Diario y Radio U Chile

Año X, 18 de diciembre de 2018

Escritorio

Condón y sida

Juan Menares Cartas al Director |

  Miércoles 6 de junio 2018 9:21 hrs. 

Señor Director

Llama la atención que en el extenso artículo publicado en el Diario y Radio U de Chile, el 6 de Junio de 2018 « Epidemia de SIDA » no se mencione el condón o preservativo.

A nivel mundial ya es conocido que el uso del condón detiene o disminuye significativamente el número de nuevos casos de VIH+ y de Infecciones Sexualemente Translmisibles : Lo que se necesita es la información, la incitación y la facilitación adecuadas para generalizar el uso del condón.

Por ejemplo, la comparación de lo ocurrido en Francia y en Inglaterra desde que en 1981 el VIH llegó a estos dos paises.

Rápidamente se observó en Francia 2 casos nuevos de SIDA por 1 caso nuevo en Inglaterra. Los investigadores descubrieron que

-En la católica Francia  una pequeña parte de la población descubría el condón y aprendía a aceptarlo y a utilizarlo correctamente trasgrediendo la prohibición de la Iglesia Católica, predominante en Francia, para la cual la abstinencia sexual es el único medio permitido tanto par evitar un embarazo no deseado que para evitar la transmisión del virus VIH-SIDA o de toda otra Infección Sexualmente Transmisible.

– En la anglicana Inglaterra la población utiliza el condón desde hace muchos años para evitar un embarazo no deseado o una Infección Sexualmente Transmisible porque la Iglesia Anglicana NO prohíbe la utilización del condón.

Frente a esto las autoridades de salud francesas decidieron observar la venta de condones y se vio que no solo el número de condones vendidos era muy inferior a lo que se esperaba para el número de personas sexualmente activas sino que además el número de condones vendidos NO aumentaba desde que el VIH-SIDA había llegado en 1981.

Se concentraron los esfuerzos para conocer por qué los franceses no usaban, como los ingleses, este medio barato y de simple utilización para evitar una enfermedad mortal, sin tratamiento, en esos años, y sin vacuna hasta hoy.

La investigación señaló 3 causas mayores :

1° Mientras mas observante católica era una persona menor era la probabilidad de que usara el condón. Una de estas encuestas se realizó entre los estudiantes de 1° año (17 a 22 años de edad) de una Universidad de París. Los resultados mostraron sin lugar a dudas los hechos siguientes:

Si los padres del/de la estudiante eran ambos católicos y observantes, el/la estudiante no aceptaba el condón.

Si solo uno de sus padres era católico observante, la probabilidad de que el/la estudiante aceptara y usara el condón era mayor que en el primer grupo.

Si ni su padre ni su madre eran católicos observantes la probabilidad de que el/la estudiante aceptara y usara el condón era claramente mayor que aquéllas de los dos grupos anteriores.

Lo mismo ocurría con las religiones judía y mahometana, minoritarias en Francia.

2° El rechazo del condón estaba asociado con la opinión del/de la estudiante acerca del placer sexual obtenido si se usaba el condón. Quienes afirmaban que el placer sexual era menor o nulo si se usaba el preservativo, no lo usaban.

Uno de los estudios realizados le pidió a un grupo de parejas que aceptaran tener relaciones sexuales con los ojos vendados advirtiéndoles que un condón sería colocado por los investigadores a algunos de los participantes.

Después de las relaciones sexuales se les pidió a los/las participantes que indicaran en una escala de 0 a 10 la calidad del placer obtenido.  Se observó lo siguiente :

Quienes habían usado el condón indicaron un nivel de placer inferior a aquél de quienes no lo habían usado.

Sin embargo, los investigadores habían dividido las parejas en 3 grupos : 1) Sin condón 2) Con condón completo 3) Solo con la mitad proximal del condón. Esto no impidió que las parejas del grupo 3) indicaran tal como aquéllas del grupo 2) que el placer obtenido había sido de baja calidad.

3° El condón conocido en Francia como anti-VIH-SIDA era propuesto por una minoría de personas a su compañero/a sexual y produjo una reacción inesperada en quienes preferían no usarlo:

Si el/la comapañero/a sexual proponía usar el condón, esto era considerado una indicación de que aquél/aquélla que lo proponía se sabía o temía ser portador/a del VIH-SIDA. Entonces solo cabían dos posibilidades:

a) Si el condón era abandonado había relación sexual.

b) Si no era abandonado, NO había relación sexual.

La campaña y sus contenidos y mensajes se orientaron entonces según estos resultados.

Quienes más contribuyeron a generalizar el uso del condón fueron, sin ninguna duda, los homosexuales quienes llegaron a formar asociaciones dedicadas a informar e incitar a los jovenes hetero y homosexuales al uso permanente del preservativo.

Como es fácil deducir, rápidamente los Centros de salud  empezaron a distribuir preservativos gratuitamente a quienes no tenían entradas, como los cesantes y los estudiantes, dándoles todas las informaciones necesarias para su uso eficaz y permanente.

El aumento del uso del preservativo se acompañó de una disminución significativa del número de nuevos casos de seropositivos VIH y de todas las otras Infecciones Sexualmente Transmisibles.

Lo saludo atentamente,