Diario y Radio U Chile

Escritorio

Dirigenta estudiantil de Nicaragua: “La salida de Ortega es intransable”

La vocera del movimiento estudiantil M19, Valeska Valle, conversó con Radio y Diario Universidad de Chile. En su opinión, el gobierno sandinista en el poder traicionó al pueblo y los propios valores de Sandino, creando un sistema político de autobeneficio.

Diario Uchile

  Viernes 15 de junio 2018 8:49 hrs. 
nicaragua

Paro total, protestas y muertos, Nicaragua se detuvo completamente este jueves, luego de la amplia aceptación que tuvo la huelga nacional convocada por estudiantes, ONGs y empresarios en contra del gobierno liderado por el Frente Sandinista de Liberación Nacional, al que acusan de haber traicionado al pueblo.

A 57 días de que estallara la crisis política más grande desde 1980, los manifestantes exigen la salida de Daniel Ortega, presidente desde 2007, año de retorno después de haber ocupado el mismo cargo entre 1979 y 1990.

Las protestas contra Ortega se iniciaron a mediados de abril. Miles de opositores salieron a la calle para rechazar la reforma al sistema de seguridad social. Después de casi dos meses, se suma la demanda de poner fin a la represión que ya ha cobrado más de 150 vidas.

Valeska Valle, estudiante y vocera de la organización opositora M19, conversó con Radio Universidad de Chile. Desde Managua, capital del país, describió la situación de su territorio: “Actualmente hay más de 164 muertos en menos de cincuenta días de protesta, movilizaciones cívicas pacíficas iniciadas por estudiantes universitarios el 18 de abril. Ese día el gobierno reprimió a nuestros ancianos por estar manifestándose en contra de una reforma a la ley de seguridad social en la que se les quitaban recursos de su pensión. El estudiantado universitario ve esta situación, que fue la última gota después de once años de represión académica, de salud, de pensamientos, y decidimos que no podemos seguir más con este gobierno, con estas injusticias.

No podemos seguir permitiendo la violencia, que nos obliguen a realizar cosas. Dijimos ¡basta ya! y fue ahí cuando inició la masacre. Ahora mismo están siendo masacrados departamentos como Jinotepe, Masaya, Carazo, San Marcos, León, Matagalpa, etc. En esos lugares el gobierno está disparando sin ánimos de dialogar.

departamentos Nicaragua

Esta protesta se inició en Managua, pero hoy es en todo el territorio. Por ejemplo, Masaya, que es una ciudad emblemática para el Frente Sandinista de Liberación Nacional, se levantó sacando a todo el cuerpo policial que los reprimió por más de 36 horas, muriendo más de doce personas.

Cuando digo masacrados digo que nos están matando. Nosotros exigimos que entrara un organismo internacional y es así como la CIDH entró a Nicaragua y también Amnistía Internacional”.

Para algunas de las izquierdas del continente se hace difícil ponderar la situación que se vive en Nicaragua, toda vez que hubo quienes voluntariamente se enrolaron con los sandinistas para luchar en contra de la dictadura de Anastasio Somoza. ¿Qué le podrías decir a esos sectores respecto de lo que hoy ocurre en nuestro país?

A ellos les digo que nuestros padres fueron revolucionarios. La mayoría de ellos creía en el ideal sandinista, creía en las cuatro letras de esta revolución, en los valores de Sandino y hoy se sienten traicionados por este gobierno: Daniel Ortega y Rosario Murillo son un matrimonio dictatorial, represor, genocida, que está en deuda con todos aquellos hermanos que ellos mismos enterraron y le han faltado el respeto.

Ellos utilizaron la Constitución política de Nicaragua y la hicieron a un lado para crear leyes que los mantuvieran en el poder por más tiempo. Crearon leyes para enriquecerse, para empobrecer al país, leyes desiguales que solo aportan dinero para sus hijos, para sus brazos.

El sistema político de Nicaragua está tan estresado, Daniel Ortega no puede cubrir las necesidades del pueblo. Estamos en medio de un diálogo nacional que estuvo en pausa. Ayer estuvimos en paro nacional decretado el martes por la alianza cívica por la justicia y la democracia, en la cual estamos muchos sectores como la Coalición Universitaria de la Sociedad Civil,  la Costa Caribe de Nicaragua, el Consejo Nacional del Movimiento Campesino, la Sociedad Civil y más de cientos de empresas y organizaciones que, apoyando esta causa, se declararon en paro. ¡Estamos despiertos por los que están masacrando!

¿En Nicaragua no hay un gobierno de izquierda?

No hay. Este gobierno es inhumano. Han roto los ideales con los que llegaron al poder, han traicionado a sus hermanos y no es digno de ser dirigente del Frente Sandinista de Liberación Nacional.

En la nueva Nicaragua, la que queremos construir todo el pueblo, hay también espacio para este partido que nosotros apreciamos, por el que nuestros padres dieron su vida. Hay espacio, pero lo queremos limpio. ¡No queremos más sangre derramada! y hoy estamos llenos de sangre, no solo la de nuestros antepasados, sino de estos jóvenes que para esta lucha dieron su vida.

Este gobierno ya no existe más para el pueblo. Es ilegítimo.

En las últimas horas el presidente Ortega ha abierto nuevamente el diálogo. ¿Cómo reciben ustedes esta disposición?

Esa respuesta no es de su propia voluntad, hubo varias reuniones para presionar. El diálogo se pone en pausa porque él no tenía voluntad en ese diálogo. El diálogo fue una burla porque no había interlocutores capaces de tomar decisiones.

La iglesia católica se vio, entonces, en la necesidad de ponerlo en pausa. Tuvimos que presionar con el paro nacional para que el gobierno decidiera reanudar.

Nosotros creemos en el diálogo, nuestra lucha ha sido pacífica. Ellos nos han atacado con balas, nosotros hemos usado usleros y piedras. Ellos nos atacan con plomo, esa es la diferencia. Creemos en la revolución pacífica, no violenta y la vamos a lograr porque vamos a ver una Nicaragua libre.

¿La salida de Daniel Ortega es una demanda intransable?

Sí. Así es. Nos vamos a movilizar hasta que el gobierno salga. Es por eso que apostamos al diálogo nacional, porque es ahí donde vamos a ver el acuerdo en el cual ellos puedan salir de la manera más pacífica posible.