Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 24 de julio de 2024


Escritorio

Los intereses detrás de la caza de lobos marinos

Desde las motivaciones de los grandes industriales – incluidos salmonicultores – hasta el tráfico ilegal de estos mamíferos, serían algunas de las razones escondidas en la luz verde a la caza autorizada de estos animales. Expertos advierten que no existen los estudios que justifiquen una medida como esta, que podría provocar un daño irreparable a esta especie en el país.

Loreto Soto con información RFI

  Lunes 20 de febrero 2012 19:29 hrs. 
lobos_marinos12

Compartir en

A toda máquina continúa la campaña de organizaciones ambientalistas para frenar la disposición del Ministerio de Economía, que autorizará la entrega de cuotas para la matanza de lobos marinos en las costas de nuestro país.

En enero, el Comité de Defensa Pro Flora y Fauna (Codeff), el centro Ecoceanos y la Sociedad Mundial para la Protección Animal (WSPA) entregaron en La Moneda siete mil firmas en contra de la medida, que levanta la veda que se mantiene en la actualidad sobre esta especie. La idea es llegar a 50 mil firmas en marzo para detener lo que se ha calificado como una estrategia para beneficiar los intereses económicos de algunos actores.

El “Plan de Manejo de Lobos Marinos” nació como una iniciativa del ministro de Economía, Pablo Longueira, para solucionar la escasez de recursos que enfrentan los pescadores artesanales. Según explicó la autoridad, serían estos mamíferos los que con sus hábitos alimenticios estarían provocando la disminución de peces y, por lo mismo, la idea es otorgar a los pescadores zonas donde se autorice la captura y caza de  lobos marinos.

Sin embargo, el propio presidente del Sindicato Caleta Puertecito de San Antonio, Cosme Caraciollo, manifestó su rechazo a esta iniciativa, pues aseguró que no toma en cuenta los problemas de fondo.

“Si hay un problema con los lobos es porque justamente el Gobierno y el sector empresarial han arrasado con los recursos pesqueros de los que dependen estos animales. A mis redes han llegado lobos, pero lo hacen porque no hay más recursos y empieza a agudizarse la competencia entre ellos y nosotros. Pero aquí el gran responsable es la industria pesquera. Para que haya solución, tenemos que sacar a los que desequilibran el medio marino y esa es la industria, que pesca para enriquecerse no como nosotros que lo hacemos para vivir”, afirmó el dirigente.

De hecho, en los últimos diez años las autoridades otorgaron más del 90 por ciento de las cuotas de pesca a los industriales y ciertas especies desaparecieron hasta en un 70 por ciento.

Pero además, desde las organizaciones advierten que existen otro tipo de motivaciones para dar luz verde a esta caza. Juan Carlos Cárdenas, director de Ecoceanos, apuntó sus dardos hacia las grandes compañías de salmonicultura.

“La industria está exigiendo que se le despeje el área de predadores porque tienen un impacto sobre sus cultivos. Al romper las redes consumen salmones o generan escapes. Ellos señalan que tienen pérdidas por 77 millones de dólares anuales. Históricamente siempre han eliminado lobos marinos de forma ilegal y ahora quieren que el Estado lo haga de manera formal”, denunció el ambientalista.

Los lobos marinos también son apetecidos en el mercado asiático, donde sus genitales son adquiridos por grandes sumas de dinero por el poder afrodisiaco que poseen. Esto hace que economías como China, Japón y Corea, presionen sobre el tráfico ilegal de estos animales, que también se ve acrecentado por su necesidad en zoológicos y circos acuáticos en todos los continentes.

Falta de estudios y fiscalización

Por otro lado, el mundo académico también ha mostrado sus reticencias respecto de la apertura de cuotas de cazas, ya que – según indican – las autoridades no han presentado estudios fidedignos que justifiquen esta medida.

“No ha habido un plan nacional de investigación y de monitoreo al lobo marino. Aquí sólo ha habido proyectos esporádicos. Se ha financiado a distintos investigadores con diversas metodologías y con distintos propósitos también. De tal manera que cuando se hacen los modelos predictivos, con ese desorden dejan de ser ciertos”, precisó Carlos Guerra, biólogo marino de la Universidad de Antofagasta.

El profesor advirtió además sobre las nefastas consecuencias que esto podría tener para la supervivencia de la especie en nuestro país. “De acuerdo a lo que establecimos en nuestras investigaciones, una colonia reproductiva afectada por el mal manejo de una medida como esta, se demora cerca de seis años en que los animales vuelvan a ese lugar a hacer sus procesos reproductivos normales. Aquí no se trata de decir hay tantos lobos y se sacan tantos, porque al sacarlos el impacto producirá que se sigan muriendo y vamos a llevar al agotamiento de las poblaciones y quizás a erradicarlos completamente de esos lugares”, dijo el experto.

Por su parte, el vicepresidente de la Sociedad de Ciencias del Mar, Eduardo Tarifeño, añadió que el hecho de que “se diga que hay una sobrepoblación no corresponde. Una autorización de este tipo va a permitir a los pescadores hacer una matanza indiscriminada. Si hay un permiso nadie va a controlar que sea en un lugar determinado, de un tamaño y en un número que estará establecido en la ley. Por eso creo que las medidas que se están tomando no tienen sentido alguno”.

El biólogo indicó que en la actualidad “en Chile no se fiscaliza prácticamente nada porque no hay suficiente personal y no hay presupuesto para ello”.

Para mayor información sobre la campaña puede dirigirse a la página www.soslobosmarinoschile.cl

Síguenos en