Diario y Radio U Chile

Escritorio

Alfredo Castro: “No me gustaba el teatro porque me sentía en una cárcel”

En conversación con el programa El Gran Teatro del Mundo, el actor Alfredo Castro,se refirió a su participación en la obra Los arrepentidos, montaje que aborda la situación de dos hombres transgénero. Durante la entrevista, el actor también hizo mención a sus formas de trabajo y a cómo las carteleras culturales se han subordinado al mercado.

Diario Uchile

  Martes 29 de mayo 2018 20:16 hrs. 
alfredo-castro-810x540

Hace dos años, los actores Alfredo Castro y Rodrigo Pérez comenzaron a trabajar en una adaptación de la obra Los arrepentidos, del escritor y director sueco Marcus Lindeen.

Este montaje surgió a raíz del testimonio de dos hombres, de avanza edad, sobre sus experiencias de cambio de género.

En este contexto, el actor Alfredo Castro, en conversación con el programa El Gran Teatro del Mundo, indicó que este proyecto es sumamente contingente, ya que da cuenta de una perspectiva muchas veces no abordada, es decir, la congoja que viven las personas que deciden cambiar de género.

“No es una gracia cambiarse de sexo, es algo súper profundo. Son años de sufrimiento físico, orgánico, las operaciones son tremendas, una invasión en el cuerpo muy potente. Pero, lo interesante de la obra es darse cuenta de muchas cosas, en primer lugar, del sufrimiento que hay detrás, un sufrimiento moral, un sufrimiento psicológico y físico también”, comentó el actor.

Durante la conversación, Alfredo Castro también explicó cómo su forma de trabajo ha cambiado con los años. En este sentido, sostuvo: “Yo no pongo en escena, reconstituyo una escena que ya sucedió en el deseo del escritor, por eso trabajé con testimonios mucho tiempo. Entonces, decidí que cualquier obra, fuera Hamlet o fuera Radrigán, lo iba a tomar como actor desde el punto de vista que fueran testimonios. Es decir, iba a buscar en mí a esa persona e iba a metabolizar el texto para pasar a mi sangre el texto, como si lo hubiera pensado, lo hubiera vivido”, explicó.

Es por ello, que el actor indicó que hoy su interés va más allá de una actuación. “Yo no voy a ver a la gente actuar, voy a ver cómo piensan en escena. Entonces, les pido a los estudiantes abstenerse de hacer teatro, porque cuando piensas como actor y dices voy a pegarle una cachetada yo digo, no, no lo hagas. Hay mil posibilidades más. Ahora, ¿cuáles son esas posibilidades? Tú sabrás”, sostuvo.

Producto de esta búsqueda, el actor afirmó que durante un tiempo se alejó del teatro: “No me gustaba el teatro porque me sentía en una cárcel. No sentía ninguna libertad. Dije: no me interesa esto. En cambio, en el cine, sentía que me daba toda la libertad del mundo”, manifestó.

Por otra parte, el actor fue crítico respecto de cómo los centros culturales han trabajado sus programaciones: “Te exigen que hagas 43 obras al año, en vez de tres llenas de público. Lo único que importa es el rendimiento. El rendimiento que te pide la gente que te da la plata, que es la gente del Estado”.

“Las obras deberían tener lo que se hace en Europa: el repertorio. Ahí tú tienes cinco obras de repertorio que las vas cambiado cada ciertos meses. Ahora, yo he tenido alumnos que están en tres obras al mismo tiempo. ¿Cómo puedes hacer eso? Ahí hay un problema que tiene el sistema que dice: me interesa que produzcas mucho: la calidad, ahí vemos, pero prodúceme y eso es súper perverso”, recalcó.

Coordenadas

Los arrepentidos estará en cartelera hasta el 8 de julio y se presentará de miércoles a domingo a las 20:30 horas en el Centro Cultural Gabriela Mistral.

La entrada general tiene un valor de $8.000, mientras que estudiantes y tercera edad, sólo cancelan $4.000.

Más información en GAM.