Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 22 de junio de 2024


Escritorio

Gobierno lanza Plan de Seguridad Pública con críticas a la Concertación y ambiciosas metas

Una de las principales ideas fuerza del programa de gobierno del Presidente Sebastián Piñera, el combate frontal contra la delincuencia, se materializó hoy cuando el Mandatario acompañado del jefe de gabinete, Rodrigo Hizpeter, lanzó el plan Chile Seguro, que buscará bajar al 2013 los hogares víctimas de delitos de un 33,6 por ciento a un 29 por ciento y disminuir en un cuarto los delitos en espacios públicos.

Ninoska Leiva

  Miércoles 4 de agosto 2010 15:34 hrs. 
Radio-Uchile

Compartir en

El Gobierno presentó el plan de seguridad pública 2010-2014, denominado Chile Seguro. El cual está construido principalmente sobre tres ejes: la creación de un Centro de Análisis del Delito, un Programa de Barrio Seguro y un Fondo Nacional de Seguridad.

El objetivo de estas medidas es disminuir la cantidad de delitos no sólo en la vía pública, sino también en los hogares del país. Así lo afirmó el ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, quien destacó que lo novedoso del plan es que por primera vez se trabajará totalmente en conjunto entre el Gobierno, Carabineros, Investigaciones, el Parlamento, la comunidad y, por sobre todo, con los municipios.

“El plan Chile Seguro es un esfuerzo integral que hoy presentamos a la ciudadanía, donde el control policial es sin duda una herramienta eficaz, firme y decidida para combatir el delito, pero no es la única, también profundizaremos en acciones de prevención, de protección, de apoyo y rehabilitación. Todos ellos los ejes que componen nuestro plan de seguridad pública para los años 2010-2014”, indicó el jefe de gabinete.

De esta forma, la iniciativa pretende entregar mayores atribuciones en materia de seguridad a las municipalidades, las que, por ejemplo, estarían obligadas a tener planes cuadrantes de seguridad preventiva, entre otras cosas, pero no se especifica más entrega de recursos.

Otro de los puntos fuertemente abordados tanto por el ministro del Interior como por el Presidente Sebastián Piñera fue “el vuelco” que existirá en materia de delincuencia en este Gobierno. Las autoridades aseguraron que se endurecerá la mano contra los delincuentes, que se les quitaran beneficios y que las víctimas serán quienes obtengan mayor resguardo y seguridad.  En este sentido, el Mandatario aprovechó de recordar el aumento de la delincuencia durante los gobiernos de la Concertación.

“En materia de narcotráfico, hace veinte años atrás se estimaban en 100 mil los chilenos y chilenas, especialmente jóvenes que consumían drogas, esa cifra hoy se ha multiplicado por más de seis veces, y son 625 mil las chilenas y chilenos que hoy consumen drogas. En materia de delincuencia el año pasado se cometieron más de dos millones de delitos. Este es el cuadro y esta es la principal preocupación y el principal compromiso que asume nuestro Gobierno y aplicarle todo el rigor de la ley, pero siempre dentro del marco de la ley”, indicó el Mandatario.

Tanto las nuevas atribuciones a los municipios como las críticas en la gestión de seguridad pública  fueron abordadas por el ex subsecretario del Interior y actual parlamentario, Felipe Harboe, quien aseguró juzgará este plan de Seguridad Pública por los resultados.

“Se está endosando una responsabilidad en materia de delincuencia a los alcaldes y se estaría terminando con un programa de fondos que van dirigidos a ellos y eso puede ser complicado. Espero que tenga buen resultado, yo confío en que la Alianza iba a entender que esto es una política de Estado. Además es contradictorio, porque por un lado dice (el Gobierno) que hay que cambiar la mano para cerrar la puerta giratoria y, por otro lado, el ministro de Justicia aparece criticando la gente que hay en la cárcel, o sea, hemos aumentado la población penal porque hemos endurecido fuertemente la mano. Yo sigo las palabras del Presidente cuando dijo hay que ver resultados. En 2003 había un 43 por ciento de victimización y en 2009 disminuyó a 33 por ciento de victimización. Yo espero que efectivamente en cuatro años puedan tener una baja como la que hicimos nosotros desde 2006 al 2009”, señaló el diputado PPD.

El primer objetivo del plan es reducir de aquí al 2013 el porcentaje de hogares víctimas de delitos de un 33, 6 por ciento a un 29 por ciento. Mientras que se espera que los  delitos en el espacio público disminuyan en un 25 por ciento, es decir, que hayan 320 mil delitos  menos que en 2009.

Pero para la abogada del Centro de Estudios de Seguridad Pública de la Universidad de Chile, Olga Espinoza, para cumplir con estos propósitos debe lograrse un equilibrio en “endurecer la mano” y hacer un importante mejoramiento en las políticas carcelarias.

“El tema no es sencillo porque en los últimos años, luego de la implementación de la  Reforma Procesal Penal en Chile se observa un aumento importante de la población encarcelada, por lo tanto, es evidente que si este tipo de medidas no van aunadas con una serie de inversiones de disminución de condiciones de vulnerabilidad de los sujeros que se encuentran recluidos, y ahí es muy claro el tema laboral, educacional, pero sobre todo el consumo problemático de drogas, un factor que definitivamente incide en la reincidencia delictual”.

Según la experta, no se puede separar la seguridad pública de las condiciones carcelarias, ya que asegura que “mientras más reinserción social, mayores planes de ayuda a quienes cometen un delito y el aumento de la atención a quienes sufren de adicciones” se estará apuntando en directa proporción para disminuir los delitos en la vía pública, ya que si no se le dan oportunidades de reinserción a un reo, lo más probable es que vuelva a delinquir al no encontrar amparo en la sociedad.

Síguenos en