Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 15 de julio de 2024


Escritorio
Dos investigadoras del Núcleo Milenio de estrés y adicción desde las moléculas hasta la conducta analizaron junto a Vicky Quevedo las causas y efectos de la adicción a las drogas. La directa relación entre consumo de estupefacientes y el acelerado ritmo de vida de las grandes ciudades es uno de los grandes problemas de salud en la actualidad.

" /> Dos investigadoras del Núcleo Milenio de estrés y adicción desde las moléculas hasta la conducta analizaron junto a Vicky Quevedo las causas y efectos de la adicción a las drogas. La directa relación entre consumo de estupefacientes y el acelerado ritmo de vida de las grandes ciudades es uno de los grandes problemas de salud en la actualidad.

" />

Programa Milenio

Estrés y drogas: Una atracción fatal

Dos investigadoras del Núcleo Milenio de estrés y adicción desde las moléculas hasta la conducta analizaron junto a Vicky Quevedo las causas y efectos de la adicción a las drogas. La directa relación entre consumo de estupefacientes y el acelerado ritmo de vida de las grandes ciudades es uno de los grandes problemas de salud en la actualidad.

Andrea Domedel

  Martes 22 de septiembre 2009 18:15 hrs. 
Radio-Uchile

Compartir en

Se piensa que tiene que ver con el deseo o la voluntad, pero no. Esta comprobado científicamente que la adicción a las drogas es una enfermedad crónica del cerebro que involucra interacciones complejas entre la exposición repetida a ciertas sustancias que involucra interacciones complejas entre la exposición repetida a ciertas sustancias con factores genéticos y ambientales.

No sólo las drogas ilegales en Chile como cocaína o la marihuana provocan fuertes niveles de dependencia, el tabaco o el alcohol son drogas que, pese a no ser mal vistas socialmente, tienen consecuencias  igual de nocivas en las personas. No hay discriminación de edad ni sexo. La adicción tiene un origen multifuncional, ya que involucra elementos biológicos, genéticos, psicológicos y sociales.

Para Katia Gysling, directora del centro de investigación Núcleo Milenio de Estrés y Adicción desde las Moléculas hasta la Conducta, existe un concepto muy limitado sobre las drogas. “El término se ocupa para cualquier compuesto que ingresa al organismo, incluso, los que se toman para un resfrío. Ahora, el uso más popular de droga se ha derivado para nombrar sustancias ilícitas y no para las que son adictivas en general. Es decir, todas las drogas, independiente si son lícitas o ilícitas, que tienen potencial adictivo, pueden llevar a esta enfermedad del cerebro”, explicó.

En este sentido, la especialista aseguró que tanto el tabaco como el alcohol, si bien son legales, generan graves problemas de salud en la población.

El consumo me consume

La vida agitada, las responsabilidades, las exigencias del medio y el acelerado ritmo de vida en las grandes ciudades se han convertido en las principales causas de consumo adictivo en la población.

Pero también problemas personales o situaciones específicas  pueden ser gatillantes  de consumo. “El estrés y la adicción están muy relacionados. De hecho, una de las causas de las recaídas en personas que han estado abstinentes es el estrés. Un contexto estresante precipita con facilidad la recaída a las drogas. Una persona que es adicta al tabaco, en situaciones estresantes fuma mucho más y con mayor compulsión”, afirma la subdirectora del Núcleo Milenio, María Estela Andrés.

Pero no sólo afecta a quienes ya están sumidos en el consumo. Andrés  señala que “se ha estudiado que personas que están sometidas a situaciones de estrés iniciarían con mayor facilidad una adicción”.

Una de las formas más efectivas para conocer el funcionamiento del cerebro es la experimentación con ratas. Katia Gysling explica que con estos animales se puede recrear todo el proceso adictivo.

“Desde la búsqueda de mayores niveles de adicción hasta la imposibilidad de detener el consumo. También se puede recrear, con ratas que han estado expuestas a usos abusivos, las recaídas al consumo. Uno de los factores que gatilla esto en ellas es exponiéndola a un estímulo estresante, igual que un individuo que vive en la ciudad de Santiago”, indicó.
La especialista señala que es en esta experimentación donde se ratifica que la drogadicción es una enfermedad del cerebro y no un tema de deseo o de capacidad personal para abstenerse frente a ciertos comportamientos que no se  desearía tener.

Como centro de investigación, el Núcleo Milenio ha establecido una relación interacción con médicos de área  clínica. Así se produce una retroalimentación entre los descubrimientos y avances que surgen en los laboratorios con la experiencia de los profesionales que trabajan el tema del consumo a drogas adictivas con los pacientes.

Esta vinculación es fundamental ya que pueden conocer las terapias qua aplican los doctores en distintos casos, lo que luego los investigadores comparan con los modelos animales sobre los que trabajan.

Síguenos en