Diario y Radio U Chile

Año X, 19 de agosto de 2018

Escritorio

José Tralcal: “Si es necesario, empezaré huelga de hambre hasta morir”

José Tralcal Coche, uno de los tres nuevos condenados en el caso Luchsinger- Mackay, conversó con Radio y Diario Universidad de Chile y adelantó que ante la posibilidad de ser sentenciado a cadena perpetua no se dará a la fuga, pero insistirá en su inocencia con una huelga de hambre. Asegura no tenerle miedo a la muerte.

Maximiliano Alarcón

  Domingo 13 de mayo 2018 7:00 hrs. 
tralcal-coche-580x350

El caso Luchsinger-Mackay, uno de los procesos judiciales más sensibles de la región de la Araucanía, no ha terminado del todo. De parte de los ocho comuneros absueltos resuena la posibilidad de tomar acciones en contra del Estado, tal como lo ha declarado la machi Francisca Linconao, mientras que la defensa de los tres condenados proyecta la posibilidad de anular el resultado desfavorable en la Corte Suprema.

De todas formas, el pronunciamiento dado en primera instancia por el Tribunal Oral en lo Penal de Temuco el pasado 5 de mayo dejó muchas dudas entre los defensores. Esto, principalmente sobre los tres condenados, quienes pese a recibir el calificativo judicial de “terroristas” aún se encuentran con arresto domiciliario, algo extraño desde el punto de vista acusatorio.

En particular, José Tralcal Coche, emblemático dirigente mapuche que espera la sentencia del próximo 11 de junio, cuestiona el fallo en su contra. Por estos días, mientras sigue con el arresto domiciliario en su campo, se encuentra preocupado porque desde hace cerca de un mes que Carabineros no llega hasta su casa para tomarle la firma, algo que le produce sospechas. De todas formas, adelanta que no aceptará de ninguna manera que se le califique como un asesino y terrorista.

A una semana del veredicto ¿Qué reflexiones ha sacado del resultado?

Hablé con mi abogado durante estos días y con la señora Karina Riquelme, quien había tomado mi caso primeramente. Le dije que cualquier persona, sin ser abogado, se da cuenta que esta condena es muy rara. Si le creen a (José) Peralino, no se condice la condena, si fuera así, la machi también tendría que estar condenada, es decir los cuatro que fuimos georeferenciados. No me cuadra esto, fue una sorpresa para mí.

¿Qué le parece este juicio frente al anterior en el que resultaron absueltos?

En el primer juicio se veía que los jueces eran muy serios y de investidura. La jueza que se retiró, no sé qué le pasó, le quedó grande la presión de los ricos. Este me parece poco serio, aparte el presidente era muy irónico. El otro juez de ahora parecía ser muy correcto, pero nos dimos cuenta con la condena por unanimidad que no estaba a la altura.

Ha dicho que la condena en su contra fue por su rol como dirigente mapuche.

Yo fui condenado por ser dirigente. Reconozco que puedo ser agresivo, pero con fundamentos, no me dejo manipular, no actúo de acuerdo a mi conveniencia personal. Desde 1985 que me formé como dirigente, era joven y me di cuenta del racismo y la desigualdad que existía contra los mapuches.

Usted reconoce que es agresivo como dirigente ¿Pero terrorista o asesino?

Yo dije siempre y lo mantendré para siempre, no aceptaré la condena. No participé de la muerte de los Luchsinger ni de ningún otro atentado así. No hago cosas oculto, siempre voy de frente. Que se me acuse por Ley Antiterrorista o ley común no lo acepto, porque no participé en la muerte de ellos. Estuve hablando por teléfono hasta las 11 de la noche el día del incendio y los policías lo saben. Yo no sería capaz de matar a una persona.

En una entrevista durante 2017 usted fue muy crítico con Michelle Bachelet por aplicar la Ley Antiterrorista ¿Cómo evalúa el actuar del presente gobierno de Sebastián Piñera?

(Sebastián) Piñera como persona es un estratega, en su primer gobierno no aplicó la Ley Antiterrorista a los mapuches y nunca percibí que fuera una persona doble estándar, pero hoy lo demostró. El dicho dice que el choro puede perder el pelaje pero nunca la maña, él es empresario, puede perder el pelaje pero nunca la maña.

¿Y cómo ve la actuación de los políticos de la zona?

Quiero emplazarlos. José García Ruminot, él me conoció en los años ochenta cuando me invitó al taller de liderazgo. También conocí al senador (Francisco) Huenchumilla, a Fuad Chahín, a Andrés Molina… a este último lo consideraba una persona honesta, porque ayudó a las comunidades alguna vez. Ellos deben saber si yo soy un terrorista o no. Felipe Kast, que ahora es senador, participó en una mesa de diálogo conmigo en el gobierno de Piñera; René Saffirio igual, de quien reconozco que defiende los derechos de los niños. Todos ellos pueden dar información de si es que yo soy terrorista.

En las últimas semanas el Frente Amplio y el Partido Comunista han brindado un fuerte apoyo a la machi Linconao ¿Existen acercamientos con usted?

No he podido hablar con nadie del Frente Amplio. La machi,  por ser autoridad espiritual, tiene mucho que decir, pero estoy abierto a recibir el apoyo de todos, incluso de la gente que no comparte nuestro punto de vista. Yo siempre he valorado el derecho a la tierra y al agua principalmente. Ojalá que pudieran venir a hablar conmigo, porque yo no tengo forma de acercarme a ellos.

¿Cuál es su sensación ante la posibilidad de ser sentenciado a cadena perpetua?

Veo que con este gobierno y con el anterior puede ejecutarse la condena, hay mucha presión, pero sería muy lamentable. Pero yo no voy a aceptar la cárcel, no voy a salir arrancando porque perseguirían a todos, a mis hijos. Pero insisto en que no aceptaré la condena, si es necesario empezaré una huelga de hambre hasta morir. ¡No le tengo miedo a la muerte!, soy una persona liberal y creo que la muerte es parte de la libertad, libre en el ámbito espiritual.