Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 25 de mayo de 2024


Escritorio

Chile presenta propuesta para adjudicarse el telescopio más grande del mundo

Los cielos más claros y limpios del planeta y una serie de proyectos astronómicos afines, son algunos de los puntos de la propuesta que nuestro país entregará al Observatorio Europeo Austral (ESO) para que la construcción del telescopio óptico- infrarrojo más grande del globo quede en territorio nacional.

Loreto Soto

  Miércoles 10 de febrero 2010 19:49 hrs. 
Radio-Uchile

Compartir en

Una de las reconocidas riquezas que tiene Chile es la amplitud, claridad y limpieza de sus cielos para el desarrollo de la actividad astronómica. Nuestro país es uno de los polos más atractivos para los científicos que trabajan en esta área  y sus diez observatorios, concentrados especialmente en las regiones de Antofagasta y Atacama, son evidencia del éxito que ha tenido esta actividad en nuestro territorio.

Es por eso que Chile presentó una propuesta para quedarse con el proyecto que le permite construir el telescopio más grande del mundo (European Extremely Large Telescope, E-ELT),  a cargo del Observatorio Europeo Austral (ESO). La organización europea ya lleva bastante tiempo analizando los mejores lugares alrededor del globo para este cometido, que promete divisar, por ejemplo, planetas con características similares a la Tierra.

En su búsqueda, la ESO visitó Argentina y Marruecos, países que quedaron en el camino en favor de las Islas Canarias, en España y el interior de la segunda región de Chile, zonas que cumplían con los requisitos técnicos necesarios para concretar la iniciativa.

Pero la competencia no ha sido fácil. Nuestro país se tuvo que jugar sus mejores cartas para captar la atención del consejo de la ESO y ofreció 567 hectáreas del Cerro Armazones a 20 kilómetros del Observatorio Paranal en Antofagasta, además de otras ventajas comparativas que tienen relación con el prestigio que tiene Chile en investigación astronómica.

“La propuesta chilena irá enfocada al terreno donde ellos quieren instalar, que garantiza noches despejadas y facilidad de instalación.  Además, se desarrollará un análisis y una propuesta sobre la conexión eléctrica para abastecer Paranal para favorecer la convergencia con otros centros de primer nivel en la zona. Por otro lado, se verá toda la oferta de participación en temas tecnológicos de Chile en las licitaciones y se hará algún alcance en relación al tiempo de observación. Es más conveniente ubicar el telescopio en Chile por todas las sinergias y el tipo de acceso que tenemos a los cielos limpios. Pero la decisión, finalmente, es política”, aclaró la presidenta (s) de Conysit, María Elena Boiser.

Y es justamente este último punto el que podría complicar las cosas. Por un lado, España forma parte de los 13 países que conforman la ESO y la Unión Europea.  Además, se requiere de una fuerte inversión promovida por los gobiernos, lo que, en el caso de Chile, aún no estaría claro.

Según el director del área de Ciencia, Tecnología, Innovación y Energía del ministerio de Relaciones Exteriores, Gabriel Rodríguez, Chile lleva la ventaja en cuanto a las mejores condiciones astronómicas porque tiene dispuesto un 10 por ciento más de tiempos de observación. Sin embargo, reconoció que la condición de multigobiernos de la ESO hace que la decisión sea finalmente política.

“Cuando hablamos de un proyecto de esta naturaleza lo que nos interesa es involucrar al conjunto del país. Poco a poco hay que entender que esto no es algo especializado que está en el desierto y de lo que alguna vez vemos fotos, sino que es algo que tiene que ver con desarrollo de la zona, el turismo, el desarrollo tecnológico, la posibilidad que se gesten empresas y apertura del ámbito profesional para operadores e ingenieros. Este es un proyecto que va mucho más allá de la astronomía y eso es lo que queremos mostrar”, aseguró Rodríguez.

Con el inicio de las operaciones planificadas para el año 2018, el E-ELT pretende desentrañar los mayores desafíos científicos de nuestro tiempo: la búsqueda de planetas similares a la Tierra donde podría existir vida, la arqueología estelar de galaxias cercanas, la medición de las propiedades de las primeras estrellas y galaxias e investigar sobre la naturaleza de la materia y la energía oscura.

Síguenos en