Diario y Radio U Chile

Año XII, 28 de mayo de 2020

Escritorio MENÚ

Empresario habría desviado el agua que secó el Radal Siete Tazas

Aunque la Fiscalía de Molina se encontraba realizando diligencias para esclarecer la falta de agua que estaba secando el Parque Nacional Radal Las Siete Tazas desde 2011, el regreso del agua recientemente confirmó que se trataba de un desvío desde un fundo colindante. El dueño de El Guanaco había desmentido el hecho, pero organizaciones ambientalistas aseguraron que el delito se cometió para construir una central de paso para electricidad.

Daniela Ruiz

  Jueves 12 de abril 2012 19:57 hrs. 





Desde el año pasado que la Dirección General de Aguas (DGA) y Conaf venía investigando la extraña ausencia de agua en el río Claro que estaba secando el Parque Nacional Radal Siete Tazas, pero no fue hasta ahora que la denuncia sobre un eventual desvío de aguas llegó hasta la Fiscalía de Molina, quedando en manos de María González.

La fiscal indicó que se adoptaron una serie de diligencias para aclarar si fue desde el fundo El Guanaco que se intervino el cauce del río en el sector del Parque Inglés, colindante a las Siete Tazas, afectando uno de los afluentes que conduce el agua y dañando seriamente la flora y fauna local.

Sin embargo, según Arturo Arroyo del Consejo Comunal Ecológico de Molina, quienes también denunciaron el hecho, el cauce del río recientemente recuperó su caudal normal, por lo que queda en evidencia que el agua estaba siendo desviada.

“El dueño del fundo El Guanaco había intervenido el río para desviar las aguas a su propiedad, o sea, ocupada el agua y no la devolvía, eso ocasionó que se secara el río, había solamente agua en algunos pozones donde habían peces moribundos y había un daño ya irreversible”, sostuvo el ambientalista.

El propietario del predio, José Iracheta Cartés, quien es dueño de Salmones Colbún y un importante empresario de la zona, había desmentido la denuncia a través de un oficio asegurando que en su propiedad no existía ni se consumía agua del afluente y solo informó la construcción de una zanja para evitar inundaciones.

Al respecto, Arturo Arroyo manifestó su extrañeza en que las instituciones a cargo no actuaran antes, considerando el antecedente de que Ichartas había rechazado una inspección de la DGA junto a Carabineros ya noviembre de 2011.
“Para nosotros eso es muy extraño, desde el año pasado que se empezó a investigar y nadie planteó nada, de no ser por la acción ciudadana de la gente de nuestro grupo ambientalista que empezamos a hacer las gestiones y empezaron las autoridades a moverse”, señaló el dirigente.

Arroyo acusó que el dueño del fundo El Guanaco habría fabricado un “pretín”, especie de muro de contención de dos metros de profundidad para desviar agua, probablemente con el objeto de instalar una central de paso para producir electricidad.

El hecho se encuentra documentado en varias fotografías, por lo que desde el Consejo Comunal Ecológico de Molina señalaron que exigirán todas las sanciones correspondientes para el empresario y las organizaciones que no actuaron a tiempo, ocasionando graves daños en el monumento natural de Las Sietes Tazas. “Queremos que se investigue bien a las personas que debieron tomar las acciones pertinentes oportunamente y no las tomaron, porque se puede repetir en el futuro”, denunciaron.

 

(Foto: Consejo Ecológico Comunal de Molina)