Diario y Radio Universidad Chile

Año XIII, 6 de diciembre de 2021

Escritorio MENÚ
Antonio Infante

Nuevos anuncios en salud: ¿Sólo promesas?

Antonio Infante | Miércoles 1 de diciembre 2010 18:08 hrs.


Con gran despliegue publicitario se anunció la implementación del Bono AUGE a partir del 1º de enero de 2011. Una excelente noticia para los usuarios. Ellos podrán elegir dónde resolver el problema de salud AUGE que ya estaba con su garantía vencida. El Gobierno lo único que hace es cumplir con la ley, algo que no resultó durante gran parte de la administración anterior.

Pero cuidado. Son demasiados anuncios los que ha hecho la cartera de Salud y que no se han cumplido. Recuerden que el país se iba a llenar de hospitales modulares para paliar el desastre del terremoto: anuncio fallido por nula viabilidad económica y administrativa.

A fines de octubre se licitarían todas las listas de espera. El único avance fue una reducción de los pacientes en espera por una limpieza de las bases de datos. Ahora con el bono AUGE la medida se pospone para el próximo año.

Anuncios semejantes se han hecho respecto a las licencias médicas; a la obligación de los médicos para cumplir horarios; al financiamiento de la atención primaria municipal, etc.

Las promesas no logran que salud salga bien evaluada en las encuestas, de hecho es uno de los problemas más sentidos por la ciudadanía. El ministro del ramo logró repuntar gracias a los mineros y no por el cumplimiento de sus promesas.

¿Quién hace seguimiento a las promesas? ¿Puede una cartera respaldarse sólo en maniobras comunicacionales? ¿Dónde están los fiscalizadores, los diputados que representan los intereses ciudadanos? ¿Dónde está el Colegio Médico, otrora gran defensor de la salud pública?

Es urgente contar con canales de comunicación que hagan seguimiento a las promesas y que sistemáticamente evalúen los avances.

Junto con el nuevo logo del gobierno debería aparecer su slogan preferido: “promete, promete que algo queda”.

El contenido vertido en esta Columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de Diario y Radio Universidad de Chile.