Diario y Radio U Chile

Año XI, 19 de septiembre de 2019

Escritorio
Editora Diario Electrónico

Andrea Medina

Año de Elecciones = Año sin Teletón

Editora Diario Electrónico | Jueves 3 de diciembre 2009 17:28 hrs.

Dentro de la cultura pop chilena está arraigada la idea de la Teletón, 27 horas de amor en que los canales de televisión abierta se unen (como pocas veces ocurre) por un bien común: reunir dinero para financiar la rehabilitación de los niños y jóvenes que se atienden en el Instituto de Rehabilitación Infantil.

Dentro de la cultura pop chilena está arraigada la idea de la Teletón, 27 horas de amor en que los canales de televisión abierta se unen (como pocas veces ocurre) por un bien común: reunir dinero para financiar la rehabilitación de los niños y jóvenes que se atienden en el Instituto de Rehabilitación Infantil.

Por esta fecha, nuestras calles se tiñen de publicidad de las empresas relacionadas con el logo de la Teletón, para que las personas compren sus productos en pro de la ayuda solidaria y, también, para motivar las futuras donaciones en el banco asociado durante la transmisión televisiva.

En cambio, ahora las calles están plagadas de otro tipo de carteles, también muy coloridos y con rostros sonrientes que solicitan nuestra atención. Claro que en esta ocasión son de propaganda política, donde aparecen promocionándose los candidatos al Congreso o al sillón presidencial.

Ante esta campaña, la de la Teletón queda postergada. Esto no pasa por el colapso que se producirían en nuestras avenidas debido a tantos carteles colgados, sino para que los políticos no se cuelguen de la cruzada solidaria para conseguir más votantes a su favor. Este año no es la excepción y la Teletón se realizará el año del bicentenario. Será con otro presidente y, lo más probable, será el momento cuando los medios le recuerden sus promesas de campañas, esas que por estos días están siendo planteadas.

El tema de la discapacidad ha sido tocado por todos candidatos presidenciales, como no recuerdo haberlo visto antes. Está presente dentro de sus apariciones públicas y en la franja televisiva, dejando ver que sí reconocen a las personas discapacitadas dentro de la sociedad y que hay un problema con la integración que tenemos a esta.

En algunos casos se nos ha incluido dentro de las minorías existentes o como un problema para abordarlo de forma independiente, con un planteamiento que va desde los accesos públicos, pasando por la creación de beneficios para que las empresas nos contraten hasta una cuestión semántica sobre el término discapacidad. Como sea el tema está planteado, se recuerda y se hacen ofrecimientos.

En general, todas las ideas son bienvenidas para lograr la integración plena, ahora solo se debe esperar que sean cumplidas y que no se conviertan en un señuelo para los discapacitados que ejercemos nuestro derecho a voto (que aunque con dificultades para algunos, es tan válido como el de todos los votantes) y para nuestras familias, que se ilusionan al pensar en una mejor calidad de vida. Tampoco es la idea que el próximo año –en que sí hay Teletón- el tema salga junto con los carteles que nos recuerdan la campaña, como suele suceder.

Si bien la Teletón es importante para dar a conocer el tema de la discapacidad, su discusión debería pasar a ser un tema de preocupación nacional, en el que la integración y la educación fueran sus pilares fundamentales durante las 8733 horas restantes del año. Así para cuando los candidatos plateen sus campañas, no hagan una copia de los videos de los casos de la Teletón, sino que creen conciencia y formen un país sin discriminación.