Diario y Radio U Chile

Año X, 20 de noviembre de 2018

Escritorio

Agradecimiento 56

Jenny Radovcic A. Cartas al Director |

  Martes 10 de julio 2018 17:11 hrs. 
Señor Director:
También agradezco muchas horas de escucha y lectura activa de las múltiples expresiones que el proyecto Radio y Diario que usted encabezó, hicieron y hacen posible. Le deseo éxito en sus nuevos proyectos. Y también me permito dar a conocer una opinión crítica, que espero solo refuerce mi reconocimiento a su tarea: queda pendiente un esfuerzo por mostrar “caminos que se abren”, de mayor esperanza y reconocimiento a prácticas que sí están hoy cambiando los modos de vivir. Dar más voz a los creadores que a los fusileros, al trabajo de las cantoras que a los ninguneos que reciben, etc. Comunicar que la gente procure espacios de esperanzas más que de odiosidades comunes, es una responsabilidad muy grande en un país como Chile, tan dañado y escaso de esperanzas, con cifras de malestar social y de salud de escalofrío, que crecen sin tregua, mientras continuamos  agrediendo a diestra y siniestra sin compasión… No lo estoy acusando de modo liviano, de pesimista o negativo. No acuso falta de lo “alegre” de esa promesa de campaña de fin de dictadura, que nunca llegaría como deseamos, ( y que ahora valoramos como lo que fue: simplemente un buen trabajo pubicitario). Yo hablo de la responsabilidad permanente de lo humano, de conocer y sobretodo reconocer nuestras oscuridades y puntos ciegos, reconocernos resentidos en el éxito del otro, admitir  mediocridades, que envidiamos y hemos sido rabiosos y agresivos. Único modo creo yo, de evitar inculcarlo a nuestros hijos y nietos. Le hablo como auditora fiel de lunes a viernes a las 08:15: junto a la agudeza de su crítica, faltó dar certeza de que hay esperanza y dar la voz a los que están trabajando en las rutas posibles, los que no son publicistas de un cambio sino trabajadores (de la cultura, de la alimentación, de la salud, etc) y ven salidas cotidianas porque lo están haciendo posible a pequeña escala, como lo hacía el programa “Tierra Adentro”. Es cosa de buscarlos, sobran ejemplos.

Saludos cordiales,