Diario y Radio U Chile

Año XII, 9 de abril de 2020

Escritorio MENÚ

Debate sobre aborto en Chile

Piñera: “Soy partidario de proteger la vida desde su concepción”

A través de una carta abierta, el Presidente Sebastián Piñera, manifestó su posición en torno al debate sobre el aborto, asegurando que se trata de una discusión “legítima y necesaria”, pero rechaza legalizar la práctica, pues es partidario de “proteger la vida y la dignidad humana desde su concepción hasta la muerte natural", dijo.

radio.uchile.cl

  Domingo 18 de marzo 2012 14:06 hrs. 





En una carta abierta publicada por El Mercurio, el Presidente Sebastián Piñera expresó su rechazo a la legalización del aborto, a pesar de considerar que el debate que actualmente se está dando en el país por este tema es “legítimo y necesario”.

El mandatario esgrimió razones de diversa naturaleza, asegurando que el rechazo a la despenalización del aborto es una “posición que he mantenido en público y privado durante toda mi vida, incluso el período en que fui dos veces candidato a la Presidencia, y así quedó consignado en los respectivos programas presidenciales, y que hoy ratifico como Presidente”.

El Presidente también se refirió a los casos en que el embarazo se puede interrumpir por razones médicas o situaciones de violación.  El primer caso, que califica como “excepcional”, “es una práctica que tanto nuestro ordenamiento jurídico como los protocolos médicos autorizan a intervenir para salvar a la madre si ella así lo decide”, por lo tanto, considera que no se podría catalogar como “aborto”.

“Si la madre opta por realizarse el tratamiento que le salvará su vida, pero no la de su hijo, no estaríamos frente a un caso de aborto. De la misma manera que si decide optar por la vida de su hijo y arriesgar o sacrificar la suya propia, decisión que debe respetarse, no estaría cometiendo suicidio”, asegura.

En relación a practicar el aborto en un caso de violación, Piñera sostiene que sería una práctica incorrecta, pues “supondrían atribuirnos el derecho a clasificar a seres humanos en superiores, aquéllos que merecen vivir, e inferiores aquéllos que no merecen vivir, y, además, condenar a la muerte a seres absolutamente indefensos e inocentes de las circunstancias de su concepción”.

Las razones del jefe de Estado para rechazar el aborto

“Primero, de carácter jurídico. Nuestra Constitución Política asegura a todas las personas el derecho a la vida. Y tanto la Corte Suprema como el Tribunal Constitucional han fallado invariablemente que, de acuerdo a nuestro ordenamiento jurídico, el niño por nacer (nasciturus) es también una persona cuya vida debe ser protegida. Y por si esto fuera poco, la propia Constitución le encarga al legislador la adopción de las medidas necesarias para ‘proteger la vida del que está por nacer'”.

“La segunda razón es de orden práctico. En la duda siempre es mejor optar por la vida. Porque aún si no tuviéramos la certeza respecto del tratamiento jurídico que ha de darse a una vida humana en gestación, lo correcto y sabio es asumir una posición humilde y optar por aquella que sea más favorable a la protección y desarrollo de la vida. Tratándose de cuestiones que involucran la vida y la dignidad humana, en consecuencia, más vale ser prudentes que proceder de manera apresurada”.

“La tercera razón es que no se trata de una decisión que competa solamente a la madre o a los padres del niño que está por nacer. Está involucrada también la vida de un ser nuevo, único, irrepetible y distinto a sus padres, que debe ser defendida con mayor fuerza, precisamente por su condición de plena inocencia e indefensión”.
“La cuarta razón es de orden religioso. Como cristiano, creo en la vida como un don de Dios. Sólo El tiene el poder para dar la vida y quitarla. Por eso, soy partidario de proteger la vida y dignidad humana desde su concepción hasta la muerte natural. Y, por lo mismo, soy también contrario a la eutanasia y la pena de muerte”.