Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 15 de junio de 2024


Escritorio

Vecinos de Puente Alto mantienen toma de Unicef y advierten con más ocupaciones

Pobladores de Puente Alto mantienen toma de la Unicef para visibilizar su malestar ante la nula respuesta de la alcaldía y del gobierno a sus demandas.

Cristián Pacheco

  Lunes 25 de julio 2011 20:15 hrs. 
cañamera

Compartir en

Completando un quinto día en toma de las dependencias de la Unicef, y dispuestos a radicalizar su postura, están los pobladores de Puente Alto que se ven afectados por el levantamiento de sus casas en terrenos donde funcionaba el ex vertedero La Cañamera, las conocidas casas de nailon que construyera la empresa Copeva a mediados de la década de 1990.

Esta situación fue denunciada desde 2004 y son variados los estudios que señalan que el lugar es insalubre y de alta exposición a metales pesados. Una situación inaceptable que ha colmado la paciencia de los pobladores de las villas El Volcán 1, 2 y 3, Estación de Ferrocarriles, Santa Catalina, Sargento Menadier y San Guillermo.

Adultos y niños están instalados en la oficina de Unicef ubicada en Las Condes, hasta donde llegaron estudiantes secundarios para apoyar la protesta, y sólo unos pocos pudieron ingresar. Los 12 jóvenes fueron fuertemente reprimidos por carabineros, quienes habían sido alertados por la división de seguridad de las Naciones Unidas, tal como informó la encargada de la Unicef para Chile, Francisca Palma.

“La situación para nosotros es muy complicada, porque las demandas que ellos tienen son demandas que Unicef no tiene posibilidad de cumplir, porque son demandas para el gobierno y nosotros somos un organismo de Naciones Unidas. No obstante, nosotros hemos actuado dentro de lo correcto, hacemos un esfuerzo enorme por lograr las peticiones que ellos han pedido”, indicó Palma.

Una de las gestiones logradas por los funcionarios de Unicef fue contactar al encargado de la OMS, Organización Mundial de la Salud en Chile, José Antonio Pagés, el cual se comprometió a colaborar con los pobladores de Puente Alto en el levantamiento de estudios epidemiológicos que corroboren la contaminación del sector sobre el que exigen soluciones los manifestantes.

Graciela Andrade, dirigente y vocera de la toma, asegura que mientras no se cumplan sus demandas y no haya una respuesta del gobierno, no depondrán la toma. La dirigente recalcó que “lo que menos quieren es que el tema se divulguen, pero acá nos vamos a mantener. No tenemos nada más que perder, somos casas Copeva, viviendas construidas sobre un vertedero, entonces no tenemos nada que perder, estaremos aquí hasta el final”.

Durante la tarde, un grupo de pobladores se tomaron momentáneamente la sede de RN y conversaron con los vicepresidentes de Renovación Nacional, Claudio Eguiluz y Juan Pablo Camiruaga, para exigirles que emplazaran al alcalde Ossandón a tomar cartas en el asunto, además de contactarse con La Moneda para conformar una reunión y una mesa de trabajo en que se asegure la búsqueda de soluciones a sus demandas.

Marcela Salinas, dirigente de la Asamblea de Pobladores de Puente Alto, reafirma que seguirán hasta las últimas consecuencias ya que no tienen nada que perder luego de las injusticias que han vivido. “Estamos decididos, vamos a seguir peleando, si no hay solución y Ossandón sigue reprimiendo a los pobladores, las sedes de RN y UDI serán tomadas. También nos encargaremos de que la Concertación pague, los vecinos estamos decididos a pelear, y vamos a pelear hasta tener nuestra solución, que es salir del terreno contaminado”, enfatizó Salinas.

Por el momento, no tienen la respuesta prometida por parte de los dirigentes de RN, por lo que la dirigente asegura que pueden seguir tres meses con la Unicef tomada mientras no se conforme la mesa, se congele el pago de dividendos de las viviendas, y se busque una solución a esta situación que denuncian desde hace más de seis años.

Síguenos en