Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 25 de junio de 2022

Escritorio

Aiseninos apuestan por consulta ciudadana para definir proyectos hidroeléctricos en la región

El gobierno informó que el Comité de Ministros no debiera revisar las reclamaciones sobre el proyecto HidroAysén antes de seis meses, observaciones que, tanto la ciudadanía como las empresas, presentaron contra de la resolución de calificación ambiental que el 9 de mayo de 2011 aprobó la iniciativa. Sobre esto se refirieron ambientalistas opositores al megaproyecto energético, además de integrantes del Movimiento Ciudadano por Aysén, para quienes la consulta ciudadana es uno de los puntos fundamentales del petitorio que están negociado con las autoridades.

Paula Correa

  Lunes 4 de junio 2012 14:03 hrs. 
patagonia_sin_represas_hidroaysen

Como una oportunidad para realizar el procedimiento de consulta vio la noticia el Movimiento Ciudadano por Aysén, después de recibir el anuncio que el Comité de Ministros no revisaría las reclamaciones por el proyecto de Hidroaysén antes de seis meses, en una reunión que se realizó la semana pasada en la capital.

En este sentido, el vocero de los dirigentes aiseninos para los temas de participación ciudadana y proyectos hidroeléctricos, Patricio Segura, indicó que se acogió lo que la Mesa Social expresó en una carta dirigida al Presidente Piñera.

“Que no se tome ninguna decisión de aprobación o rechazo del proyecto Río Cuervo e Hidroaysén, mientras no se conozca la opinión de la región. En el caso de Río Cuervo la Corte Suprema tomó una determinación y va a pasar tiempo para que se pronuncie el Gobierno, así que eso está mediamente saldado. En el caso de Hidroaysén, que falta la decisión del Comité de Ministros, el Gobierno se comprometió a que antes de 6 meses no se iba a tomar ninguna determinación con respecto a las reclamaciones, entonces hay una ventana ahí que nos permite avanzar en el caso de lo que hemos llamado la  Consulta Regional sobre los Proyectos Hidrioeléctricos”, sostuvo Segura.

Esto también permite presentar nuevos estudios independientes para ambos proyectos, por lo que se evalúa también la posibilidad de que la Mesa Social avance en esta línea. Con este objetivo sostendrán una reunión con el Jefe de la División de Recursos Naturales y Biodiversidad del ministerio de Medio Ambiente, Leonel Sierralta, el 18 de junio.

Además, han existido algunas dificultades para establecer un plebiscito no vinculante, ya que no se puede preguntar si los ciudadanos están de acuerdo con estos proyectos, porque no es competencia municipal, ante lo que los dirigentes proponen que las municipalidades realicen otros procedimientos de participación ciudadana, como un sondeo presencial de opinión, encuestas u otros.
También le piden a la Subsecretaría de Desarrollo Regional (Subdere) que establezca los recursos necesarios en el presupuesto del 2013, para que se pueda realizar una consulta en enero y que el Gobierno cuente con la opinión de la ciudadanía a la hora de decidir.

La fecha de sesión del Comité de Ministros fue solicitada anteriormente por un grupo de ambientalistas, para quienes todo lo que está rodeando al proyecto HidroAysén es confusión. Así lo expresó el Presidente de Ecosistemas y Coordinador Internacional del Consejo de Defensa de la Patagonia, Juan Pablo Orrego.

“Es bastante peculiar la declaración de Ignacio Toro, porque en realidad da cuenta de esta confusión, de esta incertidumbre que no saben qué hacer con esta ‘papa caliente’. Creo que reina la confusión y el caos en torno al proyecto Hidroaysén y los motivos son muchos. Subestimaron todo estas empresas. Subestimaron a la ciudadanía, subestimaron el ambiente político y también están subestimando al Congreoso, al Parlamento chileno”, indicó Orrego.

Para Orrego este cuadro sólo da cuenta de lo inviable que son proyectos como HidroAysén, las complicaciones que van enfrentando en el camino y la fuerte oposición ciudadana, además de mostrar una institucionalidad ambiental sumamente débil, donde proyectos como este se terminan judicializando o politizando en tribunales o el Comité de Ministros, organismos que no poseen las competencias técnicas necesarias para zanjar iniciativas de esta complejidad.