Diario y Radio U Chile

Año X, 19 de julio de 2018

Escritorio

Experto analiza alertas de Sernageomin por actividad en cinco volcanes

En el caso del Puyehue, Osorno, Copahue y Láscar, se decretó alerta amarilla, mientras que el Nevados de Chillán se mantiene en alerta naranja por pequeñas erupciones que se han detectado durante las últimas semanas.

Andrea Bustos C.

  Martes 3 de julio 2018 20:23 hrs. 
NEVADOS

En conversación con Radio y Diario Universidad de Chile, el geólogo de la Universidad de Chile, Angelo Castruccio comentó la situación actual de los cinco volcanes que se mantienen con actividad y que han obligado al Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin) a decretar cuatro alertas amarillas y una naranja.

Según el experto en volcanología física, la ubicación geográfica de nuestro país se vincula directamente con la cantidad de volcanes que tiene nuestro Chile y, por lo tanto, el constante contacto entre la Placa de Nazca y la Placa Sudamericana provoca actividad volcánica, por lo que “es normal que ocurran erupciones”.

En el caso de las alertas amarillas, estas fueron decretadas para los volcanes Puyehue, Osorno, Copahue y Láscar. La denominación responde a la detección de signos de una posible reactivación, lo que no significa que esto vaya ocurrir con un 100 por ciento de certeza.

Según comentó el volcanólogo, este tipo de alertas se levantan cuando se observan más sismos, fumarolas o gases desde el cráter, lo que indicaría la incubación de una erupción.

La alerta naranja, por su parte, corresponde al volcán Nevados de Chillán, que se mantiene en erupción intermitente hace ya varios meses en su cráter Nicanor.

Respecto a esta situación, Angelo Castruccio aseguró que durante el último tiempo las actividades de este volcán han sido varias, por lo que no se puede descartar ni tampoco afirmar una erupción cercana, sobre todo, por el historial geológico que tiene el cráter.

“Es un volcán que ha estado en erupción intermitente hace aproximadamente dos años, y esas erupciones han sido de baja intensidad, bastante pequeñas, y el último ciclo, que fue a comienzos de los 80 ,duro varios años, tuvo algunas erupciones medianas, pero finalmente terminó, entonces podría seguir todavía un par de años hasta que volviera a un estado de reposo, o podría evolucionar a algo mayor”, afirmó el experto.

El geólogo descartó que exista una relación entre una actividad y otra, si no que la situación solo se debe a la ubicación geográfica de nuestro país: “No hay demasiada relación salvo que estamos en la misma región, una zona de subducción”.

Además, el experto comentó que es necesario que las comunidades aledañas se mantengan pendientes de las informaciones de Sernageomin, pues, aunque la mayoría de los cráteres están alejados de grandes poblados, se debe tener conocimiento de las medidas de cuidado.

Por otro lado, ante una eventual erupción, el volcanólogo afirmó que comúnmente los residuos y partículas que quedan en el aire son guiados por el viento hacia la cordillera Argentina, por lo que difícilmente se podrían esperar catástrofes en el país. Frente a esto, el mayor peligro podrían ser los caminos de lava, sin embargo, el hecho de que la mayoría de los volcanes estén alejados de las ciudades podría ayudar a prevenir eventuales situaciones peligrosas.