Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 15 de junio de 2024


Escritorio

Pobladores de Caimanes rechazan plan de traslado de minera Los Pelambres e insisten en compensaciones económicas

Cuando ya cumplen 45 días de huelga de hambre, los once pobladores de Caimanes que mantienen la medida de presión no dan su brazo a torcer y exigen que además del plan de traslado, minera Los Pelambres otorgue una reparación económica por perjuicios. La construcción del tranque de relaves tóxicos “El Mauro” causó graves problemas al medio ambiente, perjudicó la agricultura del lugar – principal actividad económica de la zona - y hoy amenaza con rebasarse.

Ninoska Leiva

  Lunes 8 de noviembre 2010 2:41 hrs. 
Caimanes

Compartir en

Los 45 días de la huelga de hambre de los once habitantes de la comunidad de Caimanes lograron que la minera Los Pelambres accediera volver a sentarse en la mesa de diálogo. Sin embargo, a dos días de ocurrido el encuentro entre ambas partes, no existen avances en la negociación, ya que la compañía insiste en implementar un plan de traslado y no cerrar el tranque de relaves tóxicos, tal como lo piden los habitantes de este poblado.

El vocero y presidente de la comunidad de Caimanes, Cristián Flores, informó que el principal problema es que la minera les aseguro que “no pueden terminar con las faenas del tranque” y que la única solución es que “se cambien a vivir en otro lugar”, donde les entregarían viviendas similares a las que tienen ahora.

“En lo que estamos topando es en un punto de reparación por daños y perjuicios. Ellos dicen que no corresponde nada y que sólo estarían dispuestos a hacer el traslado de la gente o dar una casa en otro lado. Nosotros queremos que cierren el tranque porque nuestro pueblo tiene más de 500 años y queremos seguir ahí”, comentó Flores.

El vocero insistió en que la propuesta de la minera Los Pelambres no será aceptada ni por los huelguistas, ni tampoco por  los miembros de la comunidad porque les están pidiendo que, en muchos casos, abandonen el lugar donde nacieron y se cambien de casa y de trabajo, a cambio de nada.

Juan Villalobos, uno de los ayunantes, reafirmó esta posición y aseguró que van a
“continuar en la huelga de hambre hasta que la mesa esté finiquitada”. Respecto del estado de salud de los huelguistas, Villalobos indicó que, por el momento, están todos “estables, pero con un estado de salud delicado”. “Hemos experimentado una baja de peso de diez a once kilos. Ojalá esto termine pronto, pero si va a prolongarse, aguantaremos hasta el final”, sentenció.

El miedo de la comunidad de Caimanes no es sólo que se desgrane el embalse El Mauro que sólo cuenta con una cortina de arena, también sienten temor por los graves riesgos en la salud que implica vivir en un lugar con un medio ambiente contaminado que pueden ir desde problemas en el aprendizaje e incluso hasta la muerte.

Este embalse no fue construido con las medidas recomendadas internacionalmente para proteger el lugar donde fue emplazado como por ejemplo que el fondo del tranque sea sellado para que los restos minerales no pasen a las napas subterráneas y contaminen las aguas y, por ende,  a las personas que habitan en los alrededores.

Por otro lado, la comunidad de Caimanes argumenta que existe negligencia de parte del Gobierno al decir que “este es un conflicto entre privados”, aún cuando fueron las instituciones gubernamentales las que autorizaron la construcción de este tranque de relave en un terreno a nivel de suelo y cercano a poblados, situación que no debería estar permitida.

Síguenos en