Diario y Radio U Chile

Escritorio

Humberto Duvauchelle, hasta el último respiro

Este lunes, la Universidad de Chile le otorgó al actor, académico y director teatral la distinción de Medalla Rectoral. Durante la actividad, el miembro de la compañía de los Cuatro (1959) valoró el reconocimiento, señalando que su carrera está lejos de cerrarse.

Abril Becerra

  Lunes 7 de mayo 2018 19:46 hrs. 
Humberto-Duvauchelle1

70 años han pasado desde que Humberto Duvauchelle (1935) se subió por primera vez al escenario. 70 años desde decidió entrelazar su vida con las artes escénicas. Y es que, en el fondo, lo sabía: para él no había otra opción.

“Comencé muy joven en el teatro. Sólo tenía 16 años. ¡No me importa que ahora saquen la cuenta! Ahora, los 70 años de teatro no me asustan. Estoy muy agradecido y hasta el final seguiré haciendo teatro. Hasta el último respiro”, dice el actor, quien este lunes fue reconocido por la Universidad de Chile con la distinción Medalla Rectoral.

Durante la ceremonia, Duvauchelle fue destacado por el rector de la Casa de Bello, Ennio Vivaldi; la decana de la Facultad de Artes, Clara Luz Cárdenas; y el decano de la Facultad de Derecho, Davor Harasic. Además, a la actividad acudieron la Ministra de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, Alejandra Pérez, y el presidente de la Comisión de Cultura, Artes y Comunicaciones de la Cámara de Diputados, Marcelo Díaz.

En la ocasión, Ramón Griffero, director del Teatro Nacional Chileno, valoró el galardón, indicando que “es fundamental reconocer a la gente que ha dado su vida a las artes escénicas”.

“Humberto, junto con su familia, contribuyó durante largos años a todo un trabajo escénico y, obviamente, realizó una larga trayectoria, ya que incluso fue miembro del Teatro Experimental de la Universidad de Chile”, comentó el dramaturgo.

Mientras, la Ministra Alejandra Pérez manifestó: “Él fue fundamental para el desarrollo del teatro. Dio su vida en beneficio de sus alumnos. Creo que esta es una medalla que le otorga el país a través de la Universidad de Chile”.

_P1Z0090

Vida y teatro    

La vida de Duvauchelle no puede entenderse sin el teatro. Según comenta, el interés por “las tablas” siempre existió. Sin embargo, no fue sino hasta su adolescencia cuando el gusto se transformó en pasión: “En Concepción perseguía a los actores. Quería saber más. Quería consejos”, comenta, recordando aquellos años cuando junto a Orietta Escámez y a sus hermanos Hugo y Héctor,   conformó el Teatro de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Concepción.

No obstante, sus intenciones cobraron forma en Santiago, cuando se integró al Teatro Experimental de la Universidad de Chile: “Entonces, era muy emocionante saberse compañero de actores que admirábamos. Ellos eran nuestros padres espirituales y padres en cuanto a consejeros. Fue una etapa muy linda, una etapa formativa única e irrepetible con gente talentosísima”, dice el actor quien posteriormente, junto a su familia, conformó la compañía de Los Cuatro (1959), grupo que se mantuvo activo por más de 20 años.

oMNFhTAXBWvBlGJ-1600x900-noPad

Para el actor, la dictadura fue un episodio terrible. Esto, ya que luego del Golpe Militar el grupo de Los Cuatro debió exiliarse en Venezuela, lugar donde Héctor, su hermano, fue asesinado en un confuso incidente.

De ese episodio, Humberto recuerda: “Héctor quedó muerto en una calle de Caracas. Fue asesinado vilmente por algo que nunca se resolvió. Por eso siento que este premio también es para él”.

Un teatro “flojo”

El actor también ve con distancia el trabajo de las nuevas generaciones de dramaturgos. Según comenta, el teatro hoy en Chile “es flojo”. “Faltan más dramaturgos, sobre todo, que toquen el problema del Chile de hoy. El teatro está un poco frívolo. La gente quiere divertirse, comer, pasarlo bien, pero de pronto exige poco respecto de los contenidos de las obras teatrales. Entonces, el teatro está un poco frivolizado, mediatizado”, subraya el actor quien en 2017 fue reconocido con la Orden al Mérito Artístico y Cultural Pablo Neruda.

Y es que para él, el mundo ha cambiado. “Estamos aludiendo a una época de crisis en el teatro chileno. Hubo un momento en que el trabajo era brillante. Durante la dictadura, por ejemplo, se produjo una especie de complicidad entre el público y los actores, porque estos últimos no podían decir más allá de lo que interpretaban, pero el público sobre entendía lo que los actores querían decir. Así que creo que ese fue un momento único e irrepetible de complicidad entre los actores y el público”, añade.

Por lo mismo y, frente a los nuevos tiempos, el actor descarta tajantemente trabajar en televisión: “No estoy dispuesto a hacer televisión, porque creo que está llegando a niveles un poco de la infracultura y no estoy dispuesta a colaborar, pero respeto mucho a la gente que trabaja en televisión porque finalmente ellos se preparan, trabajan y además ganan su dinero, pero creo que hace falta una promoción de actores teatrales que luchen por el trabajo y que sufran el teatro como ocurrió con nosotros”.

A su vez, sobre su trabajo como docente indica entre risas: “Necesito a los jóvenes. Ellos creen que me necesitan a mí, pero no, yo los necesito también a ellos”.

El galardón

La distinción de Medalla Rectoral se entrega a los miembros de la comunidad universitaria que han realizado acciones y servicios en favor de la Universidad o que se hayan dedicado a acrecentar el prestigio de la Casa de estudios a nivel nacional o internacional. Se otorga también, a visitantes ilustres.

Entre quienes han recibido este premio, destacan Eric Hobsbawm, Mary Robinson, José Maza, Sergio Castillo, Nicanor Parra y Delfina Guzmán, entre otros.