Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 18 de abril de 2024


Escritorio

Vaciamiento de lago patagónico alerta sobre peligros de la construcción de Hidroaysén

El desagüe natural del lago patagónico Cachet 2 encendió la alerta no sólo sobre el calentamiento global, sino también sobre los riesgos de construir megaproyectos cuya infraestructura podría provocar un desastre natural en medio de estos fenómenos.

Ninoska Leiva

  Viernes 8 de enero 2010 19:03 hrs. 
Radio-Uchile

Compartir en

El desagüe natural del lago patagónico Cachet 2 encendió la alerta no sólo sobre el calentamiento global, sino también sobre los riesgos de construir megaproyectos cuya infraestructura podría provocar un desastre natural en medio de estos fenómenos.

El proceso de vaciamiento natural del lago patagónico Cachet 2, ubicado en el sector oriental de Campo de Hielo Norte, específicamente en el glaciar Colonia, encendió la alerta no sólo sobre el calentamiento global, sino también sobre los riesgos de construir megaproyectos como Hidroaysén.

Este fenómeno, conocido como GLOF, es un proceso natural en glaciares donde durante el verano predominan los procesos de fusión. Sin embargo, lo que no es considerado normal por los especialistas es que ocurra tres veces en menos de un año, como está sucediendo ahora. 

Ante esto, el Coordinador del Observatorio Latinoamericano de Conflictos Ambientales (OLCA), Lucio Cuenca, señaló que lo más importante es tomar medidas y, sobre todo, considerar este antecedente para oponerse al proyecto de Hidroaysén.

“Esto es una señal de alerta. Este lago está asociado con los ríos donde se pretende construir las represas de la Patagonia. La descarga de este lago puede suceder abruptamente y de construirse las represas podría significar una situación de riesgo para la misma construcción en el río Baker”, aseguró Cuenca.

Con estos antecedentes en mano, el director del Comité Nacional Pro Defensa de la Fauna y la Flora (CODEFF), Peter Hartmann, aprovechó de ratificar su rechazo a esta iniciativa energética y señaló que  “este proyecto es invasivo y destructivo. No va a ser bien visto internacionalmente y eso lo vamos a dejar en claro porque están contribuyendo a la destrucción de la Patagonia”.

Por su parte, el coordinador Internacional de la Campaña Patagonia Sin Represas, Juan Pablo Orrego, manifestó que no se puede poner en riesgo a la población por el negocio de unos pocos.

“La construcción de cinco represas en Aysén no es un proyecto país como ha sido presentado ante la opinión pública. Es un negocio privado que, de materializarse, les permitiría aumentar su poder monopólico del actual 74 por ciento de la generación eléctrica dentro del Sistema Interconectado Central a más del 90”, precisó Orrego.

El riesgo estaría asociado a la vulnerabilidad ambiental, ya que de acuerdo a las últimas investigaciones científicas, es cada vez más difícil prever los cambios climáticos causados por el derretimiento de los hielos y la gran cantidad de agua que ingresaría a los afluentes como el río Baker podrían significar un rebalse de las megarepresas.

Antecedentes importantes si consideramos que sólo por el vaciamiento natural del lago patagónico Cachet, la Oficina Nacional de Emergencia (Onemi) ya determinó decretar Alerta Amarilla en la provincia de Capitán Prat.

Síguenos en