Diario y Radio U Chile

Año X, 20 de septiembre de 2018

Escritorio

Ricardo Palma Salamanca, el escritor

Su incorporación a la SECH fue aceptada por unanimidad en el directorio. Su presidente, Roberto Ribera, hizo énfasis en la separación entre obra y autor, un debate al que se vuelve constantemente en la historia de la literatura. Respecto de los relatos novelados del ex frentista, el dirigente indicó que tienen mérito, son "interesantes y te atrapan".

Nicolás Massai D.

  Martes 8 de mayo 2018 16:03 hrs. 
1499039152-ricardo-palma-salamanca

El primer relato novelado lo publicó en 1998, dos años después de haber protagonizado una de las fugas más espectaculares de la década del 90’. El libro se tituló “El gran rescate“, y contaba, acorde a la descripción de LOM Ediciones –la editorial que lo publicó–, la historia de un hombre que “escribe, desde la soledad del recuerdo, la organización y ejecución de la operación de rescate en helicóptero (…) de un grupo de presos pertenecientes al Frente Patriótico Manuel Rodríguez”.

Luego, en 2001, Ricardo Palma Salamanca publicó el libro “Una larga cola de acero“, bajo el mismo sello. Ahí se narraba “una mirada de la historia del Frente Patriótico Manuel Rodríguez entre los años 1984-1988”, mostrándolo “desde sus propias acciones, como los cortes de energía eléctrica que afectaron al país entero y el secuestro del coronel Carreño, hasta la represión en su contra como fue la matanza conocida como ‘La operación Albania’”.

De este modo, Palma Salamanca, condenado por el crimen cometido contra Jaime Guzmán, quien actualmente vive en Francia, cumplió hace veinte años con el principal requisito para entrar a la Sociedad de Escritores de Chile (SECH). Aquellas condiciones las explicó este martes por la mañana Guillermo Martínez, secretario de la organización de literatos, cuando fue consultado acerca de si es que habría una inhabilidad de ingreso por parte del nuevo miembro.

“Nosotros no podemos negarnos y comprometernos con nuestros propios estatutos. Cualquier hombre que publique una novela, chileno, puede ser miembro de la SECH. Su requisito es haber publicado un libro con lomo, inscrito en derechos de autor, ISBN, todo eso. Nada más. Nosotros no cuestionamos el contenido de su obra, ni su vida personal ni lo que haga por otro lado”, dijo Martínez.

La solicitud de Ricardo Palma Salamanca llegó a las oficinas de la organización hace más de 15 días, por medio de un tercero que hizo las gestiones pertinentes. En los últimos días se supo que su entrada ya fue aceptada, y desde la organización afirmaron que el visto bueno fue de forma unánime por parte del directorio.

Obra y autor

La situación de Palma Salamanca se podría someter a debate en el ámbito político, no obstante, en el judicial existen pocas dudas al respecto, más allá de que sus defensores planteen que las condenas decretadas están prescritas.

Es allí, en medio del escenario legal, donde entra de lleno sus textos literarios, que abren otra discusión respecto de la separación entre la obra y el autor. Si de eso se trata, existe un extenso historial tanto a nivel nacional como internacional de escritores y escritoras que no respetaron las normas de ciertos tiempos. El presidente de la SECH, Roberto Ribera, hizo referencia precisamente a este tipo de antecedente.

“No voy a recordar de nuevo la historia que María Luisa Bombal tiene en su vida personal (el balazo a Eulogio Sánchez frente a la puerta del Hotel Crillón, en 1941). Alfredo Gómez Morel es otro caso. Y si nos vamos más atrás está François Villon, Francisco de Quevedo, Miguel de Cervantes, o William Burrows, a quien no voy a dejar de considerar un gran escritor porque mató a su esposa, lo que en lo personal es absolutamente condenable. Entonces, hay dos cosas que hay que separar bien: al hombre de lo que es la obra literaria”, señaló.

Además, Ribera agregó que esta definición no tiene nada de coyuntural; más bien responde a una manera de tomar decisiones al interior de la SECH. Con respecto al plano político, el presidente se apuró en decir que ellos se hacen “cargo del escritor”, y que en “todos los otros temas no participamos”; también, y consultado por los fines de Palma Salamanca, expresó que no sabe si es que su motivación tiene “algún destino y si lo tiene, no es el nuestro”, dijo.

Por último, indicó que si alguna vez “necesita cigarros y una frazada en la cárcel, sin duda vamos a conversar y se la vamos a llevar como SECH con los pocos pesos que tenemos, en virtud de ser escritor. Su obra tiene mérito. Es testimonial e interesante. Te atrapa. Tiene una anécdota y un desenlace. Es valiosa”.