Diario y Radio U Chile

Escritorio

Toma posesión el nuevo gobierno de Cataluña

El nuevo gobierno catalán dirigido por el independentista Quim Torra tomó posesión el sábado, un acto que pone fin a la intervención de la autonomía decretada por Madrid. Torra invitó al recién investido presidente del gobierno español Pedro Sánchez a asumir "riesgos". Cataluña llevaba casi siete meses sin gobierno.

RFI

  Sábado 2 de junio 2018 11:29 hrs. 
2018-05-14t100557z_620935244_rc13b9e62590_rtrmadp_3_spain-politics-catalonia

“Presidente Pedro Sánchez, hablemos, tratemos esta cuestión, tomemos riesgos, ustedes y nosotros”, dijo Torra, durante la ceremonia, dirigiéndose al nuevo jefe de gobierno español, quien poco antes había asumido su cargo en Madrid.

El socialista Sánchez se convirtió en presidente del gobierno después de que el conservador Mariano Rajoy, cuyo Partido Popular fue condenado por la justicia en un escándalo de corrupción, fuera derrumbado el viernes en una histórica moción de censura.

“Tenemos que sentarnos en la misma mesa y negociar de gobierno a gobierno”, abundó Torra. “Esta situación que vivimos ya no puede alargarse ni un día más”.

Sánchez había prometido “restablecer puentes” y “normalizar las relaciones” con el nuevo gobierno de Cataluña, una región de 7,5 millones de habitantes y con un 20% del PIB español.

Este llamado al diálogo de Torra tuvo lugar después de que sus 13 consejeros –ministros regionales–, siete hombres y seis mujeres, prestaran juramento en el Palacio de la Generalitat de Barcelona, sede del gobierno catalán.

Algunos de ellos lucían ropa amarilla, color que se ha vinculado a la causa independentista. Junto a ellos se podía ver una silla vacía con un lazo amarillo, en alusión a los políticos encarcelados por su papel en la fallida declaración de independencia de octubre pasado, o los que se marcharon al extranjero, como Carles Puigdemont.

Durante la ceremonia, allegados de estos políticos leyeron varias cartas, lo que hizo que más de un asistente al acto se emocionara hasta las lágrimas.

La toma de posesión del nuevo ejecutivo catalán pone fin a casi siete meses sin gobierno, a raíz de la intervención de Madrid sobre la autonomía regional decretada el 27 de octubre, cuando el Parlamento catalán proclamó sin éxito la independencia.

Según la legislación derivada de esta imposición de control regional, Madrid tenía que levantar esta tutela tras la formación de un nuevo gobierno catalán.

Si bien Quim Torra había asumido el cargo el 17 de mayo, todavía no contaba con un ejecutivo por su intención de nombrar a exministros de su predecesor, Puigdemont, cesado por Madrid y a quien sigue considerando como el “presidente legítimo”.

Tras diez días de bloqueo, el martes Quim Torra optó por nombrar un nuevo ejecutivo sin dirigentes perseguidos por la justicia aunque, denunciando “una decisión arbitraria” y “sin amparo legal” de Rajoy, el viernes presentó una querella contra él por prevaricación.