Diario y Radio U Chile

Año X, 17 de agosto de 2018

Escritorio

Fondo Monetario Internacional: ¿Qué significa pedir su ayuda?

En el marco de la negociación entre Argentina y la institución financiera, el economista del MIT, Andrés Solimano, conversó con Radio Universidad de Chile respecto de cómo opera el organismo que, en muchas ocasiones, parece ser la única alternativa para los países que buscan sortear crisis económicas.

Andrea Bustos

  Jueves 17 de mayo 2018 14:16 hrs. 
fondo

 

La entidad financiera creada en 1945, tiene como objetivo ayudar a los países a corregir sus desequilibrios de balanza de pago, en conjunto a todo lo que pueda asociarse a ello. Para esto es que provee recursos cuando un país no puede sobrellevar su exceso de deudas. Dicho en sus declaraciones oficiales “promueve la estabilidad financiera y la cooperación monetaria internacional”.

Según señaló el economista Andrés Solimano, cuando un país acude al Fondo es porque evidencia una falta de financiamiento, destacando que debe ser el gobierno quien solicite negociar con el FMI, pues este no actúa por si solo ante una eventual crisis.

El experto indicó que, aunque en su mayoría, los países acuden al Fondo para pedir dinero, este también puede ser útil en otros aspectos al sortear una crisis, pues tiene “una gran capacidad técnica” para resolver problemas económicos, lo que lo hace un “repositorio de conocimiento”.

Sin embargo, Solimano indicó que el problema es que la entidad pide condiciones para efectuar sus préstamos, las que no solo remiten al interés asociado, sino también a condiciones específicas que el país debe poner en marcha para sortear la crisis y mejorar su economía.

A partir de esto es que afirma que el Fondo es “una medicina difícil de tragar”, pues muchas veces las cláusulas impuestas provocan que se corte la inversión, aumente el desempleo y empeore la distribución de los ingresos. Si bien aseguró que es el país quien toma las decisiones, no se debe ignorar que estas responden a la intervención de la entidad extranjera.

El economista destacó que, en busca de reducir gastos, la institución financiera muchas veces pone condiciones que afectan directamente a las personas de ingresos más bajos dentro de un país, como por ejemplo el recorte de programas sociales, el alza de impuestos o que se devalúe la moneda. Este tipo de exigencias pueden incluso provocar mayor crisis, pues generan movimientos sociales.

En ese sentido, Solimano destacó que las naciones deben tener precaución con el tipo de cláusulas que se aceptan, pues muchas veces los programas impuestos pueden funcionar como “dinamita social”, situación que eventualmente podría darse en el caso argentino, donde afirma que la sociedad no se deja vulnerar con facilidad.