Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 21 de abril de 2024


Escritorio

El cambio contorsionista -o gatopardo que todo cambie para quedar igual-


Viernes 5 de febrero 2010 13:09 hrs.


Compartir en

Estimado Juan Pablo Cárdenas

Un tema dominante en la política chilena de hoy es la necesidad de renovación y cambio de los dirigentes de la Concertación y centro izquierda que culminó con su gran fracaso electoral que les expulsó del gobierno.

La necesidad de un cambio en su quehacer proviene del agotamiento y envejecimiento de sus ideas y estilos, la entropía política, el nuevo padrón electoral con miles de nuevos votantes que viene, millones de votos blancos, abstención y nulos, así como la falta de democracia interna que domina esos partidos con prácticas oligárquicas y nepóticas (llenas de apellidos recurrentes de bisabuelos a nietos en cargos directivos) y la poca asertividad política. Paradójicamente, quienes se proclaman partidarios de la democracia, no la practican al interior de sus organizaciones. Estas razones -nunca escuchadas- definieron el resultado de las tres últimas elecciones.

La democracia, así nos enseñaron en Maryknoll es: “el gobierno del pueblo, por el pueblo, para el pueblo”, en Chile transformado en: “el gobierno de los políticos, por los políticos y para los políticos… de siempre”. He ahí quizás la causa de la apatía juvenil y de muchos ciudadanos. Es difícil en nuestro país que una persona -independiente y "sin apellido político"- dedicada a resolver problemas comunitarios ocupe alguna vez un cargo directivo, como ocurre en otras  democracias. La constitución debiese resguardar y promover la democracia y los derechos de los ciudadanos al
interior de los partidos.

Curiosamente, quienes llevan la voz de estas discusiones de “renovación directiva” son los más cuestionados debido a sus prácticas plutocráticas de nuevos ricos en el poder de un estado poderoso y con muchos recursos. Es bueno para Chile que muchos “dirigentes históricos” den un paso al lado o tomen un periodo sabático y abriendo espacio a nuevos actores ansiosos de participar. Lo mismo dar apertura a nuevos temas emergentes como: las problemática de los escritores, poetas y bandas musicales emergentes, el reconocimiento de las nuevas profesiones, el reciclaje de competencia de la segunda y tercera edad, la ley de la bicicleta y derechos de los ciclistas, los deportes emergentes de jóvenes como "piques" hoy clandestinos, derechos humanos de hombres aplastados por los potenciados-derechos de las mujeres, como valorar el conocimiento y saber sobre lo mediático, el fomento de la investigación, innovación y consultoría nacional, y como destrabar burocracias para emprender nuevos negocios, entre otros.

Incorporar y motivar políticamente a la juventud no es un problema de edad cronológica, sino de nuevas ideas,  comportamientos y actitudes y con un mayor uso de inteligencia política-emocional en las decisiones, que ineludiblemente requieren “nuevos-nuevos” dirigentes. Si la centro-izquierda no democratiza sus organizaciones y se niegan a escuchar a su gente es muy probable que no recobren el gobierno y que sigan disminuyendo sus electores.

Ojalá no manden a matar al analista mensajero de estas verdades vox populis en el alto y bajo pueblo.

Omar Villanueva Olmedo

Ciudadano
5.202.196-0

El contenido vertido en esta Carta al director es de exclusiva responsabilidad de su autor y no refleja necesariamente la posición de Diario y Radio Universidad de Chile.

Envíanos tu carta al director a: radio@uchile.cl