tratamiento que pueda alargar de manera artificial su vida y que esto le produzca sufrimiento, ya que hay otros medicamentos y fórmulas médicas para paliar esos dolores que nadie tiene que tener”, señaló.

Por su parte, Armando Ortiz, neurocirujano del departamento de bioética de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, explicó que a nivel mundial este tipo de política se aplica para situaciones “de enfermedad irreversible, progresiva, fatal, y en un contexto de sufrimiento extremo que no ha podido ser aliviado”.

Asimismo, indicó que la eutanasia siempre debe ser “activa, voluntaria y capaz”. Y, respecto al debate, dijo que es sano que se de en el “ámbito cívico”, aunque precisó las precauciones que se deben tener en esta discusión.

“Si de verdad nuestra preocupación es la calidad de vida y de muerte y cómo los ciudadanos fallecen hoy en día, un debate de esta naturaleza podría ayudar a aclararnos algunas cosas. Pero si se va a iniciar un debate con oportunismo político, por querer ganar un poco de prensa o por querer surgir como un innovador en políticas sociales, a mí me parece que es una frivolidad”, manifestó.

Desde el gobierno descartaron “patrocinar” el proyecto de ley en el Parlamento. “Somos defensores de la vida del que está por nacer y de la persona hasta el último día de su vida”, declaró la vocera Cecilia Pérez.