Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 18 de julio de 2024


Escritorio

Gobierno baja perfil a escaso apoyo de RN y la UDI a proyecto de vida en pareja

Esta semana en La Moneda se dará a conocer el proyecto de “Acuerdo de vida en pareja” (AVP), que tiene por objetivo regular las uniones de hecho, tanto entre heterosexuales como en homosexuales. La iniciativa no está exenta de polémica dentro de la coalición gobernante y, de hecho, los presidentes de Renovación Nacional y la UDI no asistirán a la ceremonia.

Macarena Scheuch

  Lunes 8 de agosto 2011 17:33 hrs. 
AVP

Compartir en

Entre este martes y miércoles el Presidente Sebastián Piñera anunciará en La Moneda el envío al Congreso del proyecto de “Acuerdo de vida en pareja” (AVP), que tiene por objetivo regular las uniones de hecho tanto hétero como homosexuales.

La iniciativa tendría entre sus objetivos darle reconocimiento notarial y ante el Registro Civil a las parejas que suscriban el acuerdo, lo que les permitiría tener acceso a beneficios de salud, previsión y modificaciones a la ley de herencia, descartando además la exigencia de que las parejas tengan un año de convivencia para poder acceder a ellos, como se había planteado.

Este paso se da luego de una intensa discusión al interior los partidos de la Coalición por el Cambio, que se enfrentaron por distintas visiones valóricas. De hecho, ni el presidente de la UDI ni de Renovación Nacional, Juan Antonio Coloma y Carlos Larraín, respectivamente, estarían presentes en la ceremonia.

Ello porque ambos líderes de la coalición habrían planteado en el comité político de la semana pasada sus reparos frente a la iniciativa, especialmente por el hecho de que el acuerdo se lleve ante el Registro Civil, puesto que se acercaría demasiado al matrimonio.

El diputado RN Joaquín Godoy, uno de los principales impulsores del proyecto, afirmó que éste es muy potente y que genera igualdad para personas desprotegidas por la ley, incluyendo un reconocimiento a personas del mismo sexo.

Respecto a la ausencia de Coloma y Larraín, el parlamentario reconoció que la UDI es un partido más conservador en lo valórico, a pesar de que no todos sus diputados rechazarán la iniciativa,  y aseguró que respecta la decisión del presidente de su conglomerado.

“En el caso del presidente de mi partido, al igual que nosotros tenemos con los parlamentarios Rubilar, Sabat, Browne, hay una libertad en estos temas para votar e impulsar como a nosotros mejor nos parezca, él tiene también la libertad de dar su opinión, y yo eso lo respeto, no lo comparto en absoluto creo que el mundo va para otro lado y eso es un poco hoy lo que está reflejando la manera como está legislando el Presidente Piñera”, señaló el diputado de RN.

Al igual que Godoy, el vicepresidente de RN, Pedro Browne, señaló que la actitud de los presidentes llama la atención porque uno puede estar en acuerdo o desacuerdo pero se trata de un compromiso y añadió que las aprehensiones no tienen asidero.

Sin embargo, desde La Moneda el vocero de gobierno, Andrés Chadwick, entendieron las razones de los líderes de los partidos para marginarse.

“No es un proyecto de ley del cual el Ejecutivo le pida a los partidos de la coalición de gobierno que le entreguen su respaldo, sino que respeta absolutamente las diferencias o apreciaciones distintas que puedan haber sobre el tema. Para efecto del Gobierno no hay ningún inconveniente en que personeros de los partidos de la Coalición por el Cambio puedan expresar sus distintas visiones sobre el tema”, afirmó Chadwick.

Por su parte, Luis Larraín, uno de los directores de la Fundación Iguales y quien participó de la campaña de Piñera, destacó que el mandatario cumpla su palabra y aseguró que es un hito importante en la reivindicación de la diversidad sexual, a pesar de que aún falta mucho para un matrimonio igualitario.

Larraín recalcó que, afortunadamente, dentro de la UDI y Renovación Nacional existen parlamentarios con una posición más liberal que los presidentes de los partidos por lo que hay confianza en que el proyecto se va aprobar.

En tanto, Teresa Valdés, coordinadora del Observatorio de Género y Equidad, sostuvo que, a pesar de los cambios, el proyecto sigue siendo insuficiente.

“El proyecto sigue con las mismas debilidades que tenía antes porque exigir un año de convivencia previa sigue siendo un detalle para lo que está de fondo, que es la reivindicación de los movimientos, que es no distinguir entre personas según su orientación sexual o su sexo a la hora del derecho de vivir común y tener una relación afectiva que constituya alguna forma de parentesco, eso es lo que está en juego. Si le exigen o no la convivencia da lo mismo cuando igual se está estableciendo un estatuto de relaciones de segunda, y eso es algo que a nosotros nos parece inaceptable”, explicó la coordinadora del observatorio.

Teresa Valdés lamentó que no todas las organizaciones sociales con una opinión sobre este tema hayan sido consultadas por el gobierno y subrayó que estos actores deberían ser escuchados, al menos, en el Congreso.

Síguenos en