Diario y Radio U Chile

Año X, 15 de octubre de 2018

Escritorio
André Jouffé

Los chilenos según Raúl Ruiz

André Jouffé | Lunes 7 de mayo 2018 8:25 hrs.

Al comienzo del Festival de Cannes (8 al 19 de mayo) en su edición 71, Raúl Ruiz obtuvo muchos premios importantes: el León de Oro de Venecia y el Oso de Berlín, entre otros. Pero la Costa Azul siempre le fue esquiva a nuestro chilote de París como se denominaba y cuyas películas fueron varias veces nominadas.Ojalá algún día le entreguen un Palmar post morten por su trayectoria; no sería la primera vez que ocurre en Cannes.

De los diez mil apuntes y hojas escritas a diario por Raúl Ruiz, la mitad quedó olvidado en taxis y en las bolsas de las poltronas aviones. Pero a continuación, algo de lo salvado:

Cuenta este realizador: “Parece ser que los eunucos en las postrimerias de los Ming, inventaron el Teatro Documental; como el emperador no podía ver al pueblo y el pueblo no podía verlo a él, los eunucos representaban en la cortes, escenas de la vida cotidiana de la manera más realista posible. Luis Felipe Rocha que viene llegando de Macao me dice: “Chile es el más exótico que conozco”, porque no creen que tu vienes de dónde vienes. Pero los chilenos creen en pocas cosas, o más bien no han inventado la función entitativa “creer”. La “suspensión de la incredulidad “no existe. Es reemplazada a veces por la “suspensión de la credibilidad”. Quizá por eso la única actividad intelectual del chileno, sea acumular muchos conocimientos, a condición de que no sirvan para nada. Apenas comienzan a servir, dejan de ser creíbles”.

Y esta es maravillosa:

“Recuerdo de una tarde lluviosa con un funcionario del Ministerio de la Cultura. Me dice: “Sería bueno que se aparte/separe de sus amigos chilenos. Ellos le cuentan a medio mundo que usted hace sus películas poniendo lo primero que se le pasa por la cabeza”. Es difícil explicar que para un chileno eso no es peyorativo. El arte es siempre estafa. Ser serio es ganar plata. Un artista es un embaucador de extranjeros. Un estafador. Los chilenos nunca han reconocido su raíz kalmuk (pueblo mongol) solo es verdaderamente mío lo que es robo, solo es verdad la mentira bien dicha, solo es honesta la estafa bien vestida”.

Magistral, no quedamos muy bien parados.

A guisa de agregado: Valeria Sarmiento su viuda, adora las teleseries colombianas, que Ruiz encontraba abominables.

Si el vino fuese inodoro, jamás nadie se habría dado cuenta que el realizador daba sus extraordinarias conferencias a menudo luego de beber dos o tres botellas de tinto durante un almuerzo. Las dictaba con una coherencia maravillosa, sin euforia ni gestos típicos etílicos, nada aspavientos, de corrido y entretenidas.

Vamos a otro Cannes, sin Ruiz y un Rauuuuul, que se escuchaba desde la última fila de la platea alta de la sala principal del Paláis du Festival cada vez que comenzaba la proyección de uno de sus films

Me viene a la mente un dialogo con un hijo del poeta Jorge Teillier: ¿cuál es la relación de ustedes y el vino que o ingiere su padre? Respuesta: resulta ser como un hermano.

En Ruiz era como un enlace para muchas coas. Leo en sus apuntes: “Al aterrizar el avión se salió de la pista. Buena oportunidad para tomar un whisky. O: faltan cuarenta minutos para aterrizar en Lisboa, alcanza para un coñac y una pequeña siesta”.