Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 14 de julio de 2024


Escritorio

A casi 30 años de la guerra

Argentina y Gran Bretaña endurecen posturas en conflicto por Malvinas

El término de la licencia médica de la presidenta de Argentina, Cristina Fernández, coincidió con las críticas que el primer ministro británico, David Cameron, realizara sobre las intenciones “colonialistas” del país trasandino respecto a las Islas Malvinas, un tema de soberanía que matizará el trigésimo aniversario del conflicto bélico entre ambos países.

Juan San Cristóbal

  Viernes 27 de enero 2012 19:57 hrs. 
malvinas

Compartir en

El regreso de Cristina Fernández a la actividad política fue seguido en Argentina como un golpe de confianza a un gobierno que inicia su segundo período, con la mirada en temas financieros ante la crisis y la siempre presente petición del gobierno trasandino para exigir su soberanía sobre las Islas Malvinas, a casi treinta años de la guerra con Gran Bretaña.

El primer ministro británico, David Cameron, esbozó críticas al Estado Argentino, quien indicó que actúa con una actitud “colonialista”, lo cual fue criticado en forma transversal allende Los Andes.

En su primera intervención pública, la Mandataria declinó de responder acusaciones que, a su juicio, carecen de argumento, quien señaló que “escuché que nos trataban de colonialistas. La verdad es que uno tiene la tentación de contestar, pero creo que hay que evitarlo. Cuando se dicen esas cosas, no se tienen razón ni argumentos”.

Cristina Fernández sumó nuevos argumentos a la lucha diplomática que Argentina lleva ante Naciones Unidas, entidad a la que han solicitado que actúe como intermediario con el gobierno británico por el tema, el que también guarda un trasfondo energético.

“Nosotros tenemos un concepto de soberanía que enlaza la nación con el pueblo, con la historia y la defensa de los recursos naturales, porque hablaremos con todas sus letras. Están depredando nuestros recursos naturales, nuestro petróleo y nuestra pesca, y no he escuchado a ninguna ONG ambientalista que haga críticas al Reino Unido por lo que están haciendo en Malvinas”, indicó la presidenta.

Su postura fue reafirmada por toda la clase política. Este viernes el Senado emitió una declaración donde apoya las declaraciones de la presidenta Fernández, mientras que el Canciller Héctor Timerman subrayó que la petición argentina coincide con los ánimos de integración territorial que promueve la ONU.

“Las Naciones Unidas expresan que existe un problema colonial de soberanía, y que la única forma de resolverlo son conversaciones directas entre Gran Bretaña y la República Argentina, y dice que el principio que rige es integridad territorial, no el de autodeterminación de los pueblos”, apuntó el Canciller.

En Sudamérica, los países vecinos cierran filas en torno a la demanda trasandina. Todos los puertos del Atlántico y el Pacífico, incluyendo Chile, tomaron la decisión de no aceptar embarcaciones con la bandera de las Islas Falklands, un emblema que el ex embajador chileno en Argentina, Eduardo Rodríguez, considera lógico y solidario.

El diplomático apuntó que “me parece absolutamente lógico y justo, no tendría explicación que traten de ingresar barcos con bandera de las Islas Malvinas. Si son banderas inglesas, perfecto, el otro es un territorio que está en disputa y la resolución de Naciones Unidas es que hay que resolverlo”.

Por contraparte, el gobierno británico informó del aumento de grupos militares presentes en estas islas, esto en respuesta a una postura “agresiva” que ellos consideran respecto a la petición argentina, un clima de enfrentamiento próximo al trigésimo aniversario de una guerra entre ambos países, que en 1982 dejó un millar de soldados muertos en combate.

Síguenos en