Diario y Radio Universidad Chile

Año XIII, 24 de octubre de 2021

Escritorio MENÚ
Julio Hurtado

Transporte público: ¿Regreso a la ley de la selva?

Julio Hurtado | Lunes 24 de mayo 2010 17:45 hrs.


En días recientes, dos hechos han llamado la atención en nuestra ciudad de Santiago. Una, es la repentina cobertura que (sospechosamente) apareció en los medios, especialmente en el duopolio escrito, acerca de los déficit y problemas del Transantiago. Esta cobertura antecedió el anuncio del Ministerio de Transporte para subir las tarifas del Transantiago. Pero, principalmente, y lo más preocupante, antecedió el anuncio ministerial de futuros cambios estructurales al sistema de transporte público de Santiago.

Según los adelantos de estas reformas, se busca introducir mayor competencia en el sistema. De manera inicial, solamente en los alimentadores, dejando los troncales tal como están.

Debemos tener en cuenta que, pese a los problemas y frustraciones, el Transantiago ha demostrado que es necesaria la intervención del Estado. Incluso, ha demostrado la necesidad ineludible de un subsidio estatal. Se precisa esta aclaración, ya que,  en el discurso oficial, en las editoriales, en las vocerías académicas, y en los balbuceos de parlamentarios,  se percibe un dejo de nostalgia por el superado sistema de las micros amarillas. La razón que sustenta este despropósito es que ese modelo de gestión de transporte público, no requerían de un subsidio estatal.

Es cierto. Las micros amarillas debe haber sido el único sistema de transporte público en el mundo que no requería de subsidio estatal. No obstante lo anterior, aclaremos que no había un subsidio monetario del Estado, pero eran los usuarios (mayoritariamente los más pobres de nuestra sociedad) quienes lo subvencionaban, a través del peligro, la suciedad, la congestión, el maltrato, la contaminación, incluso la vida.

También es cierto que el Transantiago adolece de una serie de problemas, y que no ha resultado como se planificó originalmente. Pero, tal como lo sostienen los más importantes expertos en la materia, y como lo hemos repetido innumeras veces, este  nuevo sistema va en la dirección correcta.

Por lo tanto, la solución no está en volver atrás. Es grotesca la preocupación de la autoridad por la rentabilidad sectorial específica del sector transporte, y no por la rentabilidad y eficiencia de la ciudad y sociedad en general.

Hay en estos anuncios y en este ambiente construido por los medios, un tufillo de imposición ideológica a ultranza: el mercado tiene que estar presente en todos los ámbitos. Pero, como hemos repetido hasta la saciedad, en la ciudad la acción sin control del mercado no siempre va de la mano con el bien común.

Un segundo elemento es la consulta que se realizará en la comuna de Las Condes respecto a la posible instalación de un mall (pequeño, pero mall) en el barrio aledaño a las calles Martín de Zamora y Colón, pero este tema lo trataremos en nuestra próxima columna.

El contenido vertido en esta Columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de Diario y Radio Universidad de Chile.