Diario y Radio U Chile

Año X, 19 de diciembre de 2018

Escritorio

Papa Francisco confirma salida de Barros, Duarte y Caro

Osorno, Puerto Montt y Valparaíso, respectivamente. Las tres diócesis quedarán a cargo de Administradores Apostólicos nombrados por el Vaticano. En el día que Scicluna y Bertomeou regresan a Chile, se espera conocer más detalles de la medida.

Diario Uchile

  Lunes 11 de junio 2018 7:44 hrs. 
juan-barros

Tres obispos en total, al menos en una primera parte. Así se confirmó esta mañana, dando a conocer que Juan Barros (Osorno), Cristián Caro (Puerto Montt) y Gonzalo Duarte (Valparaíso), abandonan sus obispados en medio de los escándalos que sacuden a la iglesia chilena.

El mismo día que arriban al país Charles Scicluna y Jordi Bertomeou, enviados especiales del Vaticano para investigar los casos de abuso sexual y encubrimiento, el Sumo Pontífice informó que las diócesis quedan en manos de Administradores Apostólicos.

En Osorno asume Jorge Enrique COncha Cayuqueo, en la arquidiósesis de Puerto Montt, Ricardo Morales Galindo, y Pedro Ossandón asume como obispo auxiliar de Santiago.

Desde 2015, fecha en la que asume su labor pastoral, Barros ha sido cuestionado por una parte de los fieles osorninos. Se lo acusa de encubrir los abusos sexuales cometidos por Fernando Karadima.

Pese a las constantes manifestaciones en su contra, no fue hasta después que el Papa visitara Chile en enero cuando el rechazo cobró fuerza. En nuestro país, el Sumo Pontífice ignoró los reclamos, sin embargo, de regreso en el Vaticano ordenó una investigación profunda para entender la magnitud de la crisis en la iglesia chilena, orden que trajo por primera vez a Charles Scicluna y Jordi Bertomeu al país.

El informe redactado por los asesores del pontífice desataton el huracán. El propio Francisco redactó una carta para toda la Conferencia Episcopal en la que se les pedía acudir a Roma.

Tras la cita, la totalidad de los obispos chilenos puso su cargo a disposición. Las tres renuncias aceptadas se convierten en la primera medida concreta después de las reuniones que el Papa ha sostenido con los obispos, las víctimas de Karadima y los sacerdotes víctimas de la misma trama.

Desde Puerto Montt, y a través de un comunicado, señalaron que Caro acepta “naturalmente con fe la decisión del Pastor universal, la cual llega en un momento crítico de la Iglesia en Chile, por pérdida de la fuerza profética de la evangelización y la cultura del abuso y el encubrimiento que ha causado daños a muchas personas y ha debilitado la credibilidad de la iglesia”.