Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 16 de julio de 2024


Escritorio

Salida de Álvarez del ministerio de Energía abre conflicto entre el Gobierno y el oficialismo

Rodrigo Álvarez explicó que su renuncia al ministerio de Energía fue una decisión de “coherencia y dignidad política”, afirmando que fue “el rostro de una línea de acción que fracasó frente a la opinión pública". Sin embargo, también dijo que aunque su exclusión fuese necesaria, "hay formas que se deben necesariamente guardar”. Desde el oficialismo, y en especial desde la UDI, criticaron duramente el actuar de La Moneda, afirmando que “el Gobierno no entiende de conducción política”.

Daniela Ruiz

  Martes 27 de marzo 2012 21:57 hrs. 
rodrigo_alvarez

Compartir en

Por medio de una  declaración pública en la sede de la UDI,  el saliente ministro de Energía, Rodrigo Álvarez, explicó las razones de su dimisión a la cartera, luego que fuera excluido de las negociaciones entre el Gobierno y los dirigentes del Movimiento Social que terminaron con el conflicto en Aysén.

Asumiendo la responsabilidad de su conducción política en el conflicto regional, Álvarez señaló que su renuncia fue “una decisión de coherencia y dignidad política”, admitiendo que “soy el rostro visible de una línea de acción que acordamos como Gobierno que ante la opinión pública fracasó”.

“Al cambiarse el mecanismo de resolución del problema, se redujo enormemente mi capacidad de actuar como ministro en el futuro ¿En qué conflicto sectorial o en cuál región ahora puedo ser interlocutor?, se preguntó el ex titular de Energía.

El gremialista indicó que su renuncia no pasó por un desacuerdo ante el cambio del Gobierno,  pues “puedo entender el cambio de criterio, incluso puede ser la salida necesaria, pero siendo yo ante el país el representante de otros caminos, es preferible, es digno y responsable presentar mi renuncia”, sostuvo.

El ex ministro no ocultó su molestia respecto a cómo se configuró su marginación de las negociaciones por Aysén. “Una de las pocas cosas que hace tolerable la política es trabajar en equipo, con visiones conjuntas y si no amistad, al menos un razonable compañerismo. Me enteré sólo por la prensa de muchos de estos cambios de rumbo. Mi exclusión pudo ser necesaria, incluso imprescindible, pero hay formas que se deben necesariamente guardar”, agregó.

Desde el oficialismo se criticó fuertemente la “falta de conducción política” del Gobierno en este tema, calificando como “un error” la salida del ex titular del gabinete de Sebastián Piñera. El presidente de la UDI, Juan Antonio Coloma, acusó descoordinación interna y política del Ejecutivo, mientras que el vicepresidente de la tienda, Hernán Larraín señaló que se trató de “una tremenda injusticia política”

“Aquí cuando se trabaja en equipo, no se deja a nadie abandonado, a nadie atrás, y cuando se llegó a una solución a Rodrigo Álvarez lo dejaron atrás. Eso no se hace y por eso su renuncia es un acto de dignidad política. Si él hubiese tenido las autorizaciones para llegar al acuerdo al que se llegó el viernes este problema se habría resuelto hace tres semanas”, denunció Larraín.

En tanto, en la tercera edición de Radio Análisis de nuestra emisora, el senador  Antonio Horvath, aseguró que Rodrigo Álvarez cumplía con todos los requisitos para solucionar los problemas en la región, pero a medida que el conflicto avanzó, el Gobierno le fue “cambiando las reglas del juego”.

En este sentido, el senador RN planteó la duda si la salida del ex ministro no se debió también al rol que estaba llevando frente al problema eléctrico de nuestro país. “El ministro también estaba destrabando el tema eléctrico en Chile. Yo, por lo menos, me haría la pregunta y estimo que lo que se hizo con el ministro, si bien es una facultad del Presidente y  uno la tiene que asumir como tal, también tiene sus costos políticos y sus lecturas, que tienen que ser transparentadas”, dijo.

Por su parte, el próximo secretario general del gremialismo, Juan Antonio Kast, indicó que para los dos años que restan de la administración de  Piñera “este tipo de situaciones no pueden volver a repetirse”,  y que aunque espera que la renuncia de Álvarez no afecte las relaciones de la UDI con el Gobierno, éste debe cambiar su forma de trabajar con la coalición.

Síguenos en