Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 15 de julio de 2024


Escritorio

Gremios y expertos critican Presupuesto 2012: “Se necesitaban esfuerzos que no se hicieron”

Insatisfechos se mostraron expertos y dirigentes gremiales con la aprobación del Presupuesto 2012 que, según ellos, no cubre las necesidades del país en torno a las demandas ciudadanas y no consagra un sistema de protección social en miras a la eventual crisis que golpea a los mercados mundiales.

Loreto Soto

  Miércoles 30 de noviembre 2011 19:13 hrs. 
presupuesto

Compartir en

La aprobación del Presupuesto 2012 enviado por el Ejecutivo abrió muchas dudas en torno a si da el ancho para satisfacer las crecientes demandas sociales y, al mismo tiempo, hacer frente a un amenazante mercado internacional que continúa en la cuerda floja.

Según el académico de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile, José Yáñez, el Erario Nacional para el próximo año es “ligeramente expansivo”, ya que el nivel del gasto anotará un incremento cercano al cinco por ciento, mientras que el Producto Interno Bruto crecería por debajo de esa cifra.

Por lo mismo, el experto en finanzas públicas llamó a la cautela a la hora de implementar reformas, ya que el escenario futuro podría comprometer incluso menos ingresos para el Estado.

“El Presupuesto está calculado con un crecimiento del cinco por ciento y hay claros indicios de que va a ser muy difícil conseguir tasas de ese orden. Todas las peticiones por más recursos que vengan más adelante se van a topar con este panorama bastante complicado que implica que se recauden menos recursos por la vía del sistema tributario”, dijo el especialista.

Sin embargo, el economista de la Fundación Sol, Gonzalo Durán, afirmó que el Presupuesto para el próximo año no cumple con las expectativas que pusieron sobre la mesa los movimientos sociales y precisó que tampoco se hace cargo del gasto que se debería hacer durante un eventual periodo de crisis, donde las políticas deberían tender a proteger aún más los programas que benefician a los sectores más vulnerables.

“Es un Presupuesto conservador porque ante la situación que vive el país y el cuadro mundial que se proyecta, se necesita un impulso mucho más energético para intentar superar la realidad laboral y social que hoy está sintiendo el país. Tenemos un diagnóstico negativo y para eso se necesitan esfuerzos, que este gobierno no hizo, pero que sí se podían hacer”, comentó.

Durán recalcó que a la llegada de una crisis, el 60 por ciento del empleo que ha creado el Gobierno “se va a evaporar” y afirmó que ante esa situación lo correcto es blindarse con Presupuestos más audaces y no tan restrictivos.

Opinión similar manifestó el dirigente sindical, José Ortiz, quien sostuvo que la falta de recursos para apoyar a las personas con trabajos más precarios sólo ayuda a mantener las inequidades.

“Lo que está ocurriendo es que la nueva riqueza que los trabajadores están creando al producir se va a las manos de las grandes empresas y los empleados vamos a seguir viviendo en condiciones paupérrimas, con empleos precarios y sin seguridad social efectiva”, señaló Ortiz.

Además de los aportes sociales y en Educación, otra área conflictiva es Salud. Si bien, el ministro del ramo, Jaime Mañalich, se mostró satisfecho porque para el 2012, este ítem acaparará el 18,7 por ciento del total del gasto fiscal, con aproximadamente 568 millones de dólares, los gremios aún no se convencen de que se esté haciendo lo suficiente para impulsar el sistema.

En esa línea, la recién asumida presidenta de la Federación Nacional de Profesionales de los Servicios de Salud (Fenpruss), Marina Guevara, manifestó su inconformidad con el Presupuesto 2012 que, a su juicio, no cubre las necesidades del sector público.

“Las cifras se ven muy menores y nosotros creemos que hay que hacer un aporte más importante para dar una atención de calidad. Necesitamos apoyo tecnológico, insumos adecuados y recursos humanos. Hay que partir por evaluar cuál es la dotación que tenemos y la que realmente necesitamos. En un momento planteamos que el monto ofrecido se debería doblar y sugerimos una reforma tributaria, donde el 15 por ciento de la recaudación se destinara a salud”, indicó.

Pero además los funcionarios han subrayado que mientras el aporte fiscal en Chile para la salud ocupa un 2,3 por ciento del PIB, en el resto de los países de la OCDE éste llega al 6,8. Así las cosas, en 50 años más podríamos llegar a ese nivel de gasto.

La dirigente insistió también en que la estructura de la asignación de recursos continúa beneficiando al sistema privado ya que financia, a través del AUGE, a las personas que requieren algún tipo de intervención, pero que por la falta de especialistas y de infraestructura, debe recurrir a los centros de salud privados.

Síguenos en