Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 27 de septiembre de 2022

Escritorio

21 de mayo: El juicio de la oposición a los logros del Gobierno

El Gobierno exhibió antes de la cuenta presidencial resultados según los cuales un 71 por ciento de compromisos legislativos ya fueron cumplidos. Pero desde el Parlamento responden con cifras distintas y aseguran que el Ejecutivo no está en sintonía con la ciudadanía: "Las demandas son mayores a lo que puede ofrecer el Gobierno, porque lo que hoy está en cuestión es el sistema mismo", dicen.

Rodrigo Alarcón L.

  Domingo 20 de mayo 2012 14:03 hrs. 
piñera

Compartir en

En la víspera del mensaje presidencial que el Presidente Sebastián Piñera entregará este 21 de mayo ante el Congreso pleno, el encargado de coordinar el trabajo con el Parlamento, el ministro Cristián Larroulet, dio cuenta del avance de los compromisos legislativos en los siete ejes del programa de Gobierno: crecimiento, empleo, seguridad, educación, salud, pobreza y democracia.

El ministro Secretario General de la Presidencia entregó un informe según el cual un 32 por ciento de los proyectos ya fueron aprobados o promulgados, mientras que un 39 por ciento se encuentra en tramitación. Es decir, en total, un 71 por ciento de los compromisos fueron cumplidos.

“Para nosotros es un motivo de orgullo y agradecimiento”, dijo Larroulet. “De orgullo, porque prácticamente en la mitad del Gobierno del Presidente Sebastián Piñera, más de dos tercios de los compromisos legislativos asumidos el 21 de mayo han sido aprobados o están tramitándose en el Congreso Nacional. Es decir, solo nos queda un 29 por ciento de proyectos comprometidos, que están siendo trabajados en este momento en los distintos ministerios para ser enviados al Parlamento”.

Sin embargo, los partidos opositores con representación parlamentaria refutaron los resultados entregados por el Ejecutivo y lanzaron duras críticas a la gestión de Sebastián Piñera.

El presidente de la Democracia Cristiana, senador Ignacio Walker, detalló una serie de incumplimientos y afirmó que con más de dos años de su periodo cumplidos, el resultado es insuficiente: “La pregunta es, ¿cuál es el balance de estos dos primeros años de Gobierno? ¿Hay más al haber o más al debe, hay más cumplimiento o incumplimiento? Los datos nos indican que hay un 80 por ciento de incumplimiento. De 262 proyectos de ley prometidos o anunciados, solo se ha cumplido con 50, es decir, el 20 por ciento. Realmente, un balance muy pobre. Por lo tanto, le pedimos al Gobierno que quedando 22 meses de su gestión, deje de hacer más anuncios y primero cumpla con sus compromisos”, indicó.

En este marco, uno de los reclamos persistentes desde el Congreso durante la administración Píñera ha sido la llamada “letra chica”. Los legisladores de oposición han señalado que buena parte de los proyectos que el Gobierno luce como logros salieron completamente distintos luego de su tramitación.

El presidente del Partido Radical, el senador José Antonio Gómez, aseveró que “con el Gobierno tenemos un problema tanto en el Parlamento como en el país. Se dice una cosa, finalmente se hace otra y llegan los proyectos con letra chica, que es aquella que uno no alcanza a leer”.

Además, dijo Gómez, “tenemos un problema de diálogo y el perjudicado es la ciudadanía. Yo no tengo ningún interés en tener la razón y decir que estas cosas son así. Al revés, me gustaría que pudiéramos tener acuerdos suficientes para cumplir esas expectativas y promesas. Desgraciadamente, tenemos un Gobierno que no escucha y es sordo como una tapia”.

“Las demandas son mayores a lo que puede ofrecer el Gobierno”

Desde la oposición han enfatizado que pese a los logros exhibidos por el Gobierno, los magros resultados en encuestas y las movilizaciones sociales que se han vivido en los últimos meses demuestran una “falta de sintonía” entre la agenda del Ejecutivo y la ciudadanía.

El presidente del PPD, el senador Jaime Quintana, señaló que “este Gobierno se ha jugado por iniciativas emblemáticas desde su perspectiva, algunas de las cuales comprometió en la campaña, como es el caso del posnatal, que tuvimos que mejorarlo no bastante, sino que lo hicimos de nuevo en el Senado; el bono bodas de oro, que en realidad era una cuestión más bien simbólica; y el ingreso ético familiar, que de ético tiene re poco, porque no es lo que se prometió. Sin embargo, con todo eso logrado, la aprobación hacia el Gobierno es bajísima y el rechazo es muy alto, entonces más que un tema de porcentajes, es que no conectan con lo que la gente está buscando”.

En esto coincidió el senador del MAS, Alejandro Navarro, quien subrayó además que en temas como reconstrucción y seguridad ciudadana, uno de los predilectos durante la campaña presidencial, el Gobierno no ha respondido.

Navarro insistió en que más allá de los porcentajes, el problema es la distancia con las demandas ciudadanas: “Larroulet se ha empeñado en tener una ecuación matemática del avance de los compromisos del Gobierno, pero eso no refleja los compromisos que la gente espera. Por ejemplo, cuando decimos que hay que tener gratuidad en educación, el Gobierno insiste con endeudar a las familias. La gente ve que hay un discurso que pretende acercarse y una práctica que se distancia de la gente. Endeudar a más familias con el Crédito con Aval del Estado (CAE) se distancia de la demanda ciudadana que quiere gratuidad”, explicó.

Esto se traduce en una de las particularidades del Gobierno de Sebastián Piñera: durante largos meses ha debido enfrentar una serie de manifestaciones sociales. Primero fueron las protestas contra Hidroaysén y luego, con mucha mayor fuerza, las de estudiantes.

Esto, según el presidente del Partido Socialista, diputado Osvaldo Andrade, ha desdibujado el programa de Gobierno: “Ha terminado haciendo un programa que no es el que comprometió al país, sino que está traspasado desde la movilización social. Como le es ajeno y respecto al cual no tiene sintonía con sus propios adherentes, es un programa a contrapelo. Por esa razón es que las cosas que plantea terminan haciéndose de otra manera”.

Según Andrade, “el Gobierno además tiene que hacerse cargo de un dato clave, su problema de credibilidad. La dificultad que tiene este Gobierno no es si ha cumplido o no, el problema es que la gente no le cree al Presidente”.

Para el diputado Guillermo Teillier, presidente del Partido Comunista, la contradicción entre los resultados que exhibe el Gobierno y las manifestaciones sociales se explica porque ninguna de las promesas puede satisfacer la demanda de cambios estructurales: “Los problemas, las demandas, son mayores a lo que ha ofrecido y puede ofrecer el Gobierno, porque lo que hoy está en cuestión es el sistema mismo.  Es el sistema institucional, hay una crisis de representación, hay un tema de sistema económico, las grandes diferencias económicas ya impactan muy negativamente en la ciudadanía, entonces ya hay un tensamiento y algunas cosas que uno pudiera considerar positivas, son apenas paliativos a una situación de fondo que la gente ve que no se arregla para nada”, afirmó.

Los líderes de partidos opositores coincidieron en que los incumplimientos en temas clave, los proyectos cuyo contenido es distinto al anunciado y la falta de sintonía con las demandas ciudadanas son las principales  falencias del Gobierno de Sebastián Píñera, en la víspera de su tercer mensaje presidencial.

Síguenos en